ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Los pasos en la hierba se publicó por vez primera en 1970. Foto: de la autora

Han pasado 50 años, pero duele aún la muerte terrible de Julio; su final absurdo, como los hay tantos en las guerras, que deja el sabor de lo grotesco.

Han pasado 50 años desde que Eduardo Heras León escribiera ese cuento, Los pasos en la hierba, penúltimo texto de su libro homónimo, y el sentimiento todavía se hace un nudo ante el dolor del hombre que ha visto morir a Julio, por error, bajo el fuego de los suyos; y al paso de los años vuelve al lugar donde no solo perdió al compañero, y una pierna, sino también la inocencia:

«¿Ves, Julio? Te has convertido en mártir demasiado joven. Y aunque sepa que ha sido inevitable, aunque sepa que los mártires son también necesarios porque los sueños se construyen con símbolos (…) hubiera querido que fuese de otra forma, que estuvieras aquí ahora (...). Tal vez por eso he vuelto y camine nuevamente por la hierba calcinada pensando que todo vuelve a comenzar...».

Seis cuentos, uno de ellos presentado como trilogía, componen este intenso y desacralizador volumen, mención única del Concurso Casa de las Américas en 1970, y que, luego de su publicación, vivió un azaroso destino, provocado por torcidas interpretaciones de su contenido cuestionador del ser humano y, por tanto, genuinamente revolucionario.

Casa de las Américas ha preparado una edición especial de Los pasos..., disponible ahora en la Feria del Libro, como homenaje a un hombre que no es solo un narrador excepcional, sino, además, un cubano consecuente con sus ideales y con la causa de la Revolución, a la que unió desde muy pronto su destino.
En el prólogo de esta entrega, Roberto Fernández Retamar afirma: «Heras presenta los hechos vívidamente, sin edulcorarlos, y, además, con la autoridad de quien ha participado en las acciones que evoca en sus complejos cuentos».

Mucho tienen que decirnos hoy esos textos de Heras León, cultivador de la narrativa de la violencia y maestro en desnudar la naturaleza humana para hacerla literatura verosímil y alimentadora de almas.
Abel Prieto, a cargo de la presentación de Los pasos..., como parte de las actividades de la Feria, confirmó que «es un libro que no ha envejecido, que mantiene su vigor... donde hay núcleos de contradicción entre la individualidad y la entidad colectiva, los débiles y los fuertes, el inadaptado y el jefe, entre el concepto esquemático de la Revolución y su invocación dentro de los personajes…».

Allí está, según él, la idea de la épica sin ninguna retórica, pues en todo ser hay un costado vulnerable; y el miedo y el valor, la fe y la incertidumbre, el amor y la aversión pueden convivir en una misma persona.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

orestes oviedo dijo:

1

11 de febrero de 2019

09:04:09


EL AUTOR INTELECTUAL DEL ASALTO AL CUARTEL MONCADA expreso: “ .. es LEY que las FRENTES MAS ALTAS Y LIMPIAS atraigan sobre sí LAS PIEDRAS que se mueven siempre en las MANOS DÉBILES O ENVIDIOSAS” O. C. tomo 1 pag 151

MN dijo:

2

11 de febrero de 2019

09:58:49


Sería importante que algunos de estos cuentos pudieran estar disponibles en formato digital para que todos pudiéramos leerlos ya que sabemos que estas ediciones no son muy grandes.

MIGUEL PÉREZ dijo:

3

11 de febrero de 2019

12:42:11


EXcelente comentario¿dónde puedo encontrar este libro, aunque sea en soporte digital?

Enrique A. Diaz dijo:

4

11 de febrero de 2019

13:00:09


Mis saludos a este enorme poeta. Tuve la oportunidad de leer su libro, y aun conservo el sabroso sabor de sus magistarles cuentos. Gracias, Eduardo, gracias.

Irene dijo:

5

11 de febrero de 2019

16:55:11


Espero que no haya sido modificado el texto original. Fue condenado, como muchos por interpretaciones de intelectuoloides y por otros que no pudieron, ni podran escribir como él lo hace. Honor quien honor merece.