ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
La nadadora estadounidense Katie Ledecky logró par de plusmarcas en las piscinas brasileñas. Foto: Getty Images

La llama olímpica fue apagada el pasado domingo en el mítico estadio Ma­racaná de Río de Janeiro, pero el espíritu de los Juegos se mantendrá  bien encendido en todos aquellos que disfrutaron durante estas dos semanas de lo que más vale y brilla del deporte a nivel global.

El mayor evento que organiza la humanidad cada cuatrienio nos proporcionó un sinnúmero de emociones y recuerdos vívidos. Amen de las extraordinarias hazañas presenciadas, nuestra generación fue partícipe de la despedida de dos de los más grandes atletas de la historia olímpica: Michael Phelps y Usain Bolt.

No obstante, Río 2016 también nos dejó algunas cifras de gran interés. En total se rompieron 84 marcas en los Juegos, 65 olímpicas y 19 mundiales. Las disciplinas en las que se implantaron mayor cantidad de ré­cords del orbe fueron la natación (7) y las pesas (5). Estados Unidos, Chi­na y Gran Bretaña se adjudicaron tres registros del planeta cada uno, mientras que la nadadora norteamericana Katie Le­decky fue la única atleta que pudo quebrar dos plusmarcas mundiales, descollando en los 800 metros libres, donde destrozó por más de nueve segundos (8:14.10 minutos por 8:04.79) el récord para los Jue­gos, implantado por la británica Re­becca Adlington en Beijing 2008. También rompió el de 400

Otro que se adueñó del show, pero en las pistas fue el corredor su­da­fricano Wayde van Nie­kerk, quien sorprendió al planeta tras romper la marca tope del mundo, intocable durante 17 años en los 400 metros, en poder del mítico Michael John­son (43.18), con un crono de 43.03 segundos.

Igualmente en el atletismo, la etíope Almaz Ayana paró los relojes a los 29:17.45 minutos en la final de los 10 000 metros para dejar atrás la anterior cota del orbe, establecida en 1993 por la china Junxia Wang (29:31.78), quien siempre estuvo bajo la sospecha de dopaje.

Mención obligada a Thiago Braz Da Silva, el brasileño de solo 22 años que convirtió en todo un manicomio el estadio João Havelange tras batir en su último intento la plusmarca olímpica en el salto con pértiga, en poder de su rival, el francés Renaud Lavillenie, con salto de 6.03 metros.

Por deportes, varios países plasmaron con grandes resultados en el medallero la fortaleza que poseen sus representantes en cada una de las disciplinas.

La natación tuvo un monarca absoluto: Estados Unidos, que es­tableció su monopolio en las piscinas del Estadio Acuático Olímpico en Ba­rra da Tijuca tras cosechar 16 preseas doradas, ocho de plata y nueve de bronce.

Para tener una idea del amplio dominio de los estadounidenses en esta disciplina baste decir que fueron secundados por los australianos quienes ganaron solo tres medallas de oro, cuatro de plata y otras tres de bronce.

El atletismo fue igualmente dominado por los norteños con 13 metales áureos, seguidos por Kenya —apoyada en sus corredores de fondo— y la Jamaica de  Bolt, ambos con seis títulos. Cabe señalar que la suspensión de los atletas rusos restó mayor competitividad en este deporte.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis G. Casals Santos dijo:

1

27 de agosto de 2016

10:39:26


Ha dejado de mencionar los màs de 82 metros lanzados por la polaca en el lanzamiento del martillo femenino que ademas de ser record mundial es una marca bien difícil y alejada del resto de las competidoras.

Fernando dijo:

2

27 de agosto de 2016

12:17:42


Aunque no hubo récord, creo que una de las pruebas de más nivel fue la de salto largo femenino, con 6.95, una barbaridad, la alemana Malaika Mihambo se quedó sin medallas, luego hubo 6 saltos por encima de los 7 metros, 2 por cada una de las medallistas.

Clara Montes dijo:

3

28 de agosto de 2016

22:15:07


Me agrada su redacción pues es breve y objetiva como es propio en los géneros periodísticos.