ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
Las fotos de Lima muestran un aeropuerto repleto que explota en aplausos con la llegada de Fidel. Pero hay preguntas que las imágenes no pueden responder: ¿quiénes eran esas personas? ¿Qué pensaban? ¿Por qué fueron hasta allí? Foto: Jorge Oller

LIMA.– Una pequeña marca en la esquina izquierda indica las fotos que fueron sugeridas para la edición del día y las que permanecieron sin publicar. Solo los buenos fotógrafos se tomaban el trabajo de identificarlas en medio de la presión del cierre. Jorge Oller era y es de los mejores.

Fue él quien acompañó al Comandante en Jefe durante su gira por Chile en 1971 y la breve parada que hizo en Perú el 4 de diciembre de ese año para encontrarse con el General Juan Velasco Alvarado, una esperanza progresista en una América Latina tomada por la derecha.

Fidel llegó a Perú el 4 de diciembre de 1971, en una escala de su viaje de regreso de una gira por Chile. Foto: Jorge Oller

Las tiras de negativos que revisamos fueron guardadas hace casi medio siglo en cajas de madera y sobres de papel blanco, cuya acidez deteriora las imágenes. El daño, multiplicado por la humedad, se inicia casi siempre en los bordes y se va extendiendo hacia el centro, hasta que al final solo queda un celuloide transparente sin información ni valor alguno.

Por suerte, o mejor, por el arte de quienes se dedican a cuidar los más de tres millones de fotos del archivo de Granma, las instantáneas de Oller no tienen mayores problemas y el proceso de digitalización se encarga de frenar el deterioro por completo.

Cientos de peruanos fueron a recibir a Fidel en el aeropuerto de Lima. Foto: Jorge Oller

Las fotos de Lima muestran un aeropuerto repleto que explota en aplausos con la llegada de Fidel. Pero hay preguntas que las imágenes no pueden responder: ¿quiénes eran esas personas? ¿Qué pensaban? ¿Por qué fueron hasta allí?

Pocas veces tiene uno la oportunidad de conversar con una foto. Sin embargo, Gustavo Espinoza nos ofrece esa posibilidad. Él fue uno de los cientos de peruanos que esperaron al líder de la Revolución Cubana en la escalerilla del avión.

«Era la primera vez que Fidel venía al Perú, sabíamos que iba a estar muy poco tiempo, porque venía de paso desde Chile», recuerda. «Nosotros estábamos desarrollando el Segundo Congreso Nacional de Trabajadores de Perú e interrumpimos todo para llevar a los delegados hasta el aeropuerto».

Velasco Alvarado restableció las relaciones con Cuba el 8 de julio de 1972. Foto: Jorge Oller

En total, asegura a este diario, se desplazaron unas 400 personas con decenas de carteles sobre Fidel, Velasco, la Revolución y las relaciones entre Cuba y Perú, los mismos que se ven en las fotos de Oller.
Espinoza, que por entonces era el secretario general de la Confederación General de Trabajadores del Perú, tuvo la oportunidad de ver a Fidel tras su encuentro de casi cuatro horas con Velasco Alvarado.

«Fidel dijo que estaba muy contento de estar en el Perú, que era un gran honor venir a la Patria de José Carlos Mariátegui. Contó que fue a Chile a ver a Salvador Allende en una gira para alimentar la esperanza de los pueblos y dijo también que la Revolución Cubana veía con gran simpatía el proceso peruano», recuerda Espinoza.

Fidel conversó durante casi cuatro horas con el presidente Juan Velasco Alvarado (izquierda). El ministro de la Aeronáutica, teniente general Rolando Gilardi Rodríguez (derecha), también fue a recibir al Comandante en Jefe, y el canciller general Edgardo Mercado Jarrín, en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, el 4 de diciembre de 1971. Foto: Jorge Oller

Aún hoy no se sabe con exactitud qué conversaron Fidel y Velasco Alvarado, pero quedó clara la afinidad que existía entre ellos a pesar de sus evidentes diferencias.

Pocos meses después de la visita de Fidel, en julio de 1972, Alvarado restablece las relaciones con Cuba en contra de las indicaciones de Washington, que al igual que ahora se basaban en aislar a la Mayor de las Antillas por todos los métodos posibles.

«Ambos tenían voluntad revolucionaria, aunque con ópticas distintas de lo que era la revolución», considera Espinoza. «Para Velasco, la revolución no era equivalente al socialismo en el sentido que Fidel le daba al socialismo».

Sin embargo, el veterano dirigente sindical no duda de la auténtica voluntad revolucionaria de Velasco Alvarado. «Era un hombre profundamente solidario e identificado con los intereses del pueblo. Sentía en carne propia las angustias, el sufrimiento y las inquietudes de los de abajo. Era un hombre de abajo».

A pesar de las transformaciones sociales que emprendió, o quizá por eso mismo, algunos buscan cerrar el capítulo de Velasco Alvarado en Perú al catalogar su mandato como una dictadura.

La mayoría de los carteles que recibieron a Fidel fueron confeccionados en el Segundo Congreso Nacional de los Trabajadores de Perú. Foto: Jorge Oller

Curiosamente, lo mismo sucedió con Allende en Chile y con los sandinistas después de su triunfo en julio de 1979 frente a la dictadura de Somoza. No fue muy distinto tampoco el tratamiento hacia Venezuela y la ola progresista y de izquierda latinoamericana que sobrevino desde principios del siglo XXI.

«Hay dos opiniones en este país: hay quienes dicen que el gobierno de Velasco fue una dictadura y hay quienes dicen que fue el gobierno más democrático que hubo en el país», señala Espinoza. «Nosotros sostenemos que fue el más democrático porque hizo transformaciones de corte democrático y antimperialista».

Por el contrario, añade,  hubo «demasiadas concesiones a la clase dominante, de tal manera que pudo recomponerse y dar el golpe que finalmente dio al traste con el proceso».

Viendo las fotos de Oller, nos percatamos de que el avión de Fidel en 1971 aterrizó en la misma pista que la delegación cubana a los foros paralelos de la VIII Cumbre de las Américas y la Cumbre de los Pueblos, que se llevarán a cabo en Lima esta semana.

Se trata de una sección contigua al aeropuerto Jorge Chávez, de la capital peruana, que se utiliza para actividades de Estado o cuestiones de seguridad.

El simbolismo trasciende la casualidad. Fidel también es delegado a esta Cumbre. Solo que llegó 47 años antes para abrir el camino.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

6

11 de abril de 2018

08:43:17


Recuerdo perfectamente la breve visita. Considero a Velasco Alvarado como revolucionario, tomó medidas a favor del pueblo, restablece las relaciones con Cuba a pesar de la negativa de los yanquis, quizás en este momento firmó su sentencia por parte del imperio.

René Espín dijo:

7

12 de abril de 2018

10:20:46


El simbolismo es una columna fundamental de la memoria histórica de los pueblos.