ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Yousafzai, de 17 años, se ha convertido en la ganadora más joven del prestigioso premio.

GINEBRA.—La activista paquistaní de los derechos de las mujeres Malala Yousafzai y el activista indio de los derechos de los niños Kailash Satyarthi fueron galardonados con el Premio Nobel de la Paz 2014.

En la larga lista de posibles ganadores, figuraban 278 candidaturas, incluidas 47 organizaciones. Yousafzai figuraba entre los favoritos junto con el papa Francisco y el exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense Edward Snowden.

“El premio se le ha asignado a los ganadores de este año por su incansable lucha contra la opresión de los niños y adolescentes y para proteger los derechos de todos los niños a recibir educación. Los niños deben asistir a la es­cuela, su explotación financiera es inaceptable”, reza el comunicado del Comité.   

Malala Yousafzai, de 17 años, se ha convertido en la ganadora más joven del prestigioso premio. Nacida en el distrito pakistaní de Swat, su candidatura al galardón fue presentada por diputados noruegos del Partido Laborista.

La historia de esta valiente joven comenzó en el 2009 cuando, a la edad de 11 años, comenzó a escribir en su blog digital sobre su vida y estudios en una escuela de Swat, donde entonces se producía un conflicto armado entre las fuerzas gubernamentales y los talibanes que prohibían a las niñas recibir educación secundaria.

En su blog la niña criticaba el movimiento radical talibán y denunciaba en detalle las atrocidades cometidas por sus integrantes. Su activismo le valió un violento ataque el 9 de octubre del 2012, por el que la chica se convirtió en una figura internacional y símbolo de la lucha contra el fanatismo religioso y la defensa del derecho de las mujeres a la educación.

Por su parte, el activista indio Kailash Satyarthi es el director de la Coalición Surasiática contra la Esclavitud Infantil.
Satyarthi, de 60 años, lucha por los derechos de los niños desde hace más de dos décadas. El activista indio ha organizado decenas de protestas pacíficas y campañas civiles contra la explotación laboral de los menores. Gracias a sus esfuerzos se ha logrado liberar a más de 80 mil niños de diversas formas de servidumbre y la reintegración exitosa, la rehabilitación y la educación de los mismos.

Como el propio activista explicó a los periodistas, dedica el Nobel a los niños que siguen sufriendo la esclavitud. “Es un honor para todos estos niños que todavía sufren la esclavitud y están sometidos al trabajo y al tráfico”, afirmó.

Satyarthi logró la introducción de etiquetas para las alfombras en la India que indican que el producto fue elaborado sin la participación de trabajo infantil. Satyarthi vive en Nueva Delhi, tiene esposa, dos hijos y una hija adoptiva.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Fernando dijo:

1

12 de octubre de 2014

11:00:50


Merecidísimopremio, su testimonio vale más que cualquier discurso de líderes del mundo, porque habla desde el dolor de haber padecido porlos más bajos instintos del ser humano y desde el perdón que ha concedido a sus torturadores y que la hace grande, inmensa a sus escasos 17 años actuales, pero que lleva varios denunciando en foros mundiales la violación de los derechos de los niños y mujeres de su país, tiene una maduréz inusual a esa edad y un poder en su palabra que no pocas veces ha dejado las salas ahogadas en llanto como ocurrió en su histórica intervencion en la ONU.