ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Interior de la Sala García Lorca del Gran Teatro. Foto: Yander Zamora

Uno de los coliseos artísticos más emblemáticos de la cultura nacional, el Gran Teatro de La Ha­bana, reabrirá sus puertas el 1ro. de enero del 2016, según afirmó el viceministro de Cultura Julio Ba­lles­ter, durante un recorrido que rea­lizó ayer por las obras de restauración junto a la prima ballerina assoluta Alicia Alonso.

Sometido a una reparación capital desde el 2013, las obras de la instalación avanzan a buen ritmo y se en­cuentran en su etapa final, de mo­do que deben concluir a fines de diciembre, fecha en que el Ballet Na­cional de Cuba (BNC) volverá a su principal escenario para ofrecer su habitual gala en homenaje al triunfo de la Revolución.

El trabajo reconstructivo abarcó todo el inmueble y ya hoy se encuentran a término y restauradas sus fa­chadas, vestíbulos, palcos, cubierta y tabloncillo. Asimismo, trascendió en el recorrido que el teatro cuenta con nuevos mobiliarios, telones, sistema de climatización, acústica, mecánica escénica, salones de ensayos para los bailarines y la orquesta, un estudio de grabación y más de 20 camerinos y baños.

Ballester explicó también que mu­chos locales que antes existían en el inmueble y que no tenían que ver con el sistema de cultura fueron retirados.
“Hemos rescatado todas las áreas para actividades culturales, es decir, se rescata este gran edificio totalmente para actividades artísticas”.
Manifestó además que el rescate ha sido total pero respetando la idea original, y los recursos tecnológicos em­pleados se han conjugado con el criterio de patrimonio que lo identifica.

“Este edificio desde el punto de vista arquitectónico es único pero también lo es su historia, por lo que representa y porque es la sede de una de las compañías más representativas de la cultura cubana”.

“Poder contar con la visita de Alicia, que se ha emocionado mucho al comprobar el avance de las obras, es un honor. Cuando comenzamos esta restauración teníamos la tarea de restaurar no solamente el teatro sino toda la edificación que abarca una manzana de cuatro niveles, con sótano, y para lograr todo esto hemos tenido el máximo apoyo de la dirección del país”.

Por su parte, la prima ballerina se mostró satisfecha al constatar el avance de las obras y saber que dentro de seis meses el BNC volverá a ofrecer sus funciones en el gran coliseo, sede permanente de la compañía desde 1965.

Alicia Alonso en el nuevo salón de ensayo durante el recorrido por las obras de reparación del inmueble. Foto: Yander Zamora

BREVE SEMBLANZA DE UN TEATRO QUE RENACE

Inaugurado el 15 de abril de 1838 con el nombre de Teatro de Tacón ―en honor al Capitán General don Miguel Tacón, el Gran Teatro de La Habana fue considerado en su época el más grande y lujoso del continente latinoamericano.

Su primer dueño fue Pancho Mar­ty, quien vendió el teatro a la compañía Anónima del Liceo de La Haba­na, institución que luego la ce­dió a la Sociedad Centro Gallego.

Luego de varias reformas, el edificio fue remodelado y en 1915 reabrió sus puertas con su forma actual. En su historia de apelativos, han figurado otros nombres, como Gran Teatro Nacional, Teatro Estrada Palma y Teatro García Lorca.

A partir de 1985, a iniciativa de la propia Alicia, el edificio pasó a denominarse Gran Teatro de La Habana, re­servándose el nombre de García Lor­ca para su sala principal.

Desde su fundación, han desfilado por los escenarios de este teatro las más prestigiosas figuras y compañías de ballet, ópera y drama extranjeros, entre ellas las bailarinas Fanny Elssler y Ana Pávlova; las actrices Sara Bern­hardt y Eleonora Duse; los cantantes Enrico Caruso, Titta Rufo, Vic­toria de los Án­geles y Teresa Ber­gan­za; el Ba­llet Kirov de Lenin­grado y el Ballet del Si­glo XX de Mau­rice Béjart; así como el gran mimo francés Mar­cel Marceau.

Relevantes personalidades de la mú­sica como los pianistas Serguei Ra­ch­máninov, Arthur Rubinstein y Da­niel Barenboim; el cellista Pablo Ca­sals, el violinista Jascha Heifetz y el guitarrista Andrés Segovia han contribuido tam­bién al prestigio de su largo historial. Además, han ac­tuado las más fa­mosas luminarias del arte na­cional, de di­versos géneros, como Ig­nacio Cer­van­tes, José White, Ernesto Lecuo­na, Alicia Alon­so y Rita Montaner, entre otros.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

javier nardo dijo:

1

25 de junio de 2015

06:37:25


MUCHAS GRACIAS!!!!!

La Rosa dijo:

2

25 de junio de 2015

08:07:18


Verdad que es una joya de nuestro patrimonio, los habaneros agradecemos su conservación.

LPP dijo:

3

25 de junio de 2015

08:49:05


Es Patrimonio e identidad de nuestra ciudad, gracias por la restauracion y agradeceriamos que se planificara su mantenimiento sistematico para no sufrir, lo que pasa con el Teatro Auditorium Amadeo Roldan que lleva tiempo cerrado y sufriendo deterioro, asi como el Cine Teatro Astral. Inversiones desaprovechadas y no podemos darnos ese lujo. Hay que ayudar a la Economia del pais.

albert dijo:

4

25 de junio de 2015

09:23:56


Una obra extraordinaria. Gracias Eusebio Leal !!!!!!!!!!!!!

SERGIO PEREZ dijo:

5

25 de junio de 2015

09:59:32


belleza