ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Muchos son los consejos que ayudarían a hacer de este verano una etapa más feliz, pero estos son de los más importantes. Foto: Juvenal Balán

En este «eterno verano» que es Cuba, ya marca la diferencia su etapa estival, cuando llegan las deseadas vacaciones y la familia se apresta al disfrute y el descanso para, como decimos jocosamente, «cargar las pilas».

Mas, para que este tiempo pueda ser realmente aprovechado y renovemos las energías sin obstáculos, valdría tener en cuenta algunos consejos que ayudan a que el verano sea también un tiempo saludable.

BEBA ABUNDANTES LÍQUIDOS

Debemos prestar atención y tener cuidado con el calor y las altas temperaturas de estos días, particularmente si se realiza alguna actividad física, se ejercita o incluso si se camina grandes distancias.

Nada como el agua fresca, es la máxima de los especialistas. En ese sentido, recomiendan beber abundante líquido, incluso aunque no se tenga sed, pues constituye una práctica fundamental para hidratar a nuestro organismo, algo que en estos meses es más que necesario.

La sed aparece cuando las pérdidas de líquidos corresponden a una disminución del 3 % del peso corporal o más, por lo cual se recomienda no esperar a tener sed o sensación de boca seca para tomar agua, que es un llamado de atención tardío del cuerpo.

Asimismo, evitar en exceso los refrescos azucarados con gas y las bebidas con alcohol y cafeína. De igual modo es aconsejable consumir alimentos frescos como ensaladas, ideales pues aportan también agua al organismo, y evitar las comidas desmedidas.

En este tiempo muévase también, continúe practicando ejercicio físico regularmente. No obstante, debe siempre evitar los momentos más críticos del día. Es mejor hacerlo por la mañana, de siete a nueve, o por la tarde-noche, entre las ocho y las diez. Y con el agua a la mano, para hidratarse.

PROTÉJASE DEL SOL

Si está fuera de casa intente caminar bajo los árboles, resguardarse bajo una sombrilla o en lugares donde haya sombra. Debe protegerse del sol durante todo el año, pero en verano más aún, cuando se vuelven frecuentes los llamados baños de sol en playas y piscinas.

No son pocas las personas que han experimentado las dolorosas quemaduras solares, buscando ese bronceado a la moda, cuya incomodidad y dolor ­debieran bastar para prometernos a nosotros mismos no «tomar el sol» sin protección jamás.

Tanto estos baños como la tendencia a los tatuajes solares, son prácticas totalmente desaconsejadas por la comunidad médica, pues la exposición prolongada al sol sin protegernos provoca daños en la piel que se acumulan día a día.

Sucede que, si bien el Sol es imprescindible para la vida en la Tierra, necesario para la síntesis de la vitamina D y ofrece sensación de bienestar, también emite un espectro de radiaciones electromagnéticas, donde se incluye la ultravioleta, que pueden ser perjudiciales a la piel del ser humano. Estas radiaciones en exceso pueden producir quemaduras solares, fotoenvejecimiento, cáncer de piel y un grupo de otras enfermedades fotoagravadas o fotoinducidas por la radiación ultravioleta.

En ese sentido, los especialistas apuntan que debe evitarse la exposición al sol entre las diez de la mañana y las cinco de la tarde, y se aconseja caminar bajo la sombra, ya que los árboles son una barrera natural contra la radiación ultravioleta que pueden llegar a protegernos hasta en un 60 y un 70 % de la misma.

Asimismo, es recomendable usar sombreros de ala ancha, gorras, sombrillas, gafas oscuras, de preferencia con filtro de protección solar. Las ropas deben cubrirnos, pues mientras más cerrada sea la trama de la tela más nos protege contra la radiación.

También se sugiere la aplicación de los protectores solares. Su uso tiene que ser diario, aunque el día esté nublado, porque la radiación ultravioleta llega; el filtro de protección solar debe ser mayor o igual a 30; hay que aplicarlo media hora antes de salir a exponerse al sol, y se debe reaplicar al menos cada tres horas, sobre todo si se está expuesto durante todo el tiempo a la luz solar. Del mismo modo si la piel se humedece o nos estamos dando un baño de playa, río o piscina; aconsejan los expertos.

EVITE INTOXICACIONES­­ ALIMENTARIAS

Si bien respetar las medidas higiénico-sanitarias es fundamental todo el año, en estos meses cobra vital importancia, sobre todo para la prevención de las enfermedades transmitidas por los alimentos (ETA), pues el calor es ideal para que muchos microorganismos se desarrollen con mayor facilidad en nuestras comidas.

Debemos ser conscientes sobre el papel de una correcta manipulación de los alimentos, principalmente en este periodo estival, donde aumenta el flujo de personas viajando, en actividades recreativas y la tendencia a consumir productos en la calle.

Tenga en cuenta que la lista de las dolencias que los alimentos contaminados por bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas pueden causar­ –desde las diarreas hasta el cáncer– asciende a más de 200 padecimientos. Algunas de las comúnmente reconocidas son las ocasionadas por las bacterias Salmonella y la Escherichiacoli.

Puede pasar que al ingerir un alimento contaminado aparezcan síntomas como diarreas, vómitos, dolor de cabeza y fiebre entre otros signos de alarma. En ese caso se recomienda acudir de inmediato a un servicio de salud.

Usted  tiene el derecho de elegir no consumir un alimento en determinado establecimiento, si observa que no cumple con las normas higiénicas correctas. Pero también el deber de observar antes de consumirlo si están manipulando el producto con las manos sin guantes o pinzas; si no es adecuada la presencia de quien los expende y si los alimentos están destapados y al sol.

Es importante conocer que los que contienen huevos tienen mayor posibilidad de descomponerse más rápido, del mismo modo que aquellos elaborados con tomate se acidifican con mayor rapidez.

Pero para evitarnos el mal rato que puede ocasionarnos una intoxicación alimentaria, basta respetar las cinco claves que recomienda la Organización Mundial de la Salud: mantener la limpieza de las manos, de los alimentos, del lugar de preparación y de los utensilios de cocina; separar los alimentos crudos de los cocinados; cocinarlos ­completamente, al menos 70 °C; conservarlos a temperaturas seguras y utilizar agua y materias primas inocuas.

DIVIÉRTASE, CON PRECAUCIÓN

Precaución es una de esas palabras que más presentes debemos tener en estos meses, en aras de unas vacaciones felices.

Particular importancia le confieren los expertos a la prevención del ahogamiento y sumersión accidentales, un tipo de evento que tiene en Cuba especial seguimiento, por sus características geográficas. Estamos rodeados de agua y el desarrollo de actividades acuáticas de carácter deportivo, laboral y recreativo es muy frecuente.

Las visitas a playas y piscinas en este tiempo se incrementan, de ahí el llamado de las autoridades de salud a que las familias adopten la mejor estrategia para la prevención, que es la supervisión y vigilancia de los menores.

Aunque es un consejo para todos los miembros de la familia, pues incluye evitar los saltos de cabeza, que causan más del 70 % de todas las lesiones medulares relacionadas con actividades recreativas, y no nadar bajo los efectos del alcohol u otro tipo de sustancias.

Igual de relevante es el llamado a una movilidad segura, y ser respetuosos de las leyes del tránsito, tanto al caminar como al conducir por la vía. Póngase límites y aleje las bebidas alcohólicas si está al mando del timón.

Muchos son los consejos que ayudarían a hacer de este verano una etapa más feliz, pero estos son de los más importantes. Aunque a esa lista podemos agregar, para bien, ocuparnos de nosotros mismos, leer un libro, hacer amistades y pasar tiempo con nuestros seres queridos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.