ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
El sexto juego de la final fue un buen duelo entre los Alazanes y los Leñadores. Foto: Ricardo López Hevia

A esta hora que escribo, son las nueve de la mañana de este domingo 28 de enero. Día de luz, de vida, porque José Martí, desde sus 165 peldaños de historia, continúa haciendo latir el corazón de la Patria, convertida hoy en un bate y una pelota, que sí, llegaron desde el norte brutal y revuelto, como llamó el Apóstol a las entrañas del imperio, pero que lo hicimos tan nuestro que se incrustó no solo en el ADN de esta tierra, sino también en las venas de su independencia.

Estamos a solo unas horas (a las 2:00 pm de esta tarde, inicia el séptimo desafío),  de saber cuál será el campeón de la 57 Serie Nacional, en cuyo seno brilló la hidalguía de los peloteros y vibró de emociones un pueblo que jamás abandonó el guante y el jonrón, que supo esperar, cual novia fiel, por las hazañas de estos caballeros del terreno.

La noche de anoche fue trepidante. Con la ventaja que nos da la profesión, la cual nos aleja de simpatías por uno u otro conjunto, recuerdo la velada sellada por la proeza del joven de 41 años Danel Castro, con su jonrón de  ángulos repletos pasando por encima del jardín central del estadio Julio Antonio Mella, para el ramillete dorado de cuatro carreras. Si algo le faltaba a esta final era un cuño como ese: noveno inning, dos outs, bases llenas y un grand slam, que rompió el empate a dos en la pizarra y mandó la final hasta el día de hoy.

Sobre el desenlace, no hay otra explicación que no sea la grandeza de Danel Castro y esa mística que el mentor Pablo Civil ha tatuado en cada uniforme de sus peloteros, esa que nos ha regalado desde el ya lejano agosto del pasado año: este equipo jamás se da por vencido, cualquiera sea la circunstancia; incluso la de anoche, cuando todo parecía perdido. Es decir, exonero a Carlos Martí, creo que no erró en pasar al líder de los bateadores para trabajar al más experimentado y grande de los jugadores tuneros.

A lo mejor piensan que o soy un fan de Carlos o que me volví tan loco como él, ninguna de las dos. Lo admiro justamente por su ecuanimidad y sangre fría, hay que ser mentor de verdad para tomar una decisión como esa. Sin embargo, sí lo juzgo por no tomar otra, que a mi juicio, me parece le costó no haberse titulado ayer sábado.

Él sabía que el sexto partido era el más vulnerable para su tropa, a falta de sus mejores abridores. Le dio, en mi opinión acertadamente, la bola al zurzo Leandro Martínez, pero un hombre sin dinamita en sus envíos, aunque sí con un buen control, no era para exponerlo por tercera vez a la presencia de los maderos rivales. Debió  prever esto, máxime cuando tenía ventaja de 2-0, cerrando el quinto capítulo. El bullpen debió llegar en el sexto con una labor de mantención, que además, le cambiara el pitcheo. Yosber Zulueta o Yanier González, incluso los dos, para repartirse sexto y séptimo, podrían darle entrada al cerrador.

Sin embargo, la figura del matador apareció en el séptimo con el objetivo de buscar nueve outs y ya con el juego igualado a dos. En esa situación varias aristas del juego se deterioran de cara al triunfo:  uno, desaparece su rol de taponero; dos, se pierde efectividad al pasar los dos innings de actuación y tres, lo que tiene hoy como panorama, pues  Raidel Martínez lanzó 40 pelotas ayer y bajo una casi segura demanda en este epílogo, podría no ser efectivo. Si algo le achacaría al director granmense, es no haber visto esta escena, no la decisión que vistió de héroe a Danel. Intentar que Leandro le entregara el duelo a Raidel, era forzar el destino.

Y es que, además, el acto del noveno no debió ocurrir y justamente por lo que decíamos. Tras los cuatro imparables que le pegaron a Leandro en el sexto, un mal corrido de Rafael Viñales frustró lo que podía ser un racimo decisivo de anotaciones en ese momento, no en las postrimerías del partido.

Estos son juegos en los que aficionados, periodistas y cualquiera les caemos arriba a los directores. Es cierto también que son estos los cotejos donde más ellos se ven, en los cuales las decisiones pesan, porque el mañana no existe. Sin embargo, a Pablo y a Carlos, el reconocimiento por la maestría, vista no solo en la estrategia de hoy, sino en estos seis meses de largo bregar. El de Las Tunas, porque nadie, ni el más avezado especialista o el del más privilegiado don de visionario, lo tenía hoy de protagonista y muchos menos para el papel de actor principal; el de Granma, porque sin sus principales jugadores, incluyendo primer y cuarto bate, y el líder de su cuerpo de lanzadores, se mantuvo; defendió la condición de campeón y pasando por serie de comodines y una férrea lucha para llegar a la postemporada, nos trajo nuevamente al galope, las emociones que solo el béisbol es capaz de despertar entre cubanas y cubanos.

Hoy la 57 Serie Nacional tendrá un campeón. Eso es un hecho, lo que no lo es, y no hay pronostico o pronosticador capaz de acercarse, es saber cuál de los dos será el ganador de una temporada que no solo será recordada porque fue la primera final oriental, también la guardaremos como la del equipo que jamás estuvo perdido, la de la defensa a capa y espada de una corona, pero sobre todo por su sello más distintivo, el que trajo a la afición, al pueblo, otra vez al estadio.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Pedro Ramírez dijo:

1

28 de enero de 2018

15:30:07


Hace falta que cuando termine la serie se haga una buena preseleccion y se conformen 2 equipos A y b o rojo y azul, después corregir todas las fallas y al final llevar para los distintos eventos internacionales un equipo poderoso para hacer un buen papel y recoger los títulos y medallas perdidas

JFdez dijo:

2

28 de enero de 2018

18:26:39


Felicidades granmenses. Los tuneros pudieron, pero los errores continuos unido a la inexperiencia no le permitia obtener el título. Alarcon boto dos veces el juego, primero el out en home a Desoaigne y luego con el corrido evito el posible empate. Muy bien por los holguineros, con quien jueguen cumplen como refuerzos. Las palmas para Y. Manduley todo un profesional en su juego limpio en la defensa y tambien impulsando y anotando carreras.

Yeyin dijo:

3

28 de enero de 2018

20:15:50


Rodolfazo no pudo ocultar su decepcion cuando sorprendieron a Alarcon entre 1ra y 2da....solt'o un Ay Caramba!!! que le sali'o del coraz'on. Sufreeee!!! A los que comparan el jonron de Danel con otros que han decidido series, este solo hubiera sido recordado si Las Tunas hubiese ganado, ahora solo lo recordaran los tuneros. Ni en mis suenhos mas locos hubiera imaginado que Alain iba a pichear ese tipo juego. Me quito el sombrero Al que firma como "el alazan".(es un tunero jodedor)....Viste que no fuimos subcampeones? Ahora a dar pena en la Serie del CAribe....Pero yo contento por ganar el campeonato..Granma Campeon!!!