ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Los destacados intelectuales cubanos Eusebio Leal, Fátima Patterson, y Margarita Mateo recibieron este miércoles, en ese orden,  los Premios Nacionales  de Ciencias Sociales, Teatro y Literatura.

Un jurado presidido por Ana Andrea Cairo Ballester e integrado además por,  Aisnara Perera Díaz, Juan Jesús Guanche Pérez, María Isabel Domínguez García y Lidia Turner Martí, entregaron el reconocimiento a Eusebio Leal por «su entendimiento de las Ciencias Sociales y las Humanidades con un carácter integral, en el que se articulan los impactos sociales, culturales y económicos y su aporte a la transformación humana y a la consolidación de la identidad nacional».

El tribunal igualmente tuvo en consideración el minucioso trabajo del Historiador «en la conservación y revitalización social de La Habana como ciudad, junto a su multiplicación al resto de las ciudades del país», así como su  «labor pedagógica, no solo a través de una amplia docencia, sino también por su difusión a través de la radio y la televisión y el intercambio personal».

Eusebio Leal. Foto: Estudios Revolución

Eusebio Leal (La Habana, 1942) ha dedicado la mayor parte de su vida a salvaguardar  los valores patrimoniales  de La Habana, a recuperar los baluartes arquitectónicos  de la ciudad y a realizar un trabajo de notable impacto a favor de la permanencia y solidez de la identidad nacional en sus expresiones más raigales, una obra que ha calado hondo en los habitantes de diversas regiones de la capital cubana como el conocido Centro Histórico.

Su amplia  labor intelectual se recoge asimismo en varios libros publicados, en conferencias en diversos países y universidades del mundo y especialmente en la revitalización tanto arquitectónica como cultural de numerosos sitios de alto valor de la capital cubana y de otras provincias de la Isla.
 

Fátima Patterson. Foto: Archivo

UNA VIDA CONSAGRADA AL TEATRO

Al entregarse  el Premio Nacional de Teatro a la actriz y dramaturga Fátima Patterson se pone de relieve la obra de una mujer que ha defendido hasta la fatiga las tradiciones artísticas de la Isla y la insoslayable influencia de las expresiones culturales de África en el panorama social y cultural cubano.
El jurado,  presidido por Carlos Celdrán, e integrado por Corina Mestre, Gerardo Fulleda, René Fernández y Nieves Lafferté  reconoció, al  otorgar la distinción, los grandes aportes de Patterson a la cultura cubana, el teatro, las raíces afrocubanas y distintas expresiones de la creación artística insular.

Nacida en Santiago de Cuba en 1951 y directora del Estudio Teatral Macubá, la destacada artista lleva casi 40 años de trayectoria, en los que se ha presentado  en festivales en varias partes del mundo como Colombia, Ecuador, Venezuela e Inglaterra, entre otros.

Además, por sus aportes al teatro,  ha sido reconocida  con la Distinción por la Cultura Nacional, el Premio Villanueva de la Crítica (2004), el Premio Iberoamericano a las mujeres creadoras (2004), y la Medalla Raúl Gómez García.

Margarita Mateo. Foto: Archivo

MARGARITA MATEO: EL PREMIO ES UN ESTÍMULO PARA SEGUIR ESCRIBIENDO

Con visible emoción la doctora Margarita Mateo Plamer explicó a Granma la satisfacción que le propicia haber recibido el Premio Nacional de Literatura 2016, una distinción convocada por el Instituto Cubano del Libro.  

«Este Premio es el más alto reconocimiento que un escritor puede recibir en su país. No lo veo como el resultado de mi obra, sino como un estímulo para seguir escribiendo. Entre las cosas que acuden a mi mente ahora están mis maestros y mis alumnos. Mis maestros, a quienes tanto les debo, mis alumnos que he visto convertirse en profesionales de las letras.

«Durante casi 40 años he ejercido la docencia. Fueron  ella y la vida académica las que me llevaron al libro. Escribí el primero, Del bardo que te canta, dedicado a la trova tradicional, a los 38 años. Ahora los repaso todos. Pienso en el ensayo Ella escribía poscrítica, o en la novela  Desde los blancos manicomios; hacerlo  cuando se nos da esta noticia es inevitable».

Un jurado liderado por Reynaldo González, e integrado por José Manuel Espino, Cira Romero, José Antonio Baujin y Charo Guerra otorgó por unanimidad el lauro a esta autora cuya vasta obra literaria, «se ha movido en los terrenos de la ensayística, la investigación literaria y la narrativa, con una muy alta calidad».

En el acta se justifica la elección, entre otros elementos, con la consideración canónica de la mayor parte de sus textos; los caminos que ha abierto a la investigación literaria sobre las letras cubanas, latinoamericanas y caribeñas, el cuidadoso trabajo con la lengua que exhibe su escritura, y su obra docente, académica y de promoción de la literatura y la cultura cubana.

El alto reconocimiento, otorgado en el centro Dulce María Loynaz, le será entregado a la escritora en la 26 Feria Internacional del Libro de La Habana, en el próximo mes de febrero.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Amanda dijo:

1

12 de enero de 2017

15:54:14


Honor a quien honor merece. Felicidades.

paco dijo:

2

13 de enero de 2017

07:47:54


Enhorabuena para alguien que ha realizado profundas investigaciones acerca de nuestra cultura. Ha demostrado por otra parte su amor hacia la cancion cubana aportando como integrante de la Nueva Trova. Muchas felicidades.