ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

«Debemos recuperar hasta el último terreno de béisbol en el país e inundarlo de implementos para su práctica». La frase de Osvaldo Vento, presidente del Inder, en la sesión de trabajo de la comisión de Salud y deporte de la Asamblea Nacional el pasado viernes, atraviesa no solo un deseo, sino que se alinea con el sentir del imaginario popular, que tiene a la pelota en su ADN social.

Está claro que dicho desde la máxima dirección del organismo deportivo y en el seno de los representantes del pueblo, lo expresado aparece como un objetivo, para lo cual el propio Vento acuñaba que «el trabajo en la base es clave para todo lo que se aspira en un deporte que es cultura, pasión...».

En la propia semana en la que el Parlamento desarrollaba sus jornadas de trabajo, vimos concluir el campeonato Sub-18, con el triunfo de Santiago de Cuba y dentro de seis días dará inicio la Serie Nacional Sub-23. Esas lides, como la Sub-12 y Sub-15, están en el centro de esa aspiración y para ello necesitan convertirse en una expresión mucho más participativa, que incluya al municipio. Allí, como en todas las manifestaciones sociales, se halla el fruto que ha de cultivarse para recoger una buena cosecha.

Esas categorías necesitan de más partidos porque es justamente la base, el terreno donde se aprende. Por ejemplo, la Sub-23 no pasará de 36 encuentros en su fase de todos contra todos, mientras que en la élite, la Serie Nacional, esa etapa es de 90. ¿Cómo tener una mayor calidad en este último estrato si en los anteriores no se acumulan horas de juego?

Es cierto que se necesita de una estrategia certera, con organización, realizable y motivadora, pues no podemos engañarnos, nuestro deporte nacional es una disciplina que demanda recursos y son, además, muy costosos.

Sin embargo, hay manera de expandir su práctica, incluso masivamente. La aparición del béisbol five, que no es otro que nuestro popular cuatro esquinas, es una opción para introducir al muchacho desde la escuela en la práctica de la pelota, y también para ir cimentando una cantera en una modalidad que pudiera hasta conquistar los Juegos Olímpicos por su pequeño formato y número de jugadores que solo necesitan de un implemento: la esférica.

Claro que el béisbol es mucho más y a nadie en su sano juicio se le ocurriría excluirlo por ese «novedoso pariente», de lo que se trata es de aprovechar cada oportunidad y diseñar un sistema competitivo escalonado, en el cual sus cimientos, o lo que hemos dado en llamar por años la base de la pirámide, sean más amplios para que la cima recoja lo más selecto de esa ágora participativa.

Y nada de esto es nuevo, solo hay que darle continuidad a ese pensamiento fundacional de Fidel en el deporte. El 31 de marzo de 1959 dijo: «hay que darle muchos guantes, muchas pelotas, muchos bates, muchos implementos y equipos de todos los deportes a esos millares de jóvenes cubanos de ambos sexos que en toda la República quieren hacer deportes...», y el 1ro. de abril de ese año afirmó: «cuando cada muchacho encuentre en la ciudad, en el pueblo, en el barrio, un lugar apropiado para desarrollar sus condiciones físicas y dedicarse por entero a la práctica del deporte de su preferencia, habremos visto satisfecho el deseo de todos los que hemos hecho esta Revolución...».

Esos son los bates con los cuales hemos dado, y aún damos jonrones, son los que no se ponchan.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

JLLP dijo:

1

15 de abril de 2019

10:15:45


El tiempo como siempre será el juez de las palabras que se pronuncian en en en camino que comienza pero no tiene fin.

Osvel García Riverón dijo:

2

15 de abril de 2019

10:41:23


Ante todo mis más sinceros y respetuosos saludo, como es posible señor Osvaldo Vento Director del INDER, usted ha expresado con gran aceptación por cierto por parte de nuestra afición la recuperación de los estadios de béisbol de cuba y cómo es posible que en el municipio de La sierpe, conjuntamente con la empresa de granos sur del jibaro se ha comenzado a realizar tal Azaña y han existido grandes contratiempos y no ha existido apoyo sino encuestas negativas y es un gran sueño de la población que su estadio, el de la cabecera municipal algún dia conste de gradas para poder disfrutar de algún partido de Béisbol de la serie sub 23 o serie nacional, gracias.

Jorge Lusi Lujardo Piquero dijo:

3

15 de abril de 2019

13:21:31


"Noticias deportivas en un Sprint Provincial". Asi se titula un reporte hecho por los periodistas mayabequenses, y que bueno, pero....?, así tambien se deberia trabajar no solo en Mayabeque, sino, tambien en le resto de los municipios del país, en todos los eventos programados por los Inder's a lo cual se le debe espacio, ya que el deporte es "derecho del pueblo" y no solo una consigna para el pueblo. Hay que olvidarse de la latica de refresco y el guapo y fajao bueno (meriendas que dan en el S-23 y/o en la SNB), esta tambien es nuestra pelota y hay que levantarla incluso por encima que de los grandes, porque estos pequeños son el futuro y seran nuestros peloteros en el mañana. Por eso a que nos e ponchen los bates, pero el swing tambien hay que hacerlo desde abajo para conectar jonrón y producir carreras, que buenos y viejos tiempos cuando las "ESPARTAQUEDAS" de finales de los 80'.

Marcos dijo:

4

15 de abril de 2019

13:54:44


Y por q tuvieron q esperar tanto

Miguel Angel dijo:

5

17 de abril de 2019

05:21:29


En las deficiencias que presentamos en el deporte inciden factores subjetivos, debido a malas estrategias adoptadas por la dirección del INDER, la FNB y otros elementos. Pero jamás podemos olvidar la difícil situación económica que atraviesa el país desde hace años, agravada desde el 2017. No con ánimo justificativo ni conformista, siempre autocrítico y emprendedor, como nos enseñó Fidel. Se respiran aires renovadores y de esperanza, se comienza a trabajar arduamente y se observa una lucecita al final del túnel. No sería mejor colaborar con nuestro esfuerzo, los señalamientos oportunos, criticar lo mal hecho, proponer soluciones, en lugar de ejercer la hipercrítica malsana?