ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Athanai. Foto: Yander Zamora

Athanai Castro fijó hace 20 años su residencia en España, pero su partida no fue más que un viaje hacia adentro, hacia sí mismo y hacia su compleja geografía espiritual.

Athanai, viéndolo bien, nunca se marchó de Cuba. Sus canciones, sobre todo las de su disco Séptimo cielo, continuaron resumiendo las convulsiones de la inquietud de muchos adolescentes que tuvieron la oportunidad de crecer escuchando temas suyos como Por encima de los balcones, Muros de mar o Fantasmas, junto a Carlos Varela.

Cuba, por otro lado, casi le entraba por la ventana de su casa en Madrid a este agitador profesional del rock and roll, el rap y la trova. El músico lleva un tatuaje en su brazo derecho con el nombre de Habana. Le llamó así a su primera hija para aliviar, quizá, un poco el peso de la nostalgia.

La nostalgia, a veces, puede ser un callejón sin salida. Pero Athanai supo imponerse y descubrió que todo lo vivido podía convertirse en un mundo por escribir. Y lo hizo.

Entró al círcu­lo de fuego creativo y sacó adelante una carrera que pasó por diversos momentos, a veces luminosos, a veces más oscuros,  mientras enfrentaba la realidad española a pecho descubierto. En Madrid atrajo la atención de la crítica especializada y se adentró a fondo en la movida alternativa, donde co­laboró con bandas como Ojos de Brujo y Def con Dos, Ofun­killo, Rosario, Luis Eduardo Aute, entre otros.

«Mi carrera en España tuvo sus altos y bajos. Allá tengo a dos niñas que no puedo dejar, esa fue una de las cosas que más me condicionaba para no regresar. Después mi madre se enferma y vine para mi país. Pero los deseos por estar aquí siempre me acompañaron», dice a Granma este símbolo del underground de los 90, que conoció, digamos, una mayor popularidad al cantar aquello de «soy Athanai, soy un blanco rapero, mi raza eres tú, deja todo atrás, anda, llévame al Séptimo cielo».

Athanai tocará este viernes a las 7:00 p.m. en Casa de las Américas. Varios medios han asegurado que es el primer concierto que ofrecerá tras su regreso a Cuba. No es así. El músico lleva calentando motores en la escena local desde hace más de un año.

Él interpreta este concierto como una demostración. Como el momento que marca definitivamente su regreso a los escenarios de la Isla. Por eso, dice, está dispuesto a recuperar a los que crecimos en el Séptimo cielo y a otros jóvenes que ni por oída han conocido su música.

«Es un concierto muy importante porque marca oficialmente mi regreso. Quiero dejar claro que estoy aquí y estaré sonando bastante. Cantaré temas de mi disco nuevo y otros de mi repertorio. El nuevo material se llama Regresar y habla de la nostalgia y mis deseos de volver a Cuba. Es una especie de resumen de canciones que compuse a lo largo de 20 años y no incorporé a los discos anteriores. Necesitaba grabar un disco acústico donde pudiera hurgar dentro de patrones musicales relacionados con nuestra cultura, como la guajira o la guaracha».

Athanai ya tiene 44 años, dos hijas, Habana y Lucila, pero realmente ha cambiado poco. Lleva sus trenzas de siempre, tatuajes y las mismas ganas de comerse el mundo con que salía a pegar carteles en las paredes o a las peñas en bicicleta.

El músico tenía un público considerable que lo seguía en los 90 y, por diversas razones, ha cambiado o ya no está. Athanai no muestra síntomas de duda cuando asegura que puede reconquistar a esos que ya cruzaron la frontera de los 30 años y a las nuevas generaciones interesadas en la música que se aleja de los patrones de éxito establecidos. Incluso desecha el temor de que algunos lo miren como se mira a un extraño.

«Si uno se pone límites nunca escala nuevas montañas. Lo más importante es sentirme útil con lo que hago y tengo muchas ganas de mostrar mi música. El público que tuve aún lo tengo y quiero mostrarle que ya estoy de regreso. También hay jóvenes que deben saber que existo. Ese es un público que quiero ganar. A mí me queda mucha carretera por andar. Le estoy escribiendo a todas las sedes de la Asociación Hermanos Saíz para tocar en provincias porque quiero reconectarme con toda Cuba».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Daisy T. Rivero Leon dijo:

1

2 de febrero de 2017

01:51:19


Bienvenido de nuevo a la Patria. Los jovenes y los menos jovenes lo reciben con admiracion y simpatia.

Hater dijo:

2

2 de febrero de 2017

02:43:29


negra no pares, sabes lo que quiero soy Athanai, soy un blanco rapero mi raza eres tú, deja todo atrás anda, llévame al séptimo cielo.... La merde...disfruté mucho su música y también sus aciertos...el resto es su historia. Ahora mismo lo puse a sonar!!!! Saludos y que sea lo mejor para un buen tipo y un mejor músico. Para mi gusto excelente.

indira dijo:

3

2 de febrero de 2017

03:27:08


bienvenido a tu patria, te recuerdo por tu mamà orgullosa de ti y por tus impetus de joven creador. en Cuba te encontraras con los tuyos y te daras a conocer a los que no te conocen y se identificaran pronto con tu musica. Exitoss

e.berger dijo:

4

2 de febrero de 2017

08:51:48


Cuando lei Athanai, lo primero que me vino a la mente fue -soy atanay un blanco rapero- de verdad que suerte q vuelva a estar en la orbita nacional, saludos man

Arelys dijo:

5

2 de febrero de 2017

10:59:50


De pronto vinieron a mi mente mis años en el Pedagógico Varona, los mejores de mi vida. Es una suerte poder disfrutar de nuevo de tu música.