ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
En la Cumbre de Mar del Plata, en el 2005, la Cumbre de los Pueblos fue protagonista en el enterramiento del ALCA. Foto: Archivo

La VIII Cumbre de las Américas, que se celebrará entre 13 y el 14 de abril en Lima, Perú, es la última parada de un polémico mecanismo que aporta poco a la integración regional; pero que, contradictoriamente, sirve para sentar las posiciones del sur frente a las que se buscan imponer desde el norte.

El recorrido de más de dos décadas desde Miami, la cita fundacional en 1994, hasta Lima, muestra las tensiones existentes entre dos proyectos sociales y políticos muy distintos: el panamericanismo estadounidense y la voluntad integracionista de los libertadores al sur del Río Bravo.

El libreto de la cita de Perú, que supuestamente se centraría en la «Gobernabilidad democrática frente a la corrupción», quedó en ridículo ante la renuncia del mandatario anfitrión, Pedro Pablo Kuczynski, producto de un escándalo por negocios turbios con la empresa Odebrecht.

Sin embargo, se mantienen en pie los planes de utilizar la Cumbre para singularizar a determinados países, una de las prácticas comunes desde 1994 hasta hoy.

Pero será mucho más difícil tapar con un dedo la corrupción y la crisis de gobernabilidad en muchos de los países aliados de Washington, que se han prestado para atacar a naciones soberanas como Venezuela.

Al mismo tiempo, crecen los llamados a superar las exclusiones que marcaron las primeras seis citas del bloque –a las que no asistió Cuba por presiones norteamericanas– y permitir la participación venezolana, cuya invitación fue retirada sin el consenso de todos los países miembros.

Perú será también un espacio para el encuentro de los pueblos, cuyas cumbres paralelas son una constante desde la cita de Chile, en 1998.

Allí no se reúne la sociedad civil de los ricos y las ONG pagadas para la subversión, sino los pueblos originarios, las mayorías olvidadas, los luchadores ambientalistas, estudiantes, los campesinos, los defensores de los derechos de los inmigrantes, los que denuncian la tortura, las ejecuciones extrajudiciales, la brutalidad policial, las prácticas racistas, los que reclaman para las mujeres salario igual por trabajo igual, los que exigen reparación por los daños a las compañías transnacionales, entre muchos otros que cuentan con el apoyo de los líderes soberanos y progresistas del continente.

I CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
Fecha: Del 9 al 11 de diciembre de 1994
Sede: Miami, Estados Unidos

El sueño de Washington era crear un solo mercado desde Alaska hasta la Tierra del Fuego con casi mil millones de consumidores a su disposición, así como incontables recursos naturales para explotar.

El ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) nació bajo el auspicio del gobierno de Bill Clinton, quien decidió darle un bautismo con una Cumbre en la que se reunieran todos los jefes de Estado de la región.

El lugar escogido para celebrarla no fue casual. Además de su influencia hispana, Miami era la capital de la subversión contra los gobiernos de izquierda y progresistas de Nuestra América, lo que marcaba una agenda clara hacia la región.

Aunque la Cumbre surgió bajo la sombrilla de la Organización de Estados Americanos (OEA), desde un inicio el segmento de alto nivel guardó cierta independencia.

En la actualidad, la secretaría y la organización de las citas corren a cargo de la OEA, pero el país anfitrión y los países miembros cuentan también con capacidad de decisión para cursar invitaciones y decidir los temas a tratar.

Por presiones de Washington y en medio del contexto de agresiones que se reforzó tras la caída del campo socialista, Cuba no fue invitada a la Cumbre de Miami.

Estados Unidos utilizaría desde entonces todo tipo presiones y manipulaciones para mantener esa excepción.

Sin embargo, el reclamo latinoamericano y caribeño sumaría a la Mayor de las Antillas a este mecanismo en la VII cita en Panamá, en el año 2015.

En la mesa de Miami, junto a Clinton se sentaron Carlos Menem, Ernesto Zedillo, Eduardo Frei y Alberto Fujimori, entre otros. Era la época de auge del neoliberalismo, pero las risas y las felicitaciones durarían poco.

II CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
Fecha: 18 y 19 de abril de 1998
Sede: Santiago de Chile, Chile

Aunque Chile sirvió para dar continuidad a los temas tratados en Miami, las ideas del libre flujo de mercancías entre el norte y el sur del continente empezaban a causar algunas preocupaciones.

El neoliberalismo, implantado a sangre y fuego en América Latina, estaba lejos de «derramar riquezas» como había prometido, y sus efectos se hacían sentir con fuerza entre las mayorías trabajadoras.

Aún así, se dio continuidad a la puesta en marcha del ALCA y se iniciaron las negociaciones formales para su conformación. Clinton prometió incluso que utilizaría una «vía rápida» para aprobar cualquier acuerdo de libre mercado con América Latina.

En la cita de Chile comenzó a cuestionarse la ausencia de Cuba, especialmente desde los países caribeños.  El primer ministro de Barbados, Owen Arthur, expresó que la de Santiago debía ser la última Cumbre de las Américas sin la participación de la Mayor de las Antillas.

Chile también vio el nacimiento de las Cumbres de los Pueblos, una alternativa al segmento de alto nivel para tratar los temas que realmente preocupaban a la región.

III CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
Fecha: Del 20 al 22 de abril del 2001
Sede: Quebec, Canadá

En Quebec comienza a hacer aguas por todas partes la visión neoliberal impulsada desde Estados Unidos. Las continuas crisis económicas y el consecuente descontento popular recorrían todo el continente y el ánimo de celebración comenzó a decaer.

Un mando medio del Ejército venezolano, Hugo Chávez, había sido electo presidente de Venezuela y no escondía al mundo su plan de transformar el país y recuperar los recursos naturales a favor del pueblo.

El proyecto bolivariano marcaría la arrancada de uno de los procesos de transformaciones sociales más profundos que ha vivido América Latina y el Caribe. Comenzaba el fin de la «larga noche neoliberal», como le llamaría luego el ecuatoriano Rafael Correa.

En la III Cumbre de las Américas, sin embargo, Estados Unidos mantuvo su idea de implementar el ALCA para el 2005.

Al mismo tiempo, la cita dio paso a la futura creación de un instrumento que hoy es fuente de manipulaciones y ataques selectivos: la Carta Democrática Interamericana.

Desde Cuba, Fidel lanzaría una advertencia premonitoria sobre la Cumbre de Quebec: «Los pueblos de América Latina y el Caribe pueden ser devorados, pero no digeridos; escaparán más tarde o más temprano del vientre de la ballena».

Canadá también pasó a la historia por el alto grado de movilización de todos los sectores de la sociedad civil y por la brutal represión policial. Por lo menos 435 personas fueron detenidas y más de un centenar resultaron heridas en el curso de dos días de marchas, manifestaciones y enfrentamientos que implicaron a unas 60 000 personas.

IV CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
Fecha: 4 y 5 de noviembre del 2005
Sede: Mar del Plata, Argentina

Si Miami quería darle vida al ALCA, la IV Cumbre de las Américas en Mar del Plata, Argentina, fue su entierro oficial.

La cita tuvo el protagonismo indiscutible de Chávez y el presidente anfitrión, Néstor Kirchner, cuyo país apenas comenzaba a salir de la bancarrota en que había quedado tras la debacle neoliberal.

Los triunfos de nuevas fuerzas políticas de izquierda en países como Brasil, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Uruguay transformaron radicalmente el balance de fuerzas en la región, que empezó a buscar alternativas de integración propias.

De ese espíritu saldrían la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), Petrocaribe, Unasur y finalmente el más anhelado de todos, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

La mayoría de los países asistentes cerró filas frente a Washington y señalaron las asimetrías entre ambas regiones para la firma de un acuerdo de libre comercio.

Por primera vez en las citas prevalecía la voluntad latinoamericana y caribeña. El presidente estadounidense, George W. Bush, fue incapaz de esconder su sorpresa ante la posición de los países asistentes.

Aunque el tema estuvo presente desde la primera cita en Miami, fue Mar del Plata el momento en que se empezó a sentir con mayor fuerza el reclamo de la presencia de la Cuba. Allí se dejó claro que cualquier cita hemisférica estaría incompleta sin la presencia de la Mayor de las Antillas.

La III Cumbre de los Pueblos de América, que incluyó la participación de unas 500 organizaciones civiles, entre ellas una representación de Cuba, concluyó entretanto con un fuerte pronunciamiento contra el ALCA y propuestas alternativas a esta iniciativa, impulsada por Estados Unidos.

En el acto final de la reunión de los pueblos, Chávez pronunció su histórica sentencia: «ALCA, ALCA, al carajo».

V CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
Fecha: Del 17 al 19 de abril del 2009
Sede: Puerto España, Trinidad y Tobago

Este fue el estreno del presidente Barack Obama en tierras latinoamericanas y caribeñas. Su campaña por el cambio generaba expectativas sobre una relación distinta con los vecinos.

El tema Cuba fue uno de los centros del debate. Se exigió con fuerza el levantamiento del bloqueo y varios mandatarios reclamaron en sus discursos la presencia cubana.

«A esta cumbre me niego a llamarle Cumbre de las Américas. Hay dos grandes ausentes: Cuba y Puerto Rico», dijo en su intervención el nicaragüense Daniel Ortega.

Los presidentes de Argentina, Brasil, Venezuela, Bolivia y Nicaragua dejaron ver lo absurdo de la política de aislamiento practicada por los diversos gobiernos norteamericanos contra La Habana.

Chavez entregó al presidente Obama, en la Cumbre de Trinidad y Tobago, una copia de Las venas abiertas de América Latina, el libro del uruguayo Eduardo Galeano que retrata la explotación a la que fue sometida la región por parte de Europa y los propios estadounidenses. Foto: AFP

En Trinidad y Tobago también se dio el conocido encuentro entre Chávez y Obama, en el que el líder bolivariano le dijo en inglés: «quiero ser tu amigo».  Luego, antes de empezar la reunión entre Estados Unidos y Unasur, el presidente venezolano se levantó y le entregó en sus manos a Obama una copia de Las venas abiertas de América Latina, el libro del uruguayo Eduardo Galeano que retrata la explotación a la que fue sometida la región por parte de Europa y los propios estadounidenses.

«Durante mi gobierno EE. UU. se relacionará con América Latina a través de la cooperación y el respeto, pero para ello, es necesario pasar las páginas de la historia a fin de poder avanzar hacia un futuro de prosperidad», dijo el presidente estadounidense en una retórica que mantendría a lo largo de su mandato, al tiempo que su gobierno trabajaba para destruir cuanto movimiento progresista o de izquierda encontrara en su camino.

VI CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
Fecha: 14 y 15 de abril del 2012
Sede: Cartagena de Indias, Colombia

La posición de Estados Unidos de mantener la exclusión de Cuba de la Cumbre amenazó con dinamitar el mecanismo creado por Washington.

La no asistencia de los presidentes de Ecuador, Venezuela y Nicaragua marcó la cita y puso de manifiesto su incierto futuro si se persistía en dejar de cursar una invitación a La Habana.

En Cartagena de Indias quedó bien en claro el aislamiento de Estados Unidos en su política hostil y se reiteró que dejar fuera a la Mayor de las Antillas era un error histórico que debía corregirse cuanto antes.

Venezuela, Nicaragua y Bolivia plantearon que no asistirían a otra cita hemisférica sin Cuba y recibieron el apoyo de Brasil, Argentina y Uruguay, igual postura asumió la Comunidad del Caribe.

VII CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
Fecha: 10 y 11 de abril del 2015
Sede: Ciudad de Panamá, Panamá

En Panamá se cumple por fin el reclamo unánime de la región de incorporar a Cuba a las citas hemisféricas.

Aunque se intentó vender la idea de que Washington hacía una «concesión» a La Habana, lo cierto es que la presencia de Cuba fue un derecho conquistado por los países de la región que no dejaron de reivindicar su adhesión y que incluso amenazaron con dejar de asistir a las Cumbres si se mantenía la exclusión.

Cumpliendo una reivindicación latinoamericana y caribeña, Cuba asistió a la VIII Cumbre representada por su liderazgo histórico. Foto: Estudios Revolución

En la VII Cumbre de las Américas se escuchó la voz del liderazgo histórico de la Revolución, el mismo que había resistido las agresiones norteamericanas desde el 1ro. de Enero de 1959. El General de Ejército Raúl Castro Ruz fue recibido con fuertes aplausos al entrar en el hemiciclo.

Su posterior encuentro personal con el presidente Barack Obama marcó un nuevo paso de avance entre los dos países tras los anuncios del 17 de diciembre del 2014, respecto a la voluntad de Washington y La Habana de avanzar en el proceso hacia la normalización de sus relaciones.

VIII CUMBRE DE LAS AMÉRICAS
Fecha: 13 y 14 de abril del 2018
Sede: Lima, Perú

La próxima edición de las Cumbres de las Américas estará marcada por la presencia del nuevo mandatario norteamericano, Donald Trump, y los conflictos latentes que mantiene su administración con varios países latinoamericanos.

Su campaña electoral en el 2016 estuvo signada por una retórica antilatinoamericana y antinmigrante. Calificó a los mexicanos de «asesinos y violadores» y prometió que ese país pagaría por la construcción de un gigantesco muro fronterizo.

Desde su llegada a la Casa Blanca las cosas no han mejorado. Una de sus primeras acciones fue ordenar la revisión de la política hacia Cuba, la cual anunció en junio del 2017 en la ciudad de Miami, rodeado por la ultraderecha anticubana.

Entre otros aspectos, Trump ordenó el reforzamiento del bloqueo y tomó medidas para hacer más difíciles los viajes entre los dos países.

En la mira de Washington también está la República Bolivariana de Venezuela. Si bien el presidente actual heredó de la anterior administración una política hostil hacia Caracas, que fue calificada por Obama como una amenaza a la seguridad de Estados Unidos, Trump escaló las tensiones al no descartar el uso de la fuerza contra la nación bolivariana. Washington aplica, además, una batería de sanciones que se suman al boicot económico de la derecha e impactan negativamente en la población del país sudamericano.

Otro de sus escándalos recientes fue llamar «países de mierda» a un grupo de naciones africanas y latinoamericanas, lo que causó indignación mundial.

Medidas proteccionistas anunciadas este año por el mandatario también pueden suponer un punto de fricción con países tradicionalmente aliados que se verían seriamente dañados si Washington cambia las reglas del juego en el comercio bilateral.

El balance de fuerzas en América Latina y el Caribe, sin embargo, no es el mismo que en Cumbres anteriores. La derecha regional, tradicionalmente plegada a los intereses norteamericanos, logró imponer su desestabilizadora hegemonía en países claves y su voz no debe escucharse con la misma fuerza en Lima.

La pregunta que se abre ante la cita de Perú es si la región logrará mostrar un frente unido ante las agresiones estadounidenses, las mismas que afectan a millones de latinoamericanos y caribeños, o volverá a cometer los mismos errores del pasado.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

TBP dijo:

6

6 de abril de 2018

14:38:06


Excelente articulo, importante para la historia y conocimiento de todo nuestro pueblo. gracias

Miguel Angel dijo:

7

8 de abril de 2018

18:07:35


Magnífico trabajo del autor. Sin lugar a dudas el camino ha sido tortuoso, el imperio a través de sus diabólicos y perversos mecanismos de coacción y chantaje político y económico ha intentado mantener el dominio y la subordinación de nuestras naciones, pero el panorama ha evolucionado hacia la independencia y soberanía de los pueblos de América. Por la exigencia y la presión de la mayoría de los países Cuba se ganó por derecho propio su asistencia a la VII Cumbre, con excelentes resultados ya expresados. Estoy de acuerdo con el autor en cuanto al balance de las fuerzas en la actualidad, pero considero que existe mucha honra y dignidad en muchos de los gobernantes que nos representarán para no permitir retrocesos en lo alcanzado hasta la actualidad. El sr dt tiene que estar preparado para escuchar muchas verdades y denuncias sobre la innoble y pérfida conducta del imperio contra nuestras naciones, las que posiblemente jamás recibió directamente de sus interlocutores a través de la cadena de huecesillos de su sistema auditivo hasta el purulento cerebro. Soy optimista en relación a los resultados de esta Cumbre y pienso que serán positivos para Nuestra América, a pesar de las inmensas presiones del imperio, de los lacayos y pusilánimes que se coloquen en bochornosa posición de genuflexión. Pero siempre habrá líderes que llevan consigo todo el decoro de que carecen estos miserables. Gracias por publicar mi opinión.

Jose Antonio Izquierdo dijo:

8

9 de abril de 2018

21:05:37


Alca, Alca, Al carajo!