ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Ana Tijoux se presentó ayer junto a Silvio Rodríguez en su gira por los barrios cubanos. Foto: Ricardo López Hevia

Si bien el concierto más esperado de la primera fecha del festival Patria Grande era el de la rapera Ana Tijoux, el power trío argentino Eruca Sativa atacó desde la Tribuna Antimperialista con un repertorio entre el metal y el grunge que encendió  notablemente a los rockers ya enfebrecidos por el empuje  de Tendencia,  la banda cubana  que antecedió a los cordobeses.

Eruca Sativa alcanzó categoría de relevación para los que no conocían el repertorio de este  grupo, formado por la cantante y guitarrista Lula Bertoldi, la bajista Brenda Martin y el baterista Gabriel Pedernera. La alineación, oriunda de Córdoba, Argentina,  arrojó toda la carne en el asador para mostrar cómo es el rock cuando se realiza  sin artificios. Lo de Eruca fue una presentación llena de vitalidad y energía, guitarras hirientes y temas que pegan fuerte gracias a la voz y la puesta en escena de la Bertoldi, quien se entrega completamente para subir las revoluciones de la banda. Son músicos con una perfecta comunión y química entre ellos, rasgos  que se perciben en el sonido que dispararon sobre el público. Si tomamos como referencia el show de Eruca habrá que decir, sin pensarlo dos veces,  que la escena emergente del rock argentino goza de buena salud y vive una temporada a la alta.

Reconozco que hace un tiempo no escuchaba en vivo a los pinareños de  Tendencia. Si bien en sus primeros años su metal mestizo no sonaba como un producto totalmente acabado, la alineación, con más de  20 años en el escenario, sorteó los escollos de sus inicios y ya suena como una banda de clase internacional,  capaz de competir en cualquier escenario. Sus músicos, liderados por el guitarrista Kiko Mederos, cumplieron las expectativas de los rockers que se batieron en la arena en un hardcore de ley mientras la banda se imponía sobre el escenario con varios de sus temas de batalla. Cuando la alineación concluyó su show, una parte del  público enfebrecido le reclamó que continuaran  su dosis de metal mestizo (algo que no se ve todos los días en presentaciones de bandas cubanas), pero, por ajustes en el programa, Tendencia no pudo volver a preparar su maquinaria y dispararla sobre sus entregados seguidores.

En el concierto también hicieron lo suyo con actitud las jóvenes bandas Endemia, de Costa Rica  y los panameños Diafragma, quienes  recordaron el idealismo de los  inicios del  rock and roll antes de que algunos de sus máximos exponentes lo asumieran como un jugoso negocio corporativo.

Ana Tijoux era la figura más esperada de la noche. Nada más salió al escenario el público se acomodó lo más cerca que pudo al escenario (realmente la distancia entre los espectadores y las bandas era demasiada),  para disfrutar del debut en Cuba de una de las raperas de mayor calibre en Iberoamérica.

Anita, acompañada de la pericia de una banda con excelentes instrumentistas, puso a hervir a sus seguidores sobre todo con Somos sur, una canción que destaca la identidad latina, su compromiso con  los de abajo y la dignidad de las personas más humildes que se afanan por mantenerse  en la ruta a pesar de la pobreza, la opresión o la falta de libertades. La música de Anita es un clamor por  la libertad, por la restitución de los derechos de los seres humanos que viven en las sombras y por el respeto a la mujer, un mensaje que ocupa un lugar muy relevante en su obra.

La chilena, que tuvo como invitadas a La Rei­na y La Real, desbordó energía ante un público entre el que se encontraban cubanos, chilenos, mexicanos y estadounidenses, que agradecieron la entrega de esta rapera que cobró notoriedad a partir de su disco 1977.

Al bajar del escenario Anita vivió  la misma emoción del concierto, al reencontrarse con raperos cubanos como Irak Sáez, de Doble Filo,  Amauris Leliebre Pedro (El Temba)  de Cuentas Claras y Rodolfo Rensoli, fundador de Grupo Uno y de los legendarios festivales de rap de Alamar.

Anita, recordémoslo, quedó prendada en los años 90 de la escena del hipo hop cubano y entabló profundas  relaciones de amistad con varios de sus principales exponentes. «Cuando estuve aquí me di cuenta que el rap cubano iba cuatro  pasos por encima de lo que hacíamos en Chile y otros países de Latinoamérica», rememoró en una extensa conversación con sus colegas que se extendió durante más de una hora hasta casi las  2:00 a.m.

Para esta semana se esperan los conciertos de los costarricenses Endemia, y los panameños Diafragma junto a la banda local  Adictos hoy  a las 10:00 p.m. en El Mejunje, de Santa Clara. El miércoles 23 ambas bandas foráneas tocarán a las 9:00 p.m. en el Café La piscuala, de Pinar del Río y el 24  con los cubanos Stoner en La Ma­driguera, de La Habana a las 10:00 p.m. Pero el foco de atención recae especialmente en las presentaciones de los colombianos Aterciopelados y los argentinos Todos Tus Muertos, que subirán por ese orden al escenario del capitalino centro cultural El Sauce el viernes 25 y el sábado 26 a las 10:00 p.m. Dos conciertos de repercusión internacional que deben llamar la atención en  el circuito  de festivales en Latinoamérica hacia Patria Grande, que se está consagrando definitivamente con su tercera edición.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

pedro luis dijo:

1

23 de noviembre de 2016

02:00:26


Lo mejor del año en rock en cuba, Tendencia y Anita lo mejor del festival y los argentinos muy bien tambien, hay que repetir cosas asi.