ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Susana Molina, Directora de la Escuela Internacional de Cine y TV, durante el 40 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano; en el Hotel Nacional. Foto: Ariel Cecilio Lemus

Susana Molina es heredera de un valioso legado de amor y entrega. La une al cine la imagen de aquellos grandes hombres fundadores de un proyecto revolucionario, la Escuela Internacional de Cine y TV (EICTV): Fidel Castro, Gabriel García Márquez y Fernando Birri.

En el 2016 a Susana le encomendaron la tarea de dirigir la EICTV. Anteriormente se desempeñó como Vicepresidenta del ICAIC y fue profesora durante mucho tiempo. A esta mujer le ha tocado la misión de afianzar el lugar de la Escuela en el universo audiovisual de América Latina y el Caribe. Hoy, a dos años de ser la guía de esta utopía real, habla de la EICTV con la ilusión y las quimeras de aquellos que la pensaron y guiaron durante estos 32 años.

–¿Qué papel juega la EICTV dentro del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano?

–La Escuela Internacional de Cine y TV y la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano son hijas de este Festival, es una concatenación de hechos históricos que desembocaron en última instancia en la creación de la Escuela que cumple este 15 de diciembre 32 años. La Escuela desde su surgimiento está participando en el Festival y dentro de su plan de estudio tiene concebido la asistencia de los estudiantes al evento.  Es decir, que la EICTV desde el punto de vista académico tiene un cierre en los días anteriores al Festival, para que los alumnos puedan continuar aprendiendo y relacionándose con el cine latinoamericano y de todas partes del mundo: participan en los debates, seminarios, en el Sector Industria, en las conferencias de prensa de las películas.

A la vez, el Festival siempre que viene una figura relevante de la cinematografía de cualquier parte del mundo, nos facilita la presencia de estos grandes maestros en la Escuela de Cine; por ejemplo la semana pasada estuvo Emir Kusturica y dio una conferencia magistral para todos los alumnos, fue un momento de conciliación de voluntades, de almas, en pos del arte y la creatividad, fue una presentación emocionante para nuestros estudiantes que escogen una escuela que está en Cuba, una escuela que tiene un proyecto político, social y artístico muy bien definido, que es el de hacer un cine diferente, que cuente las historias de nuestros pueblos, que le brinde visibilidad a nuestras situaciones sociales y siempre con un máximo de experimentación. Le deseo muchos años de vida al Festival, tiene que ser eterno como también es eterna la Escuela.

Fidel Castro dijo que «la escuela durará tanto como dure la Revolución» y creo que el Festival tiene que correr la misma suerte y la Revolución será infinita. La Fundación, la Escuela, el Festival, el ICAIC tienen que andar juntos en pos del cine.

Hay gente que se cuestiona si este es el nuevo cine latinoamericano o no y la novedad que mantiene es la de ser un cine contracorriente, no comercial, esa es la frescura que no ha perdido y en general es la que aplaude el público cubano que colma las salas de cine.

Otra vez la cinematografía de la Isla ha aumentado su producción, gracias a las diferentes maneras de hacer cine que existen hoy y a la variedad de temáticas que está ofreciendo este Festival.    

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.