ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Las muchachas del hockey fueron fiel reflejo del arrojo de la delegación cubana. Foto: Ricardo López Hevia, enviado especial

Dentro del océano de opiniones tras el segundo lugar de Cuba en el medallero de los recién finalizados XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, en Barranquilla, hay que abrirse espacio para reconocer la fantástica actuación de los deportistas mexicanos. Su efectividad y maestría en la defensa de cada título, les valió la proeza de regresar a la cima tras 52 años de casi un eterno segundo lugar.

Ese debe ser el punto de partida, si emprendemos el análisis de esta cita como una compleja y agotadora carrera de maratón hasta cubrir sus 42 kilómetros. Es la única vía que nos llevará, aun desde la condición actual de sublíder, a comprender que Cuba continúa siendo la primera potencia deportiva del área. Es también la ruta para volver a llegar primero a la meta.

No es un juego de palabras. Así como el maratonista ha de saber cuándo es el momento de atacar, cuántas son sus fuerzas en ese instante, qué se puede encontrar tras el difícil umbral del kilómetro 35, donde según los héroes hasta ahí se corre y a partir de entonces es que se empieza a competir, intentemos ir paso a paso, devorando metros de lo que fue el trayecto barranquillero.

Marcia Videaux brilló en la gimnasia para devolverle a Cuba el trono de esta bella disciplina. Foto: Roberto Morejón Rodríguez

CUBA COMPITIÓ CON LA CABEZA ALTA

En estas mismas páginas, el pasado 3 de enero, a siete meses de la justa multideportiva colombiana, recordábamos la frase del presidente del Comité Olímpico Cubano, José Ramón Fernández: «para finalizar primero hay que subir una mata de corojo en short». Y citábamos entonces al doctor René Romero, director del Centro de Investigaciones del Deporte Cubano, en el programa televisivo Mesa Redonda del 13 de diciembre del 2017, cuando dijo: «la varilla está alta». En el propio espacio del periódico acotábamos: «es el mayor  reto para la historia del deporte revolucionario. Está claro que no son unos Juegos Olímpicos ni unos Panamericanos, pero la región ya no se parece ni siquiera a los inicios de este siglo, aunque en el orden competitivo sea la más modesta. La manera de concebir el deporte muestra hoy varias aristas, en lo económico, social y en lo deportivo, que han transformado la correlación de fuerzas. Cuba y su deporte no están exentos de esos impactos».

Y como así ocurrió, no creo que la Mayor de las Antillas se haya ido con deudas del balneario colombiano, aunque sí tienen las autoridades deportivas, y lo han expresado, tareas urgentes y necesarias.

Fueron estos los Juegos donde por primera vez 30 naciones suben al podio y es la segunda ocasión, estando presente Cuba, que 18 pabellones alcanzan el sitial más alto.

En esa expresión cualitativa, República Dominicana, Guatemala y Jamaica protagonizaron sus mejores actuaciones, con presencia cubana en la lid, mientras que Trinidad  y Tobago registró una participación inédita y Bahamas igualó su mejor rendimiento. Dos banderas, las de Guadalupe y Martinica, ondearon en los mástiles de premiaciones su estreno.

El taekwondo logró tres medallas de oro más que en la cita precedente de Veracruz en el 2014. Foto: Calixto N. Llanes

LA CUENTA OLÍMPICA Y EL DEDO EN LA LLAGA

Detrás del medallero de los Centroamericanos y del Caribe hay otro, el del programa olímpico, ese por el que se mide a una potencia. En Barranquilla se disputaron 450 pruebas, 148 más que las 302 de la más encumbrada escena atlética, algo que afortunadamente fue tratado en el prólogo de este certamen, como una amenaza letal de gigantismo que ya vivieron los olímpicos, razón por la cual se ajustó la cantidad de finales en ese contexto.

Si evaluamos a la lid barranquillera por el formato bajo los cinco aros, los dos países que encabezaron la tabla de lauros seguirían siendo los mismos, solo que el orden cambiaría: México bajaría al segundo escaño y Cuba ascendería al primero.

En ese mismo camino, México obtuvo en la justa centrocaribeña 12 primeros lugares en deportes del calendario olímpico, Cuba capitalizó en 11, Colombia en ocho, Puerto Rico y Guatemala en dos y Venezuela y República Dominicana en uno. Frente al esquema de los Juegos del área, la comitiva mexicana triunfó en 26 (Cuba no estuvo en seis de ese total), disciplinas; la Mayor de las Antillas en 19; Colombia en 11; Puerto Rico en tres, Venezuela y Guatemala se consagraron en dos y República Dominicana en uno.

La pregunta es: ¿por dónde se escapó el trono y por qué la diferencia de 30 títulos? Hay varias aristas. Es cierto que la delegación cubana es muy joven (el 66 % debutaba en estas porfías); que como nunca se aparecieron atletas de nivel mundial, que Colombia cedió en áreas donde era favorita y México copó ese vacío, que los entrenadores cubanos con otras escuadras hicieron diferencias, que la desventaja de no intervenir en 91 discusiones de medallas es abismal y tampoco se puede desconocer que nuestra propia historia pesa muchísimo.

Una variable importante es el referente más cercano, la cita precedente de Veracruz. Con respecto a ella, hace cuatro años México mejoró en 14 deportes y Cuba en 12, pero los mexicanos tuvieron cuatro con un ascenso de más de cinco trofeos: natación (+8), tiro y ciclismo (+7), y remo (+6). En tanto los cubanos dispusieron de solo una disciplina, la esgrima (+5), cerca de ese nivel de ascenso. México descendió en medallas áureas en 11 deportes y Cuba en 10. Pero en esa disminución ninguna modalidad de los mexicanos bajó en más de tres, mientras su rival caribeño cruzó de ese límite de pérdidas en seis, dos de ellas, judo y remo (-5), y otra, el atletismo (-13). Sumemos, restemos y encontraremos la respuesta y el centro para el análisis.

PARA EL HONOR, MEDALLA DE ORO

Así escribió Fidel el 24 de agosto del 2008 para calificar a los deportistas cubanos y así, con esa cualidad como bandera, los vimos en Barranquilla. No hay dudas de que fueron a ganar, sabiendo de antemano que el reto podía sobrepasarlos. Por eso hubo lágrimas, lo mismo ante el revés que encima de lo más alto del podio; por eso Anisley, la clavadista fue campeona, o las más noveles muchachas del taekwondo ganaron en el duelo.

La frase también arropa a los entrenadores y quisiera en uno de ellos, en Pepe Ramírez, de baloncesto, homenajearlos a todos. Les dijo a sus alumnos: «honor, valor y defensa nos tiene que sobrar, la actitud es lo más importante». Así se les habla a los que no son favoritos, para como ellos, terminar en el podio y con la actuación más relevante de ese deporte en el siglo XXI.

Ante hazañas como la de la corredora Rosmery Almanza, ganadora en días consecutivos de 800, 1 500 y una electrizante carrera de 4x400, o las de los equipos de hockey y el valor de los nadadores, dos áreas en que lo invertido en sus instalaciones hicieron flamear la bandera, se siente el orgullo de ser cubano. Cómo no estremecerse ante nuestras deportistas, al saber que ellas aportaron el 41 % del botín dorado de la delegación; si hubieran competido como un país habrían alcanzado el cuarto puesto entre 37 naciones. Y ante el jovencito gimnasta Alberto Leyva, quien lo arriesgó todo en un salto. A su gesto de dolor en el tapiz lo sucedió una exitosa intervención quirúrgica de esa otra potencia cubana, la medicina.

Cualquier avezado se preguntaría, ¿periodista y la pelota qué?. Sí, el béisbol sí sale con una gran deuda, cayó en el nivel más bajo. El análisis de las bolas y los strikes demanda seriedad y urgencia, porque la pelota es Cuba. Pero nos quedamos –no para consolarnos–, con la vergüenza con la que los Cepeda, Torriente, Blanco, Ayala, Raidel… encararon la defensa de un segundo lugar, que ellos mejor que nadie saben que no nos llena.

Y justo en la despedida vino la sentencia, la que nos identifica frente a los retos, la que expresa la máxima de superarnos a nosotros mismos. Antonio Becali, presidente del Inder, dijo: «desde ya tenemos el objetivo de recuperar el segundo lugar en los Juegos Panamericanos, el próximo año en Lima».

No es triunfalismo ni tampoco una quimera, hay que proponérselo y será aún más difícil; lo fácil sería no intentarlo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Jesus López Martínez dijo:

6

8 de agosto de 2018

10:29:26


Es necesario revisar el trabajo de la prensa deportiva. Este es un tema tan complejo que en una emisora como Telesur, que su objetivo es mirar al Sur, uno se da cuenta que es así, excepto en el deporte. En el deporte Telesur mira al Norte. Tenemos periodistas muy buenos y muy responsables. Citaría a Carlos Alberto González, Yisel Filiú, Dayli Sánchez, Ernesto Ruiz, Kalienis Calzadilla y otros. Yisel Filiú publicó una crónica en el noticiero del mediodía del domingo 29 de julio que era una maravilla. Sin embargo, contamos con otros que le hacen mucho daño al deporte. En el NTV se llegó a decir que la actuación de Manrique Larduet había sido decepcionante, porque alcanzó ese día una medalla de oro y otra de plata. Conocemos a atletas como las gimnastas, las esgrimistas y otros cuando llega una competencia de este tipo, porque el NTV le dedica la mitad del tiempo a los más de treinta deportes que se practican en Cuba y la otra mitad al futbol europeo. Por suerte para los deportes de combate Yisel va a los gimnasios, entrevistaa nuestros deportistas; Kalienis nos da a conocer los resultados del Triatlon, nos actualiza de nuestro Futbol por dentro; el domingo por la mañana hay un programa que entrevista a atletas cubanos que es muy bueno, pero por su horario no lo ven muchas personas; es evidente que una buena parte de los periodistas solo se sientan en Internet y nos intoxican con lo que publican las grandes agencias, Por supuesto, eso es más cómodo. Mención aparte para el beisbol. El beisbol es el beisbol: el más impredecible, donde tranquilamente un equipo con poca calidad le puede ganar a otro muy superior, donde un equipo hoy no te batea y mañana le da KO al contrario, donde a un pitcher hoy le pueden caer a palos en el primer inning y al otro día darle nueve ceros al mismo equipo, por eso pienso que el equipo cubano de beisbol no jugó mal. Si algunos periodistas nuestros tienen que mejorar, en la forma en que tratan al deporte y nuestros deportistas, con el beisbol hay un ensañamiento. Cuando veo este deporte por Tv le quito el audio, porque enseguida los narradores te convencen, si es la Serie Nacional, que eso es lo más malo del mundo, y si es un evento internacional, que Cuba va a perder. Los periodistas (no especialistas como les llamó Randy) comenzaron a criticar la serie de preparación para los JCC desde que se anunció, pero no he oído una palabra que tenga su base en un estudio científico, solo porque son personas con micrófonos, cámaras y periódicos que pueden imponer su opinión. En el primer juego, donde Gracial y Manduley batearon bien, empezaron a argumentar que esos bateaban bien porque no estuvieron en la serie de preparación. Después esos peloteros cogieron el mismo paso de los demás y se les desmoronó el argumento. Recientemente en el programa Beisbol de Siempre, le preguntaron a Tomás Soto qué se debía hacer para mejorar el beisbol y entre los aspectos que mencionó se refirió a que los periodistas no debían criticar tanto a los peloteros y señaló: Si existieran las mismas posibilidades que en otros países, esos muchachos que critican tanto estarían jugando beisbol profesional. Lo que nunca se habla del beisbol: Entre los campos de entrenamiento del beisbol estadounidense este año y los que están varados en Dominicana hay cerca de 200 cubanos que representan el 30 % de los peloteros que participan en la Serie Nacional. ¿No saben los periodistas que cuando hay topes Intereide vienen los cazatalentos a estudiar a los adolescentes cubanos y les ofrecen, y lo cumplen, llevárselos con su familia para Dominicana y les dan casa y contrato? En la trasmisión televisiva se recalcó mucho que Cuba no perdía desde el 82, ¿Y cuál era el equipo del 82? Los Muñoz, los Marquetti, los Casanova, los Victor, etc.? En esa etapa los peloteros no se iban del país, por eso tuvimos a Muñoz y a Marqueti 20 años en primera base, Germán Mesa y Puente 20 años en el Short, Juan Castro y Pestano catcheando hasta que se pusieron viejos. Si lo comparamos con esa época nuestro equipo ahora tendría en el cuadro a Pito Abreu, a Kendry, a Candelita, a Adeynis Echevarría, a Yuliesky, en los jardines a Puig, a Martin, a Céspedes, a Despaigne, etc. etc. ¿No se dan cuenta que son dos cosas diferentes y que nuestros técnicos están echando agua en una canasta?

Jesus López Martínez dijo:

7

8 de agosto de 2018

10:30:28


Los cubanos estamos acostumbrados a creer en nuestras instituciones. Cuando no se pudieron hacer los 10 millones de toneladas de azúcar, Fidel asumió la responsabilidad públicamente ante el pueblo. El Inder no dijo que era difícil ganar los Centramericanos, se afirmó que se ganarían y categóricamente se dijo que el día 2 estaríamos en el primer lugar, por tanto la Mesa Redonda tenía que comenzar con el Presidente del Inder explicándole al pueblo lo que falló para cumplir lo que aseguró el organismo que dirige. El Presidente Díaz Canel dijo en el Consejo de Ministros que los ministros tenían que explicarle al pueblo. Ahora Becalli dijo que vamos a Lima por el segundo lugar, pero nadie en la calle lo cree. Es verdad que el Inder sufre el mismo drenaje de personal técnico hacia el extranjero y hacia el sector privado que todos los Oaces, por lo que más de 100 entrenadores nacidos y preparados en Cuba estaban con equipos contrarios, pero y los miles de Licenciados en Cultura Física y Deportes que tenemos y los cientos de Máster y Doctores en Ciencias. Eso, ¿no hay que tenerlo en cuenta? El mundo ha cambiado, el deporte es un gran negocio, la gente se prepara más, hay que participar en muchas competencias para obtener ranking, etc. ; pero ¿eso no le sucede a todos los deportes? ¿Por qué no se estudia lo que hacen los deportes con mejores resultados? La contratación de atletas en el exterior es una medida que da sus resultados, en unos casos más que en otros. ¿Qué hizo el balonmano masculino que parecía un superequipo? En la Mesa Redonda hablaron del “rescate de atletas” en ese deporte, ¿eso qué es?. Sin embargo al baloncesto (F) y al voleibol (M) en el juego decisivo el equipo se le fue de la mano a los directores. Da orgullo ver a atletas como Marlis y Arlenis competir en eventos que ya nos son los de ellas, por tal de que Cuba alcance más medallas. En el 2018 Fidel dijo que había que pensar cómo se asignaban los recursos. ¿Por qué un deporte como la natación que da en los JCC cuarenta juegos de medallas no recibe mas recursos? Es verdad que las piscinas son costosas, pero no se trata de llenar a Cuba de piscinas, sino de ponerlas, poco a poco, en los lugares donde contemos con entrenadores capacitados. Y así con otros deportes que nos pueden dar muchas medallas. El tiro da muchas medallas y es muy costoso y no, porque un atleta de ese deporte puede tener un período de tiempo efectivo en el deporte muy extenso. Nunca he visto en el noticiero decir que una instalación deportiva se hizo con el 1 % de la contribución territorial. En la década del 90 del pasado siglo se pusieron de acuerdo las direcciones del Inder y del Mined, y la educación física y el deporte en las escuelas pasaron a ser atendidos metodológicamente por el Inder. Anteriormente cuando una escuela era visitada lo hacían todos los metodólogos del Mined y el director tenía que responder a sus superiores por la Matemática, por el Español y también por la Educación Física. Ahora no, ahora van los metodólogos del Inder y los resultados se los dicen al director, pero los que dirigen el municipio se enteran en una reunión mensual de dos horas donde se analizan todos los problemas entre Inder y el Mined. Resultado: casi no hay deporte en las escuelas, ni competencias escolares municipales, ni nada. Con anterioridad ya se habían eliminado las preEide que eran escuelas donde se agrupaban los estudiantes con más aptitudes deportivas, lo que permitía organizar los horarios con más prioridad para el deporte y donde se situaba una mayor cantidad de implementos deportivos en correspondencia con las posibilidades. Es verdad que con motivo del Período Especial se han visto afectadas muchas instalaciones deportivas, pero hay otras que se pueden utilizar. Les propongo que cuando pasen por una instalación deportiva después de las 4.30 p.m. y los fines de semana, vean cuántas están funcionando y esos son los momentos en que más tiempo tienen los niños, adolescentes y jóvenes para practicar deportes. Durante las décadas del 70 y 80, además de los Juegos Escolares, se desarrollaba el campeonato Mi Escuela Campeona donde competían entre ellos las primarias, las secundarias, los tecnológicos, cada uno a su nivel. En ocasiones no había recursos para hacer el evento provincial, pero se competía a nivel municipal con tremendo rivalidad. La OPJM desarrollaba el pentalón pioneril en atletismo con carácter nacional, evento al que asistían 10 hembras y 10 varones por cada provincia. En un municipio pequeño como Limonar, de esas competencias salieron Javier Sotomayor, Marino Drake, Roberto Hernández, Idalmis Martínez, que todos fueron miembros del equipo nacional. En las primeras tres décadas del período revolucionario la mayoría de las familias cubanas querían becar a sus hijos, pero hoy no sucede así. Hay niños y adolescentes con condiciones deportivas que sus padres no quieren becarlos en la Eide, sobre todo de los deportes donde hay que comenzar muy pequeños, por eso me parece prudente priorizar dichos deportes en las capitales provinciales y en otras ciudades grandes, con instalaciones donde puedan asistir una gran cantidad de niños. Asimismo, en todas las provincias hay lugares donde se obtienen muy buenos resultados en diferentes deportes, dado por factores históricos o porque allí hay trabajan técnicos bien calificados. ¿Por qué tratar de traer esos niños y adolescentes para la Eide en lugar de poner más recursos en esos lugares? Por ejemplo, hace unos años la provincia de Matanzas le ganaba a casi todo el mundo en Cuba en tiro deportivo y tiro con arco, pero no le ganaba la provincia, le ganaba el municipio de Jaguey, donde había unos técnicos calificados y comprometidos con su trabajo.

cmarrero dijo:

8

8 de agosto de 2018

11:16:08


estoy con ariel, tengo dos nietos gemelos, de pequeños iban al terreno, uno bateaba y el otro siempre lograba embasarse, no hubo seguimiento, no hubo implementos, los guantes q les compré se rompieron, hoy son dos jôvenes y ya no les interesa jugar pelota, viven en un poblado. saludos oscar, muy buen artîculo, felicidades a todo el equipo CUBA

garraazul dijo:

9

8 de agosto de 2018

11:35:28


Fidel hubiera tomado cartas en el asunto, el deporte es un logro de la revolución y se nos escapa de las manos si no se toman las medidas acorde a los tiempos que corren. No solo de ideología y consignas se vive, se necesitan resultados, y sobre todo para un pueblo como el de cuba tan sacrificado y amante del deporte....por favor tratar el tema en la asamblea, el pueblo necesita resultados mejore de los que se logran.... a eso nos enseño fidel a no ser vencidos..... Con esto no quiero decir que los resultados fueron malos, pero hay una tendencia a ir perdiendo terreno que hay que hacerle atención ahora.... que todavía estamos a tiempo....

barbaro martinez dijo:

10

8 de agosto de 2018

12:08:15


EXELENTE lo del medallero OLIMPICO, continuamos en el primer lugar.ahh eso si lo de la PELOTA no tiene justificacion,el equipo lucio MAL ante contrarios de muy poca CALIDAD.