ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Misa Kuranaga, una de las estrellas de la noche. Foto: Yander Zamora

La danza, en una mágica noche habanera sobre la escena del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, volvió a demostrar, con creces, que es un lenguaje universal. A lo que podría añadirse, que es un soplo divino de optimismo, que regalan los dioses a los humanos para enseñarnos que somos nosotros quienes construimos barreras, fronteras, que al final nos separan. Hablando un mismo idioma, estrellas internacionales del momento, del ballet de Rusia, Estados Unidos, Japón, Italia, Ucrania, Canadá y Cuba, quienes son primeros bailarines de las más im­portantes compañías del mundo, se reunieron, por vez primera en la Gala única del Ballet Royalty, una hermosa ofrenda para el pú­blico cubano, que desbordó el coliseo de Prado, pues, en una in­mensa pantalla ubicada al costado del teatro (calle San José) paseó también la importante función, que según los organizadores: el Consejo Nacional de las Artes Escénicas, del Ministerio de Cultura de Cuba, e Im­pro­ve­dance, de Cin­cinatti (Es­ta­dos Uni­dos) llegará a la pequeña pantalla en próximos meses.

En más de dos horas, en un espectáculo ágil y variado, matizado por los diferentes estilos clásicos, escuelas, maneras de abordar la danza y las coreografías, los danzantes en­tregaron su energía/talento en cada pieza, y fueron ovacionados por un público, coronado por la maestra Ali­cia Alonso. Ella, junto con otras estrellas del Ballet Nacional de Cuba, en sus distintas generaciones, constataron en la Gala, a partir de declaraciones de cada artista, filmadas y mostradas en una pantalla en el proscenio antes de cada obra, la importancia que ellos, personalidades de re­nombre en el siglo XXI, conceden a la escuela cubana de ballet, a sus bailarines, profesores, al público nuestro, y, por supuesto, a la gran bailarina que junto al grupo fundacional en­cabezado por Fernando y Alberto Al­on­so, sembraron esa semilla que nos enorgullece de ser cubanos. To­dos lo sentimos en esos instantes.

LA GALA

La Gala regaló momentos cumbres del ballet clásico y algunas piezas contemporáneas, y constituyó, para todos, la oportunidad de ver reunidos en las tablas a célebres figuras. El espectáculo abrió con La sílfide (pas de deux), de Bournonville, interpretado por Misa Kuranaga y el cubano Rodrigo Almarales, primeros bailarines del Boston Ballet y del Cincinatti Ballet, respectivamente. Am­­­bos acercaron un toque de buen gusto, y sobre todo de respeto por la coreografía, al abordar los matices del dinámico estilo del danés y su su­premo refinamiento; mientras que la pareja de Iana Salenko (primera bailarina del Ballet Estatal de Berlín) y el primer bailarín del Royal Ballet, Ma­tthew Golding, se unieron en el Cisne negro. La coreografía de Pe­tipá motivó una vez más al auditorio para coronar con fuertes aplausos las ejecuciones de los danzantes, quienes dieron muestras de virtuosismo, tan­to en sus solos como en la labor de pareja. Bells (pas de deux), coreografía de Yuri Possokhov, mostró a dos excelentes intérpretes: María Ko­chet­kova/Carlo Di Lanno (primeros bailarines del San Francisco Ballet). Un cerrado aplauso provocó ese instante de pura armonía estética que llega has­ta los diseños de vestuario, en un bre­ve trabajo que esboza posibilidades válidas al traducir conceptos al lenguaje de la danza, en la que la energía física alcanza altos instantes en un bai­le que desprende ternura/sensualidad, amén de la calidad de unos excelentes intérpretes.

Una clase de estilo regalaron con su baile, Semyon Chudin (primer bailarín del Ballet Bolshoi) y Jurgita Dronina (primera bailarina del Ballet Nacional de Canadá), al unirse en el pas de deux del tercer acto de La bella durmiente. Sin lugar a dudas un instante supremo, en el que se observa el resultado de una buena preparación técnica, el físico indispensable para que mejor luzca el puro diseño de los movimientos y la orgánica asimilación del estilo no perdido nunca de vista. Algo que volvieron a enseñar   en el pas de deux del segundo acto de Giselle, donde corroboraron una desbordante elegancia y perfección a la hora de abordar esta pieza cumbre del Romanticismo.

Una explosión de perfección técnica que arrancó una de las más sonadas ovaciones, ancló en la escena con el dúctil y espigado primer bailarín del American Ballet Theater, Da­niil Si­m­kin en Le bourgeois, firmado por Ben Van Cau­wen­nergh y música de Jac­ques Brel. En la primera parte, Carlo Di Lanno regresó a escena con el estreno del solo Pain­ting Greys, de Myles Thatcher, y cerró por lo alto con el pas de trois de El corsario, interpretado magistralmente por la bailarina cubana Aidarys Al­mei­da, Joseph Michael Gatti —am­bos primeros bailarines internacionales— y Matthew Gol­ding, quienes su­­bieron la temperatura del auditorio con sus ejecuciones.

La segunda parte acercaría otros gratos instantes, como la desborante interpretación/ejecución del célebre y carismático Iván Vasiliev —primer bailarín del Ballet Mijailovski y del American Ballet Theatre (ABT)—, quien se unió en el pas de deux de Las llamas de París a Iana Salenko y conquistó al público con una de las más sostenidas ovaciones. Misa Ku­ranaga volvió a las tablas con La muerte del cisne, para recrear una poética que transmite la eterna lucha entre la vida y la muerte, y los cubanos Adiarys Almeida/Rodrigo Al­marales se reunieron en la coreografía de este último titulada Chor. No. 2 que dejó una agradable estela de frescura e interpretación técnica. Don Quijote, pas de deux del tercer acto, fue un fértil terreno en el que María Kochetkova/Daniil Simkin, llegaron al público con una entrega de alto vuelo danzario. Como colofón, salieron todos a saludar a un público que los ovacionó hasta el delirio. Ex­ce­lente jornada que como preámbulo al 25to. Festival Inter­na­cional de Ballet de La Habana, trajo en la Gala a destacadas figuras y coreografías que ejemplificaron modos diversos de en­­tender el arte de Terp­sí­core en nuestro tiempo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rafael dijo:

1

22 de agosto de 2016

10:45:01


Esperemos lo pongan por la TV ??????????

Lissette dijo:

2

22 de agosto de 2016

16:58:02


Que emocion saber que Adiaris Almeida se presentó en La Habana!!! La conocí en ese escenario cuando era una niña, hace 14 años, bailando El Camarón Encantado