ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner

LIMA.–Los debates de la Cumbre de los Pueblos, que sesiona en Lima desde el pasado día 10 de abril, reafirman la necesidad de construir la unidad entre los pueblos de América Latina y el Caribe como única vía posible para hacer frente a las agresiones externas y los proyectos subversivos de la derecha.

Durante los últimos días se llevaron a cabo tres foros plenarios para debatir la situación en Perú, el contexto de América Latina y la pertinencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) en el escenario regional.

«Las preguntas fundamentales de los oradores han estado en torno a qué hacer», dijo a Granma el politólogo y analista cubano, Enrique Ubieta. «Todo el mundo resaltó la necesidad de la unidad».

De acuerdo con Ubieta, las reflexiones en torno a este tema no solo estuvieron dirigidas a lo interno de los países, sino a tener una «mirada más abarcadora» hacia lo que sucede en el mundo.

«Esa es la única manera de defendernos», refirió el analista cubano, quien resaltó el aporte al debate de personalidades como el filósofo argentino Atilio Borón, el historiador venezolano Luis Britto y el excanciller ecuatoriano Ricardo Patiño.

En diálogo con la prensa cubana, Borón abordó el contexto que vive la región con el retroceso de algunas fuerzas de izquierda.

Al respecto, aseguró que no se puede hablar de un descalabro total y todavía existen oportunidades y procesos interesantes en países como Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua.

«Los países en los que gobierna la derecha igual tienen enormes problemas», añadió y mencionó los casos específicos de Argentina, con una inflación galopante y una economía que no acaba de despegar, y Brasil, donde el gobernante Michel Temer solo cuenta con 3 % de aprobación.

Entre los temas constantes en la Cumbre estuvo la solidaridad con Cuba y Venezuela, así como la exigencia del fin de la persecución política contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

El poeta e intelectual peruano Hildebrando Pérez destacó a la prensa cubana que lo más trascendente de esta Cumbre será la «calidad de las exposiciones y el alto nivel del pensamiento de los oradores».

«Nos ponen en nuestra agenda de trabajo tareas imprescindibles sobre todo en la búsqueda de la unidad para enfrentar al imperio», dijo.

Un invitado especial en la jornada de este viernes de la Cumbre de los Pueblos fue Martín Bazurco, director general del Departamento de Relaciones Multilaterales de la Cancillería boliviana, quien fue el representante de su país al diálogo de la sociedad civil con los representantes de los gobiernos asistentes a la VIII Cumbre de las Américas efectuado el jueves en Lima.

Fue en ese espacio que se dio la firme protesta contra la presencia de mercenario que concluyó con los organizadores de la OEA abandonando la sala.
Bazurco pidió la palabra y su intervención se centró en denunciar la exclusión de Venezuela de la Cumbre y la presencia de personas sin legitimidad para formar parte del encuentro.

«El diálogo era importante pero se distorsionó en el momento que se convirtió en una palestra para personas que no representan a nadie más que a los intereses del imperio», dijo en diálogo con periodistas cubanos.

«En esas condiciones, sin interlocutores legítimos, sabiendo que se permitía agredir la dignidad de nuestros pueblos, no podría haber un diálogo y no lo hubo», añadió.

Para Bazurco, la reacción de la sociedad civil cubana y venezolana fue «digna»,  pues impidieron que se llevara a cabo “el circo que se pretendía hacer”.

«Tuvieron que salir con la cabeza gacha con una especie de mímica y diálogo fingido», precisó.

«Por eso es importante estar aquí, en la Cumbre de los Pueblos, porque recuperamos ese espacio de diálogo, entre la verdadera sociedad civil», dijo.

«Aquí está nuestra gente, aquí están nuestros sindicatos, organizaciones de mujeres, trabajadores, campesinos, indígenas. que son quienes tienen que alzar su voz».

El diplomático boliviano contó que cursó estudios en Cuba entre 1991 y 1998. «Al igual que miles de jóvenes latinoamericanos, me formé en Cuba, que es más que educarse, es formarse como hombre y como revolucionario».

Bazurco abogó por una diplomacia de los pueblos. «Es necesario que la integración no sea solo entre gobiernos y líderes, sino que se construya desde abajo, a través del hermanamiento de los latinoamericanos y caribeños, que tenemos un pasado y un futuro común».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.