ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Roberto Diago. Foto: cortesía de la autora

La presencia por primera vez de la obra de Roberto Diago (La Ha­bana, 1971) en Berlín revela al público de esa capital europea la pujanza de un discurso visual que desde la más aventurada contemporaneidad alude a un modo esencial de ser cubano.

Abierta en la prestigiosa galería Crone este diciembre y en exhibición hasta finales del próximo ene­ro, la muestra Buscando las cenizas reúne obras de notable impacto, en las cuales las convenciones pictóricas se refuerzan mediante la incorporación de elementos metálicos y textiles.

Las primeras reacciones del pú­blico berlinés y los especialistas apun­tan hacia la comprensión de un lenguaje plástico que habla de la construcción de una identidad cultural y de un legado étnico e histórico que no puede ser reducido a fórmulas.

Contra la mirada eurocéntrica sim­plificadora que tiende a ver en el Caribe un territorio exótico en su mestizaje y folclor, la obra de Juan Roberto Diago Durruthy presenta la complejidad de un proceso cultural que se inició de manera traumática cuando los poderes coloniales es­clavizaron a cientos de miles de africanos para explotarlos en las tierras del entonces llamado Nuevo Mundo.

Rasgos de su biografía personal y las de sus antepasados nutren los motivos temáticos de un pintor que apela a un descarnado lenguaje con­ceptual que prescinde de lo anecdótico y figurativo.

Grandes superficies de yute co­mo soporte recuerdan el material de los sacos que contenían la producción azucarera levantada so­bre la base del trabajo esclavo y el de los inmigrantes antillanos en los cañaverales. Superficies negras sur­­cadas por gruesos hilos blancos y toscos remaches metálicos intervienen en texturas de connotaciones simbólicas.

Diago continúa de tal modo profundizando en una línea estética-conceptual que se ha hecho visible en recientes exposiciones personales y se empata con la instalación Ciudad quemada que desplegó en París, en un proyecto compartido con Alexis Leyva Machado (Kcho) bajo el auspicio del programa La Ruta del Esclavo de la Organización de las Naciones Unidas para la Edu­cación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El estreno berlinés de Diago fue sa­ludado por el ministro de Asuntos Ex­teriores alemán, Frank-Walter Stein­meier, quien al inaugurar la muestra, proclamó su admiración “por la fuerza expresiva de este pintor y la manera en que el artista guía la mirada hacia problemas como el racismo y la contaminación me­dioam­biental”. Du­­­­rante la inauguración de la muestra, Roberto Diago estuvo acompañado por el embajador de Cuba en Ale­mania, René Juan Mujica.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.