ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Llegada del presidente Salvador Allende a La Habana. Lo recibe el Comandante en Jefe Fidel Castro. Foto: Jorge Oller

“Cubanos y chilenos no luchamos solo por Cuba y por Chile… Luchamos por lo que Martí llamaba nuestra América”, expresaba Fidel poco después de la muerte de Salvador Allende, presidente de esa nación sudamericana entre 1970 y 1973.

Este domingo, la América del Apóstol y todos los revolucionarios del mundo recordarán uno de los días más tristes de la historia, al conmemorarse 43 años de la muerte de Allende, ocurrida en el contexto del golpe de Estado en Chile liderado por el general Augusto Pinochet.

Hasta el momento de su muerte, Salvador Allen­de fue un gran amigo de Cuba y compartía los ideales de apoyar a los pueblos que buscaban su liberación para terminar con el colonialismo y el neocolonialismo.

Años antes de ocupar la presidencia, Allende ya era reconocido internacionalmente, y la Isla tuvo la dicha de recibirlo en 1959, año en que se entrevistó con Fidel y con el Che.

Más tarde regresó a la Mayor de las Antillas  para participar en la Primera Conferencia Tricon­tinental (1966).

Durante su intervención, expresó: “será el propio pueblo de Chile y las condiciones de nuestro país, los que determinen que hagamos uso de tal o cual métodos, para derrotar al enemigo imperialista y sus aliados”, aunque él personalmente creía en un proceso libertario a través de la vía pacífica.

Para 1971, era Fidel quien recorría el Chile de Allende, convirtiéndose esa en la primera visita oficial de un mandatario cubano a la nación andina.

En el contexto de la invitación, el presidente chileno expresó que“Cuba es una nación vinculada a la historia de América Latina, Fidel Castro representa a una auténtica revolución y queremos intensificar los tradicionales lazos amistosos que siempre han existido entre nuestros países”.

Durante casi un mes, el Comandante en Jefe pudo conocer el proceso chileno y reunirse con representantes del movimiento estudiantil, y otros sectores sociales.

De su estancia también trascendió que en Chile se tramaba un plan para asesinar a Fidel, colocando —de manera oculta— pistolas tras cámaras de televisión.

Sin embargo, los encargados de llevar a cabo el golpe, dos agentes de la CIA, se acobardaron.

Un año después, Allende pisó suelo cubano nuevamente, esta vez como presidente, y en La Habana, frente a una multitud reunida en la Plaza de la Revolución se le otorgó la Orden José Martí.

El 11 de septiembre de 1973 marcó para Chile el inicio de una dictadura impulsada por Augusto Pi­nochet y los demás protagonistas del golpe de Es­tado: Fuerzas Armadas chilenas en conjunto con la policía y con el apoyo de Washington. El objetivo que perseguían era derrocar el go­bierno iz­quierdista de la nación, presidido por Allende.

Sus últimas palabras al pueblo, en esa misma jornada, no fueron de cobardía, sino de esperanza y de agradecimiento.

“El proceso social no va a desaparecer porque desaparece un dirigente (…) Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la trai­ción pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo, que mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor”, expresó el mandatario.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

emilio dijo:

1

10 de septiembre de 2016

09:54:44


Cuando la violencia se impone sobre la verdad y la justicia, quedaran siempre las grandes alamedas. Este es el legado eterno de Salvador Allende a nuestra cultura latinoamericana. Sobre sus cenizas se han levantado otros procesos sociales, en nuestro continente, con el ser humano como centro. Un saludo, en su viaje eterno por la memoria histórica de nuestros pueblos: indios, mestizos y pobres, a ese gigante. Allende, sencillamente para todos nosotros, Allende inmortal. Un reconocimiento especial a la Lic. Gabriela Avila por escribir sobre esta conmemoración, con tanta cercanía y optimismo. Es muy importante que las nuevas generaciones se acerquen a esta figura histórica y a todo lo que significó el 11 de Septiembre en nuestra historia en común. Esto no debe ser olvidado.

lucio dijo:

2

10 de septiembre de 2016

16:34:01


somos bastantes los que sabemos que paso, conocemos la historia. Los resultados del PROYECTO CONDOR el autor intelectual es Henry Kissinger, ese gran capo de la gran mafia nazi-sionista jazara, este genocida camina libre en las calles. Basta con estudiar quienes son y lo que hacen los altos miembros de la elite mundial. Investigar EL CLUB BHEMIA GROVE CLUB. The bohemian grove club, quienes son y lo que hacen. si este comentario no se publica, ya sabemos por que.....

Luis Eloy Suarez Escobar dijo:

3

10 de septiembre de 2016

16:34:33


Chile y el golpe de estado contra Salvador Allende es una herida profunda en el corazón de nuestra América que no cicatriza,

anibal rojas dijo:

4

10 de septiembre de 2016

21:46:34


Gracias hno cubanos

nany dijo:

5

12 de septiembre de 2016

02:56:46


Entrañables son los vínculos entre los pueblos de Cuba y Chile a través de la historia y , especialmente, durante el gobierno del Presidente Salvador Allende. La solidaridad de Cuba con Chile estuvo siempre presente. La heroica resistencia que ofrecieron diplomáticos y colaboradores cubanos atrincherados en la Embajada de Cuba el día del golpe frente a las hordas fascistas es otra prueba fehaciente de los lazos de hermandad existente entre cubanos y chilenos. ¡ Gloria eterna a Salvador Allende y a todos los caídos en defensa del pueblo chileno contra la dictadura de Pinochet !.