ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Danza Espiral de Matanzas está cumpliendo 30 años de creada. Es una de las iniciadoras de la llamada Nueva Ola de la Danza Cubana, aquellos colectivos que rompieron con las formaciones tradicionales de la danza en Cuba, y mostraron otra manera de pensar y hacer la danza, a finales de los años 80 y principios de los 90 del siglo pasado.

Dirigida por la bailarina y coreógrafa Liliam Padrón, Danza Espiral colocó un punto diferente en las artes escénicas fuera de la capital cubana, y lo hizo fundamentalmente a través de las mezclas de disciplinas, borrando los límites entre danza, teatro, artes plásticas, música, e involucrando a creadores interesantes a su alrededor.

Liliam Padrón, su líder creativo, estudió danza clásica en la entonces Unión Soviética, pero su rumbo cambió en pocos años y marcó la diferencia, dentro de la danza cubana, con títulos que involucraban la obra de Virgilio Piñera, ofreciendo para Cuba una imagen atrayente y diferente dentro del amplio abanico creativo nacional.

Para celebrar sus 30 años de creada, la compañía Danza Espiral ha organizado una agenda de presentaciones que incluye a la capital cubana en septiembre, los días 8, 9 y 10. El programa que subirá al escenario del teatro Martí, en sus horarios habituales, será combinado y mostrará el trabajo de estos 30 años de Danza Espiral y de la poética personal de Liliam Padrón.

La compañía matancera no solo ha marcado un punto diferente en la Atenas de Cuba con su presencia creativa, también ha sido una promotora permanente de los coreógrafos jóvenes, a través del Danzandos, concurso nacional de coreografía e interpretación, que ha encontrado en el pequeño formato una de las mejores vías para promover la manera de hacer de los creadores con menos experiencia en el escenario.

Las funciones de septiembre en el teatro Martí serán una demostración de permanencia, de un colectivo que tuvo como sede inicial un hermoso espacio en el Teatro Sauto, y hoy tiene una casa a punto de derrumbarse en la zona del centro de la ciudad de Matanzas. Es, sin lugar a dudas, un buen momento para que las autoridades de la Atenas de Cuba reconsideren el valor que aporta Danza Espiral a su patrimonio inmaterial, proporcionándoles a Liliam Padrón y su tropa de bailarines, mejores condiciones para seguir desarrollando su obra.

*Especialista del Consejo Nacional de las Artes Escénicas

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.