ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
En la foto los integrantes de esta mítica banda, algunos de ellos ya fallecidos. El nombre "Buena Vista Social Club" se convirtió en un término que abarcaba este tipo de presentaciones y lanzamientos en colaboración, además de relacionarse con una etiqueta que encapsula la "Edad de Oro de la música Cubana", entre los 1930 y los 1950. Foto: Ebert Roberts

La Sociedad Buena Vista Social Club cumplió 76 años. Esa institución fue fundada en 1939, en el mismo año que comienza el afamado cabaret Tropicana. Reunía a un grupo de miembros que practicaban actividades relacionadas con la música y el baile y que gozó de amplia popularidad en Cuba.

La sociedad tuvo un antecedente en 1932, que se ha perdido en el tiempo, lo cual me motivo ha realizar un recorrido por el popular barrio habanero de Buena Vista hasta llegar frente al otrora mítico club social.

“Este fue un barrio muy humilde, con fama de marginalidad, pero muy unido” –me dice el último sobreviviente de la Sociedad Buena Vista Social Club, Reinaldo Cabrera López, quien me acompañó al lugar donde estuvo ubicada la primera sociedad en 1932, en la entonces dirección de calle Consulado y paisaje “A” (en la actualidad calle 29 número 6007entre 60 y 60 “A”), Marianao, en donde ahora existe un consultorio médico.

Era un caserón grande de madera que, al resultar pequeño, en 1939 pasó a la avenida 31 número 4610, entre las calles 44 y 48, barriada de Almendares, Marianao, en una residencia que lamentablemente se mantiene inutilizada.

Esta nueva casa en Almendares contaba con unos 15 metros de largo por 20 metros de ancho. Por uno de los laterales entraban los autos.

La orquesta o el conjunto se situaban en la sala y se bailaba, tanto en la sala como en el patio, de unos 10 metros de largo por 15 de ancho.

En 1939 la Sociedad pasó a ocupar este local en la avenida 31 número 4610, entre las calles 44 y 48, barriada de Almendares, Marianao. Allí tocaron las orquestas más célebres de la época. Foto: del autor

A esa sede asistieron las orquestas más célebres de la época como los tres grandes: la orquesta de Antonio Arcaño y sus Maravillas, la de Arsenio Rodríguez y la Melodía del 40 de Regino Fraga, haciéndola famosa en su guaguancó a Buenavista.

Dedicada a esta sociedad, se compusieron dos obras: con la Orquesta de Arcaño y sus Maravillas, Buena Vista Social Club de Israel López “Cachao”, icono del Mambo o Nuevo Ritmo y Buena Vista en guaguancó de Arsenio Rodríguez, emblema de la nueva sociedad.

A la la la la la la la
Oigan este guaguancó
Oigan este guaguancó,
Que ahora les dedico yo,
El Club Social de Buena Vista, señores.
Porque Travieso, Julio Dueñas, Periquito,
Reginfo, Marino, Gustavo y Curbelo,
El tercio social de Buena Vista.

La sociedad retoma fama mundial en 1997 cuando ese año fue nominado al premio Grammy el disco Buena Vista Social Club, ejecutado por la banda Afro Cuban All Stars, galardón que recibió en 1998 en la Categoría de Música Tradicional.

LA HISTORIA RECIENTE

En los años 1990, casi 50 años después de que ese club social cerró sus puertas, inspiró una grabación hecha por el músico cubano Juan de Marcos González y elcompositor, productor y guitarrista estadounidense Ry Cooder con músicos cubanos tradicionales reunidos en la banda Afro Cuban All Stars, cultivadores del Son y varios ritmos cubanos de décadas anteriores, muchos de ellos antiguos miembros del club, donde se presentaron cuando su popularidad estaba en la cumbre.

La grabación, llamada Buena Vista Social Club, en honor a esa institución de Almendares, fue un éxito internacional. El disco fue producido para la firma World Circuit de Nick Gold de Inglaterra. A partir de entonces el nombre de Buena Vista Social Club adquiere una marca de calidad y fama mundial. Ese año el grupo se presentó con su formación completa en Ámsterdam, Holanda.

El director de cine alemán Wim Wenders grabó la presentación, seguida de un segundo concierto en el Carnegie Hall, de Nueva York, concierto que fue la cumbre del documental que resultó del trabajo de Wenders.

El documental también incluye entrevistas con los músicos llevadas a cabo en La Habana. La película de Wenders, también nombrada Buena Vista Social Club, fue aclamada por los críticos y recibió una nominación al Óscar al mejor documental largo y numerosos galardones, entre los que se incluye Mejor Documental en el European Film Awards.

Tanto el éxito del álbum como el de la película produjeron un gran interés por la música cubana tradicional y la música latinoamericana en general, en todo el mundo. Algunos de los músicos cubanos lanzaron después álbumes en solitario que fueron bien acogidos, y grabaron otros en colaboración con diversas estrellas de la música internacional de distintos géneros.

Y desde entonces el nombre "Buena Vista Social Club" se convirtió en un término que abarcaba este tipo de presentaciones y lanzamientos en colaboración, además de relacionarse con una etiqueta que encapsula la "Edad de Oro de la música Cubana", entre los 1930 y los 1950.

El nuevo éxito fue una segunda oportunidad para los integrantes del grupo: Manuel "Puntillita" Licea, Compay Segundo, Rubén González, Ibrahim Ferrer y Pío Leyva, a pesar de que murieron pocos años después, a los 73, 95, 84, 78 y 88 años respectivamente; Licea en 2000, Segundo y González en 2003, Ferrer en 2005 y Leyva en 2006.

Se mantienen vigentes otros de los miembros principales como: Omara Portuondo, Eliades Ochoa, el trompetista Manuel "Guajiro" Mirabal, el percusionista Amadito Valdés, el laudista Barbarito Torres, el guitarrista Ry Cooder, su hijo el percusionista Joachim Cooder, el productor Juan de Marcos González y el tresero Papi Oviedo.

En una entrevista realizada a Arsenio, el sonero cuenta que a esas sociedades solamente asistían las orquestas y conjuntos más humildes: “Las charangas danzoneras como Arcaño, La Ideal de Joseíto Valdés, la Típica de Pedrito Calvo, Cheo Belén Puig, Aniceto Díaz, conjuntos como Modelo, Los Astros de René Álvarez y, en la década de 1950 Chapottín y sus Estrellas.

Esas agrupaciones, para la gente pobre eran, a su vez, las que hacían la música más sincera, más auténtica y genuina.

Después del éxito mundial de Buena Vista Social Club, por la sociedad de la calle 41 han pasado miles de admiradores de la música cubana, se han realizado documentales, exposiciones de fotos, es como llegar a una de las mecas de la música tradicional.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.