ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Hay viejos problemas que todavía afectan a los niños más desfavorecidos del mundo, señaló el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, en el informe Estado Mundial de la Infancia, 2015: Reimaginar el futuro. Innovación para todos los niños y niñas, un documento que pone de relieve que el costo de las aún existentes, y muchas veces crecientes desigualdades, lo pagan de manera más inmediata, y más trágica los propios niños. «Sin embargo, las consecuencias a largo plazo afectan a las generaciones venideras, y socavan la fuerza de sus sociedades».

«El 20% de los niños más pobres del mundo tienen alrededor del doble de probabilidades que el 20% de los más ricos de sufrir retraso en el crecimiento debido a la mala alimentación, y de morir antes de su quinto cumpleaños. Los niños de las zonas rurales sufren una desventaja similar en comparación con los que viven en las zonas urbanas», sostiene el informe de Unicef.

El hambre, los conflictos bélicos, y las enfermedades infecciosas, son los tres peligros fundamentales a los que se expone la infancia hoy en el planeta; y estas últimas cobran la vida de miles de niños cada año por causas perfectamente prevenibles.

«En Cuba, el comportamiento de las enfermedades infecciosas, debería ser motivo de regocijo para las familias », señaló a la prensa la doctora Berta Lidia Castro Pacheco, profesora consultante del Hospital Pediátrico Juan Manuel Márquez, y Jefa del Grupo Nacional de Pediatría, para quien gracias a la prioridad que el Estado cubano ha dado a la salud pública como un derecho de cada ciudadano, «hoy tenemos la fortaleza de que las enfermedades infecciosas de la infancia tienen una gran barrera», dijo.

En ese sentido, la especialista mencionó que la mortalidad por enfermedades infecciosas en niñas y niños disminuyó considerablemente, si bien la morbilidad por esta causa se mantiene, y en este resultado ha tenido un impacto considerablela protección del niño mediante el esquema de vacunación nacional con un 100% de cobertura; el cual dispone de 11 vacunas contra 13 enfermedades, ocho de las cuales son cubanas.

Pero, ¿cómo puede prevenir la familia las infecciones que afectan a nuestros niños y que se adquieren en la comunidad? ¿Conoce los principales signos de alarma para acudir al médico oportunamente y disminuir los riesgos?, reflexionó.

De acuerdo con la doctora Castro Pacheco, las enfermedades infecciosas más frecuentes en nuestro país en niñas y niños, sobre todo en los más pequeños, son las enfermedades respiratorias, las diarreicas, las infecciones del tracto urinario, y las de la piel y partes blandas (abscesos, forúnculos, impétigos, artritis, sinovitis, entre otras).

La mayoría son de causa viral, con una evolución favorable, lo cual conlleva a que por lo general no lleven en su tratamiento antibióticos, sostuvo la experta, quien insistió al respecto en que «el único que puede determinarlo es el médico, por lo cual los padres no deben automedicar a sus hijos».

Entre las principales señales de alerta a tenerse en cuenta, la doctora Castro Pacheco mencionó el curso de la fiebre, uno de los síntomas más frecuentes. Hay que observar si es mantenida, si cuesta trabajo bajarla; y debe ser motivo de acudir al médico. «No debe subestimarse, porque lo que sí es cierto es que una enfermedad infecciosa viral puede preparar el terreno para que una enfermedad infecciosa bacteriana grave se añada al cuadro infeccioso anterior», explicó.

Del mismo modo, alertó la pediatra, debe velarse si la fiebre se acompaña de otros síntomas como decaimiento, irritabilidad, respiración muy frecuente, trabajosa, o agitación; si el niño se niega a beber o comer, tiene vómitos, quejidos, somnolencia, o si pierde la actividad normal de juego. «Los síntomas iniciales de una infección pueden ser sutiles y poco precisos, sobre todo cuanto más pequeño es el niño, por lo que es vital acudir a los servicios de salud».

Con respecto a los niños que padecen de una enfermedad crónica, ya sea malnutrición, un trastorno de la inmunidad identificado, malformaciones como la cardiopatía, entre otras, la doctora refirió quedeben tener un seguimiento con mayor rigor, porque pudiesen complicarse con mayor facilidad.

«Las familias deben tener presente que el elemento fundamentalque es la profilaxis, evitar que ocurra una infección. Para ello, hay que tener al niño con su sistema de vacunación completo, y alimentado con lactancia materna exclusiva hasta los seis meses u complementaria hasta los dos años. No solo es una fuente ideal de nutrientes, y protege de las infecciones al pasarle los anticuerpos de la madre al niño, sino que mejora la respuesta a la vacunación, y reduce el riesgo de mortalidad neonatal», destacó la experta.

Otras medidas esenciales tienen que ver con mantener a los pequeños en un ambiente protegido y seguro, y saber que «los diez enemigos del niño para adquirir enfermedades son los diez dedos de las manos de quien lo manipula, ya sean los familiares o cuidadores», por lo cual un elemento que protege al niño o niña contra todas las enfermedades infecciosases el lavado de manos.

Sobre las enfermedades de transmisión digestiva, como las diarreas, la especialista citó además, entre las medidas preventivas, el hervir y clorar el agua, así como brindarle al niño alimentos que sean inocuos, elaborados y conservados de una forma adecuada; mientras que respecto a las respiratorias dijo vuelve a ser esencial el lavado de manos, y que los personas enfermas del tracto respiratoriono manipulen o permanezcan cerca de los menores.

Asimismo, la experta alertó sobre «lo que puede parecer exagerado pero no lo es, pues muchas veceslas manifestaciones de cariño hacia los pequeños incluyen besos en la cara, las manos o la boca, y esa es una vía de transmisión de enfermedades».

También insistió en que todos los objetos de uso personal del niño, como cucharas y vasos, deben ser de uso exclusivo, y los pequeños, sobre todo los lactantes, deben permanecer en ambientes sin hacinamiento ni grandes conglomerados de personas.

La doctora Castro Pacheco añadió que en el caso de las infecciones del tracto urinario, están relacionadas con la higiene de los genitales, tanto en el varón, al que se le debe retirar el prepucio para lavarlo bien durante el aseo; como en la niña, a la que se le deben limpiar los genitales de delante hacia atrás y nunca bañarlas sentadas en pocetas o palanganas. Del mismo modo, no es aconsejable dejarles puestos los culeros desechables demasiado tiempo y la ropa debe estar limpia.

«Cuando los padres o cuidadores se percaten de que el niño tiene una lesión en la piel, recuerden que es este órgano la primera gran barrera que defiende al organismo de las infecciones», refirió sobre las infecciones de la piel y partes blandas, e insistió en que la familia tenga en cuenta que arañazos, cortaduras, picadas, pequeñas heridas, pueden ser también la puerta de entrada de microorganismos que causen al niño una enfermedad infecciosa.

«Las enfermedades infecciosas son tiempo dependientes: cuanto más rápido se detecten y diagnostiquen, disminuyen las posibilidades de complicaciones», manifestó la especialista.

Se trata de que, sin que medien actitudes sobrevaloradas, los padres, familiares y cuidadores estén atentosa estas manifestaciones, pues la mejor manera de prevenir es estar pendientes. Nadie como la familia conoce a sus niños, y puede identificar a tiempo cuando hay cambios en su conducta, consultar entonces nuevamente al profesional, y garantizar así una correcta evolución de la enfermedad diagnosticada.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

1

10 de abril de 2017

03:50:50


Si se promueve la asimilación de estos ineludibles temas, se puede lograr, con intervenciones simples y a nuestro alcance, un impacto mayor, en la reducción de la mortalidad y la morbilidad por enfermedades infecciosas en la población infantil y en general. El riesgo es mucho más elevado en el primer mes de vida, siendo la mayoría de las muertes neonatales debidas a partos prematuros e infecciones. Ha de enfatizarse en los cuidados higiénicos de la piel y el cordón umbilical, y la lactancia exclusivamente materna. Entre el mes y los cinco años, es posible reducir la neumonía y la diarrea, entre otras enfermedades. Para prevenir la neumonía son imprescindibles la vacunación, la lactancia materna y el combate a los principales factores de riesgo, en particular la malnutrición y la contaminación del aire. La lactancia materna ayuda a prevenir la diarrea en los niños pequeños, mientras que el tratamiento con sales de rehidratación oral y suplementos de zinc es seguro, económico y puede salvar la vida. Resultan imprescindibles, para evitar infecciones, asegurar la calidad del aire que se respira y el agua de consumo, un saneamiento adecuado y la eliminación de los vectores de enfermedades. Con sólo hervir, filtrar y desinfectar el agua en el hogar se puede mejorar mucho la calidad microbiológica del líquido vital y reducir el riesgo de enfermedades diarreicas. Créannos, con sagacidad mejor se enfrenta la enfermedad y con educación habrá menos infección.

Karla dijo:

2

10 de abril de 2017

13:00:46


Muy oportuno también el añadido del Dr Aparicio Suarez. Imprescindible los consejos de ambos profesionales de la salud para el mantenimiento del bajo índice de mortalidad en nuestros niños, gracias también al sistema de salud cubano ejemplo en el mundo, cuya prioridad estatal en todas las políticas son los niños.

Karla dijo:

3

10 de abril de 2017

13:10:33


Ah, olvidé algo: no veo la firma del caricaturista que hizo la viñeta. Muy graciosa!!! Lo felicito. ¿Podría saberse su nombre?

Miguel Angel dijo:

4

11 de abril de 2017

03:03:45


Brillante y muy ilustrativo trabajo de la periodista Lisandra Fariñas Acosta, mis modesta felicitaciones, es prácticamente una clase sobre el tema, asesorada a por esa excelente especialista y persona amable, de muy alto nivel profesional, profesora de profesores, q responde al nombre de Berta Lidia Castro Pacheco, quien ha consagrado su fructífera vida a proteger y salvar vidas infantiles, vaya a ella todo el reconocimiento, admiración y respeto por su loable tarea. Abrazo fraterno. Te quiere, Miguel Angel.