ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los organismos de la ONU temen que se desaten epidemias como consecuencia del sismo. Foto: Reuters

Deben suceder tragedias como el terremoto del 25 de abril que dejó miles de muertos y heridos en Ne­pal, para que países como ese, entre los más pobres del mundo, se conviertan en noticia para los medios de comunicación internacionales.

La población de la república asiática —que colinda al sur, este y oeste con la India y al norte con China— está en situación precaria debido al impacto del sismo de mag­nitud 7,8 grados en la escala de Ritcher y las múltiples réplicas que le han sucedido en poco menos de un mes.

Luego de semanas removiendo escombros con la esperanza de en­contrar sobrevivientes y cuando los nepalíes pensaban que lo peor ya había pasado y trataban de seguir adelante, otro terremoto de 7,3 grados volvió a sacudir la nación el 12 de mayo. Los nuevos temblores ocasionaron más muertos y heridos y terminaron de derrumbar la in­fraestructura debilitada desde el 25 de abril.

“Esto ha terminado de volver toda la situación un desastre”, co­mentó Ganesh Karmacharya, ingeniero del Departamento de Desarrollo Urbano y Construcción de Edificios de Kat­mandú, la capital.

Precisamente el 12 de mayo, pe­ro en horas de la mañana, llegaron a Nepal los 49 colaboradores cu­ba­nos integrantes del Contin­gente In­ternacional Henry Reeve. El gru­po de doctores y otros especialistas en el enfrentamiento a desastres y gran­des epidemias, se trasladó ha­cia ese país para prestar su ayuda solidaria al pueblo nepalí.

Pero, francamente los cubanos no escapamos del vacío informativo en torno a Nepal.

Uno de los principales atractivos de Nepal es el monte Everest, que no ha escapado al impacto de los sismos. Foto: EFE

HOGAR DEL EVEREST
En sus 147, 181 km² de superficie terrestre, la República Federal De­mocrática de Nepal alberga cor­dilleras y regiones montañosas de gran envergadura. De hecho, es el hogar del monte más elevado del mundo, el Everest.

El país estuvo gobernado hasta la década del noventa del pasado siglo bajo un régimen de monarquía absoluta. El sistema parlamentario iniciado con la aprobación de la Constitución de 1990, separó los poderes ejecutivos de los del Rey, que entonces continuó siendo Jefe de Estado. Sin embargo, en diciembre del 2007, se alcanzó un acuerdo entre los principales partidos políticos para abolir la monarquía totalmente y la República fue proclamada por la Asamblea Constituyente el 28 de mayo siguiente.

El Parlamento de Nepal tiene ca­rácter de Asamblea Constituyente y está centrado en estos momentos en la elaboración de una nueva Carta Magna. Discrepancias entre los partidos tradicionales que gobiernan en coalición, el Partido del Congreso Ne­­palí y el Partido Comunista de Nepal Unificado Marxista-Leninista, de un lado, y el opositor Partido Comunista Unificado de Nepal (maoísta) y agrupaciones regionales, de otro, han complejizado ese proceso.

Hoy existe en la República, además, el Raj Parishad o Consejo de Estado, encabezado por el Jefe del Estado y cuya principal función es asesorarlo en las materias que se les solicite.

El presidente es Ram Baran Yadav, del Partido del Congreso, y el primer ministro, Sushil Koirala, quien reiteradamente ha hecho llamados a la población de “control” y “calma” ante la catástrofe. “Tene­mos recursos limitados y los estamos mo­vilizando lo mejor que podemos”, ha dicho.

La población nepalí ronda los 28 millones de habitantes con una esperanza de vida de 66 años y se caracteriza por tener creencias religiosas muy diversas. El hinduismo y el budismo son las más populares, aunque también existen comunidades musulmanas y cristianas.

El nepalí o gorjali es el idioma oficial, siendo la lengua materna del 58,4 % de la población y la lengua franca de uso común. Otras lenguas importantes son el Maithir (11,1 %) y el Bhojpuri (7,6 %), aunque no son las únicas.

Según datos del Banco Mundial, Nepal es un país de ingreso bajo y ocupa el puesto 157 de 187 en el  índice de Desarrollo Humano de la ONU, con una renta per cápita de 750 dólares.

A pesar de un potencial hi­droeléctrico de 83 000 megavatios, Ne­pal sufre graves problemas de suministro de energía que dificultan el desarrollo económico del país.

Entre las principales actividades económicas nepalíes figura la agricultura, que provee de medios de subsistencia a cerca de dos tercios de la población.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Ali­mentación y la Agricultura (FAO), se requieren con urgencia de ocho millones de dólares para ayudar a los agricultores afectados por los sismos a recuperar los insumos perdidos y reanudar los preparativos para la inminente temporada de siembra de arroz, el cereal básico de la dieta nepalí.

La FAO alerta que los agricultores que se pierdan la temporada de siembra —que se espera comience a partir de finales de mayo—, no podrán cosechar arroz de nuevo hasta finales del 2016. Esto, unido a las posibles pérdidas de las cosechas de trigo y maíz, limitaría severamente los suministros de alimentos y los ingresos en el país asiático.

El sismo del 25 de abril supuso también un golpe al turismo, una de las principales industrias nepa­líes, con la cancelación del 80 % de las reservas de visitantes extranjeros esta temporada.

“La muerte de turistas en Lang­tang y Manaslu (zonas con importantes rutas para senderistas) va a tener un impacto en el sector”, dijo a EFE el presidente de la Aso­ciación de las Agencias de Sende­rismo de Nepal, Ramesh Dhamala.

El empresario calculó que entre 120 000 y 150 000 turistas llegan cada año a Nepal atraídos especialmente por el Everest, la escalada y el senderismo o trekking, y se gastan una media de 40 dólares al día.

Por otra parte, los sismos destruyeron sitios históricos en el Valle de Katmandú, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Organi­zación de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y que constituían atractivos para el turismo.

Entre los lugares afectados se cuentan la to­rre Dharahara de Kat­mandú y los templos en Bhaktapur y Lalitpur. Asimismo, la plaza Ba­santapur Dubar y el templo Kastha­mandap del siglo XVI, que dio nombre a la ciudad de Katmandú, así como los santuarios de Panchtale, Dasa Avtar y Krishna Mandir. Su reparación es difícil desde el punto de vista técnico y enormemente cara.

¿QUÉ ESPERAR?
En una actualización de los daños, el Centro Nacional de Ope­raciones de Emergencia de Nepal indicó que el terremoto del 25 de abril destruyó totalmente 10 744 edificios y causó daños parciales a 14 741. Las viviendas irrecuperables pasan de 191 000, mientras otras    175 000 sufrieron serias averías.

El Gobierno consideró que se requerirían unos 2 000 millones de dólares para la reconstrucción. Pero los daños del temblor del 12 de mayo aún no han sido calculados.

Aun en medio de las dificultades y las carencias materiales, las autoridades nepalíes y distintas agencias de la ONU trabajan para llevar alimentos y apoyo médico a las zonas más alejadas del valle de Katmandú, donde se han producido la mayor parte de las pérdidas humanas.

El sismo del 12 de mayo volvió a golpear los distritos nororientales de Dolakha y Sindhupalchok, este último el más castigado anteriormente, ya que registró más de la tercera parte de las víctimas,  por lo que la situación en esa zona es cada vez más compleja.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) también ha señalado que uno de los mayores riesgos del país es que se desaten epidemias como el cólera, debido a la acumulación de cadáveres y la falta de higiene como consecuencia del caos social.

La Unicef ha apuntado que al menos unos 1,7 millones de menores de edad han sido afectados por el sis­mo, de los cuales 260 000 lo han perdido todo y se han quedado sin hogar, ni ropa de abrigo. Se estima que unas 5 000 escuelas fueron destruidas del todo. Por lo que, si no se toman medias, el riesgo de que se conviertan en víctimas del tráfico de personas aumenta.

Según Naciones Unidas, se ne­cesitan 423 millones de dólares para asistir a las víctimas y reconstruir la infraestructura devastada por los temblores de tierra en Nepal, pero hasta el momento se ha recibido apenas un 13 %.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Cristina dijo:

1

15 de mayo de 2015

07:03:43


Ante todo referente a mi escrito de ayer, quiero decir que soy catolica, que rezo cada noche, que se que somos los hombres que con nuestros actos destruimos nuestro planeta y que ningun pais parece tomar medidas serias. Por lo tanto pido disculpas a quienes pude molestar al decir que " Dios nos habia abandonado" Nepal, admiro los voluntarios que trabajan sobre el terreno, admiro la ayuda que se envio pero me pregunto ¿los paises que prometieron millones de ayuda, cumpliran? porque hasta la fecha despues del ultimo desastre de Haiti, aun hay ayudas que no han llegado. Los paises desarollados hablaran de Nepal durante unas semanas, despues sera como siempre mutismo completo. No me gusta decir esto pero....lo tengo que hacer, soy pensionista, una pension que me permite sobrevivir pero envio una pequeña ayuda, hablando de donaciones una persona que tiene una pension muy alta me contesto " yo pago impuestos, por lo tanto que ayude el gobierno ".....hasta este punto de egoismo hemos llegado en los paises ricos......y esto es muy triste.

Daulema dijo:

2

15 de mayo de 2015

10:04:11


saludos y solidaridad con todos los pueblos del mundo. Cuba esta para ayudar.