ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

NACIONES UNIDAS.—El canciller cubano, Bruno Ro­dríguez, llamó este viernes a los países industrializados a saldar su deuda histórica con las naciones del Sur, a expensas de las cuales construyeron sus riquezas.

«La deuda externa ha de ser abolida porque fue ya muchas veces pagada. Sin embargo, la deuda histórica de los industrializados con las naciones del Sur deberá pagarse con flujos financieros y transferencia de tecnologías», afirmó en una reunión ministerial del G-77 +China.

Al intervenir en el foro del grupo que reúne a 134 de los 193 Estados miembros de la ONU, el diplomático rechazó la interpretación que considera el subdesarrollo una etapa en la ruta hacia el progreso, reportó PL.

En nuestra opinión, se trata de una deformación que viene de siglos de colonialismo, esclavitud y saqueo de los recursos naturales del Sur, con los que se construyó la riqueza de un puñado de países, advirtió.

Si se quiere cumplir los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030, habrá que establecer un nuevo orden, diferente al impuesto por los poderosos, dijo en la reunión del G-77 +China, uno de los eventos enmarcados en el debate de alto nivel de la Asamblea General de la ONU en su 71 Periodo de Sesiones.

En su intervención, el Canciller de Cuba abogó por una participación directa y protagónica de los países del Sur en las decisiones a es­cala global, como otro de los requisitos para ma­terializar el derecho a un desarrollo sin exclu­siones.

Reiteró las denuncias de la Isla sobre la vigencia del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, pese al acercamiento entre los dos gobiernos.

«El bloqueo persiste, sus daños humanitarios son significativos y están presentes en la vida cotidiana de toda familia cubana», su­brayó.

El titular de Relaciones Exteriores calificó al cerco aplicado por Washington durante más de medio siglo de una violación masiva, sistemática y flagrante de los derechos humanos de todos los cubanos.

Rodríguez agradeció la solidaridad del G-77 +China con la Isla y ratificó la voluntad de su Gobierno y pueblo de mantener la cooperación internacional, dentro de sus posibilidades.

También trascendió que Ecuador asumió la presidencia del Grupo de los 77 más China.

La presidencia anual se va rotando entre tres grupos de países (África, Asia y Latinoamérica y el Caribe).

CUBA Y EL G-77 +CHINA

La primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), instalada en Ginebra el 15 de junio de 1964, fue el punto de quiebre de viejas dependencias de los países del Sur en todos los ámbitos, no solo el económico.

La firma de la Declaración Conjunta de los 77 Países en Desarrollo emitida al final de la primera sesión de la UNCTAD institucionalizó un sueño de muchos que pasaría a la historia reciente como Grupo de los 77 más China (G-77 +China).

Aunque retiene el nombre de G-77 por una cuestión simbólica, actualmente agrupa a 134 países de África, Asia, Europa y América Latina y el Caribe, incluida China que se incorporó en 1991.

El Grupo acogió la cooperación Sur-Sur como mecanismo de articulación y con el paso del tiempo se fue afianzando hasta convertirse en un espacio de referencia a nivel mundial. Sus países miembros, incluyendo a Cuba que se incorporó en 1971, tienen en el Grupo la vía para enunciar sus postulados en las negociaciones de las esferas económica, ambiental, administrativa y presupuestaria, así como algunas sociales.

En la primera Reunión Ministerial del Grupo en Argelia (octubre 1967) se adoptó la Carta de Argel, la cual estableció una estructura institucional permanente organizada mediante capítulos. Cada uno posee oficinas de enlace en las ciudades donde se concentran las sedes de los fondos, programas y agencias del sistema de Naciones Unidas en el cual se enmarca su trabajo.

Acorde con la página oficial del G-77 +Chi­na, la Cumbre del Sur es el órgano su­premo de toma de decisiones, pues reúne a los Jefes de Estado y Gobierno del Grupo. La Primera y Segunda Cumbres del Sur se llevaron a cabo en La Habana, Cuba (del 10 al 14 de abril del 2000) y en Doha, Qatar, (del 12 al 16 de junio del 2005), respectivamente.

Entre Cumbre y Cumbre, recae en la Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores el peso directivo del Grupo. Esta se celebra anualmente en Nueva York, a comienzos del periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General de la ONU, y sirve de espacio para fijar las posiciones del Grupo respecto a los temas más relevantes.

Cuba siempre ha desempeñado un papel activo en el G-77 +China desde su incorporación en 1971. Entre las principales contribuciones de la Isla caribeña al trabajo del Grupo, está la promoción de la cooperación Sur-Sur como vía para contribuir al desarrollo equitativo entre los países.

Significativa ha sido también la ayuda de la Mayor de las Antillas en esferas como la salud, con decenas de miles de profesionales desplegados en todos los continentes.

Las acciones también  abarcan la formación de profesionales tanto en Cuba como en sus países de origen.

A instancias de Cuba, el Grupo de los 77 +China presentó en la Segunda Comisión de la Asamblea General los proyectos de resolución Hacia un nuevo Orden Económico In­ter­nacional y Medidas Económicas Uni­late­rales como medio de coerción política y económica contra los países en desarrollo, con el objetivo de fortalecer mecanismos de concertación política al interior del grupo.

Aunque Cuba nunca ha presidido el Gru­po, sí ha ocupado la presidencia de diferentes Capítulos: Ginebra 2001 y 2010,  Nairobi en el año 2005, Roma 1987 y 2001, con resultados reconocidos en todo el mundo. (Redacción Internacional)

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.