ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

BOGOTÁ.—El electorado co­lom­biano anotó este domingo un gol en la cancha de los que apostaban por regresar a la política guerrerista del expresidente Álvaro Uribe.

El presidente Juan Manuel San­tos obtuvo su reelección para el pe­riodo 2014-2018 con el apoyo del 50,9 % de los sufragios, lo que quiere decir que unos 4 millones 500 mil electores se sumaron a los que ha­bían apoyado sus propuestas en la primera vuelta.

El mandatario centró la recta final de su campaña en el proceso de paz que mantiene en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo  y el proceso exploratorio con el Ejército de Liberación Nacional.

En su primer discurso tras conocer los resultados, Santos aseguró ayer que el triunfo electoral es un mandato de los colombianos por la paz, que “votaron con la ilusión de cambiar el miedo por la esperanza”.

El mandatario electo afirmó que en estos comicios estuvo en juego el rumbo de Colombia y así lo entendieron los sectores independientes, de izquierda, sindicales, organizaciones no gubernamentales, que fueron decisivos para su triunfo.

“Vamos a corregir todo lo que haya que corregir, vamos a ajustar todo lo que  haya que ajustar y vamos a reformar todo lo que haya que reformar, porque a eso nos debe llevar la paz, a poner en marcha profundas reformas en nuestro país”, prometió el mandatario.

“Requeriré del apoyo de los co­lombianos", dijo.

EL URIBISMO NO ESTÁ MUERTO
El candidato del Centro Demo­crático Oscar Iván Zuluaga, quien había sorprendido al llevarse la victoria en la primera vuelta de los comicios el 25 de mayo pasado, no logró convencer a la gran mayoría de los colombianos con sus ataques al proceso de paz.

Sin embargo, consiguió el apoyo de un importante 45 % del electorado que asistió a las urnas, lo que confirma el peso del fantasma uribista en el escenario político colombiano.

Tan solo unos minutos después de que se entregara el último boletín de la Registraduría, Zuluaga reconoció la victoria de su oponente.

“Me siento muy orgulloso de haber sido el candidato del uribismo a la Presidencia de Colombia”, refirió en referencia a la afiliación política que no ocultó en ningún momento. Incluso hizo una invitación para que esa colectividad a partir de ahora, se organice mejor ya que es “una alternativa para Colombia”.

Otro fue el tono de Uribe, jefe del Centro Democrático. El actual senador no reconoció el triunfo electoral, ni felicitó al Presidente, cuya candidatura calificó como la de “mayor corrupción en la historia de Co­lombia”.

La abstención en esta ocasión rondó el 52 %, una cifra menor a la registrada en la primera vuelta, cuando 6 de cada 10 colombianos decidió quedarse en su casa, pero aún preocupante para un país que tiene por delante importantes transformaciones políticas y sociales para llegar a la paz con justicia social.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Ciro A.Reyes Garcia dijo:

1

16 de junio de 2014

06:22:11


Gano la paz en Colombia,en Venezuela,en el resto de america,y tambien en Cuba . Son tiempos de paz y no de guerras

Efrain Amaya Padrino dijo:

2

16 de junio de 2014

09:27:56


Realmente el no es santo de nuestra devocion, pero a verdad hay que reconocer que ha sido el menos malo de los que han pasado en los ultimos 30 años y ademas el unico que ha intentado en relidad resolver el problema del conflicto y tratar de logarar acuerdos de futura PAZ.