ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Cada treinta segundos alguien joven se infecta con el VIH y casi un millón de personas contrae una infección de transmisión sexual cada día. Por causas relacionadas con el embarazo y el parto diariamente mueren 800 mujeres, mientras que son más las niñas adolescentes que fallecen por estas mismas complicaciones que por cualquier otra razón.

Más de 60 millones de niñas se casan antes de cumplir los 18 años, una cifra superior a los 200 millones de mujeres en los países en desa­rrollo desean evitar el embarazo pero carecen de acceso a una anticoncepción efectiva; siete de cada 10 mujeres en el mundo experimentan violencia doméstica; y hasta una de cada cuatro mujeres sufre abusos durante el embarazo.

Las estadísticas, recogidas en la revista cubana de Sexología y Sociedad, ponen de relieve algunas de las muchas problemáticas que persisten hoy y afectan la salud sexual de las personas en todo el planeta.

Justamente sobre “ese aspecto fundamental de la condición humana” Granma conversó con el doctor Ramón Rivero Pino, profesor e investigador titular del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), y Jefe del De­par­tamento de Docencia e Investigación Cien­tífica de la propia institución.

“La sexualidad es una dimensión muy importante en la vida de todos los seres humanos, la cual tiene que ver con la autoestima y la comunicación; y por tanto con nuestra manera de relacionarnos. Abarca el sexo, las identidades y los papeles de género, la orientación sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción. Por tanto cuando se trabaja esta dimensión y la salud sexual de las personas, es­tamos empoderándonos, desarrollando nues­tras capacidades. Desde lo personal nos valemos mejor y eso es salud”, explicó el especialista.

“Muchas veces se presenta la salud como la no enfermedad, pero la salud en esencia es también la mayor o menor capacidad que tengamos las personas de identificar las causas de nuestros problemas; y seremos más o menos saludables en la medida que seamos conocedores de esas problemáticas que tenemos”, apuntó el doctor Rivero Pino, ante la importancia de favorecer el desarrollo pleno de las personas con un proceso de educación integral de la sexualidad.

“En el contexto actual se reconoce a los seres humanos como seres sexuados, construcción que se dinamiza y se expresa en las relaciones sociales y se incorpora en un proceso de individualización en el que se aprehenden el sistema de normas, valores, comportamientos y vivencias”, dijo.

Para el entrevistado, las complejas contradicciones y malestares relacionados con la sexualidad, su educación, los roles de género, la identidad de género, la orientación sexual y sus consecuentes repercusiones en la salud no pueden ser atendidas integralmente desde los esfuerzos aislados de individuos, familias, comunidades, organizaciones estatales y de la sociedad civil; pues es clave que los gobiernos diseñen políticas, con sus correspondientes servicios públicos, que de conjunto con la participación ciudadana, faciliten el proceso de bús­queda de soluciones.

En ese sentido mencionó que el Cenesex, como institución que coordina y asesora el proceso de diseño e implementación de la política Cubana de Educación y Salud Sexual en el país, considerando el escenario latinoamericano y los avances de Cuba en educación y salud, se ha propuesto trabajar para revertir insuficiencias que aún persisten relacionadas con la educación y sa­lud sexual de la población.

Entre estas, el doctor Rivero Pino mencionó que aún se reproducen tradiciones culturales que asignan a las mujeres la mayor responsabilidad en la educación de sus hijas e hijos; la permanencia de patrones culturales que contraponen la participación de hombres y mujeres en los ámbitos productivos y reproductivos; la iniciación temprana de las relaciones sexuales desprotegidas y el uso inadecuado de métodos anticonceptivos a pesar de su accesibilidad y amplia cobertura.

“Es insuficiente la preparación de hombres y mujeres para la maternidad y paternidad responsable; aún es elevada la tasa de fecundidad en la adolescencia, con negativas repercusiones en su desarrollo y el correspondiente impacto social para este grupo etario; no existe en la población una cultura de realizarse el chequeo preconcepcional y hay una tendencia a acudir al aborto como método anticoncepcional. La desorientación axiológica (en valores) en torno a la sexualidad es evidente y aún es insuficiente la preparación de los recursos humanos para la educación y salud sexual”.

Las personas buscan información porque la necesitan, y es importante que la población conozca del proceso de construcción, elaboración y ejecución de respuestas, desde los diferentes espacios, para la necesaria identificación y tratamiento de estos y otros muchos desafíos, señaló el experto. Tema que por su relevancia, continuaremos en una próxima columna.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Yelen Cuesta dijo:

1

6 de julio de 2015

12:00:50


Nunca debemos cansarnos si de hablar sobre la proteccion y el embarazo precoz se trata, nunca dejen de insistir, alguien escuchara.

Nayais dijo:

2

6 de julio de 2015

13:50:23


Me parece super interesante y intructivo este articulo.Precisamente hace un año me gradue de Lic. en Psicologia y mi tesis fue relacionada con los factores de riesgos sociales que inciden en el embarazo en la adolescencia, y realice muchas investigaciones en lo que a salud respecta a nivel mundial.Cuba no esta fuera de estos problemas pero cuenta con amplios programas de divulgacion que hace que los jovenes estemos preparados.A la persona que realizo este articulo mis mas sinceras felicitaciones

tf dijo:

3

6 de julio de 2015

17:03:58


lo curioso del artículo es que, aunque hablan al inicio del placer, los roles, etc. al final la esencia está en tener hijos, hacer que la gente tenga más hijos, que no se enfermen... pero solo dos líneas a la parte del sexo y la sexualidad como plenitud, goce, etc. Realmente la mayor parte de las políticas del Cenesex, luego de abundar en la diversidad de la orientación sexual y los LGBTIX, pasan al condón y al VIH. Pero como tal, la educación sexual en cuanto a preparar a las personas para disfrutar la intimidad con su pareja a plenitud, no se hace. El mismo documental Guía Sexual del siglo XXI, que tanta polémica despertó hace unos años y hasta se habló en pasaje a lo desconocido, nunca se ha puesto en la TV cubana. Ese tipo de materiales y enfoques erróneamente se consideran banales, y a excepción de algunos cintillos en Trabajadores y otros espacios, la prensa y los medios no les prestan atención. Pero tampoco se insiste en los valores que deben acompañar la entrega del cuerpo, excepto tal vez desde las iglesias. Sería interesante que cambiara esta concepción tan extraña y voluble de educación sexual, según vaivenes políticos y necesidades "del país", para preocuparse un poquito más de cultivar el valor y la plenitud del sexo y la entrega íntima entre hombre y mujer, o entre quien sea, un poquito más. Es ilógico que hablemos tanto de homofobia y VIH, y tan poco de darle valor al acto sexual , o incluso del Kamasutra, o del Tantra, pues el sexo en primer lugares para gozar , no para dar cría ni obreros, como animales, eso es lo que diferencia al hombre de los demás seres vivientes. Hay algo incoherente en estas políticas, no lo nota nadie?

Alfredo dijo:

4

7 de julio de 2015

09:27:00


Me parece una entrevista respondida por el Dr. Ramón Rivero desde un Manual de Sexología, con poca comunicación para el lector común. Creo que para hablar de sexualidad hay que evitar un lenguaje tan macarrónico que hay veces no se entienden. Soy una persona común y espero que nuestra prensa refleje criterios para todos los niveles. Esto es una entrevista para ser publicada en la Revista “Sexología y Sociedad”, del CENESEX, no en el Periódico Granma que es para el pueblo cubano. Gracias y ojala me publiquen el comentario

Evelyne dijo:

5

8 de julio de 2015

15:11:58


Creo que las fuentes de información con las que contamos actualmente para que los jovenes puedan instruirse son muy escasas. No es suficiente con varios artículos de vez en cuando en un periódico determinado, ni tampoco 2 ó 3 folletos en la feria del libro. Por supuesto, algo es mejor que nada. Aunque sea triste decirlo, la mayor bibliografía de una gran cantidad de temas de cualquier tipo que sea, es extranjera. Los jovenes y no tan jovenes deberían tener acceso a todo tipo de información ya sea de sexo, sexualidad o medio ambiente. Espero que con todos los cambios que están ocurriendo en nuestra sociedad, un día no muy lejano, la internet no sea tan cara y TODOS podamos tener un mejor acceso a todo tipo de información. Por supuesto, la conciencia que tenga cada cual cuenta mucho, de nada vale tener todas las herramientas y no saber como utilizarlas.