ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

VILLA CLARA.—Puede no tener la calidad que exigimos y a la que aspiramos, pero el béisbol con la postemporada de su 56 Serie Nacional se empodera una vez más junto a la afición del país, que vuelve a latir al ritmo del pulso en los estadios.

Hemos visto jugadas espectaculares a la defensa como las del hoy avileño Julio Pablo Martínez, el tercera base naranja Yeniet Pérez o las de Carlos Benítez, el camarero granmense y la del jardinero central matancero Víctor V. Mesa. Claro que también sufrimos las carencias desde la lomita en las dos semifinales y sin embargo Jonder Martínez y Yoelkis Cruz nos regalaron una joya de pitcheo el pasado jueves en el Victoria de Girón. Y lo mismo hizo Vladimir Baños en la cueva de los tigres.

Pero más allá de cuadrangulares, engarces de leyenda o actuaciones relevantes de los serpentineros, la pelota necesita que la atiendan, que la mimen. Insistimos que se trata del espectáculo principal del deporte cubano y una expresión de nuestra propia idiosincrasia, o lo que es lo mismo, pasa por la nacionalidad y la cultura de esta tierra.

Es lamentable que a la altura de un quinto episodio con casi dos horas de partido un árbitro saque del juego al líder jonronero de la temporada, tal cual ocurrió en el primer choque entre avileños y villaclareños. Y no es que esa condición le dé impunidad, pero ha de revisarse el reglamento, pues una prenda debajo de la camiseta, un collar religioso cubierto por el uniforme o simplemente como el que llevaba Osvaldo Vázquez, una obra artesanal con la bandera cubana tejida, no es para privar a la afición de un buen espectáculo. No digo que se viole nada, ahora está estipulado y el jugador debió cumplir. Lo que abogamos es por una mirada más profunda a la disciplina.

Las malas actitudes no están en cómo se lleva el pelo, en un tatuaje, o en una cadena, hay muchas, pero muchas que lastran con más peso el buen desarrollo de la pelota. Por ejemplo, ubicar a un árbitro sin experiencia en uno de estos juegos es materia prima inflamable para quebrar el orden. Por suerte, no sucedió nada en el segundo desafío de esta semifinal, entre yumurinos y alazanes. Incluso, el esfuerzo del oficial Norge Hernández en home fue reconocido por ambos directores. Pero ojo, la calidad se expresa con resultados, no solo con esfuerzos.

Daña y considerablemente que la prensa que lleva los pormenores de lo que sucede, lo mismo en el terreno que detrás de este, no cuente en un estadio como el Victoria de Girón con las mínimas condiciones de conectividad para que el mensaje fluya. Ese aseguramiento debió preverse para que los periodistas no salgan con sus reportes desaforadamente en busca de una zona wifi al terminar la conferencia de prensa en la sala, por cierto bien acondicionada para ello, donde debe existir el servicio de conexión.

Tampoco la TV se sintió cómoda en sus labores. Un hombre tan decisivo como el estadístico Arnelio Álvarez, quien apoya las transmisiones, no tenía espacio en la cabina con su equipo de trabajo.  Aunque son bienvenidas las conferencias de prensa, estas sin  imágenes se convierten en algo privado, tanto que el fotorreportero Pepe Robleda, de Trabajadores, le celebró un tabaco al director Víctor Mesa y en medio del acto de preguntas y respuestas, este le obsequió el puro, en lo que los periodistas observamos como «la jugada sorpresa de los play off». A la pelota hay que defenderla, hay que vestirla con todos sus honores, porque así estaríamos también empoderando a nuestro pueblo; ella es la preferida de cubanos y cubanas.

Hoy Villa Clara recibe a Ciego de Ávila obligada a ganar dos para que los de Roger Machado no regresen ya finalistas a sus predios. Aunque los de la piña poseen el colectivo más balanceado de la lid, creo que los villaclareños pueden hacerlo.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Nostradamus dijo:

1

7 de enero de 2017

02:03:57


Interesante lo de la historia del tabaco, pero eso no le hace al béisbol. Resuelvan vuestras carencias. En lo deportivo: Villa Clara puede mejorar, si así lo hace su director, pero él se ha empeñado en que no pueden haber cambios en los jardines, e incluso, pronostica una dupla entre Alaín y Bisset (o Bicet) para el tercer juego. Querido Vladimir: Villa Clara está jugando muy mal, en todos los aspectos, ya usted escogió muy mal los refuerzos anteriores, en estos últimos estuvo regular, sobraba Bisset (o Bicet) Ahora Villa Clara tiene la disyuntiva de tener que alinear a Malleta, a Norel y a Cepeda (para los que saben Cepeda no puede jugar los files, Norel es un espanto en el left y Malleta sólo juega 1ra) Reynier León nunca debió ocupar el puesto de refuerzo, eso fue un desastre y es culpa de Vladimir. Ahora tenemos esa incógnita sin resolver. Mi equipo: 1- Zamora Rf 2- Reyes CF 3- Ayala SS 4- Cepeda BD 5- Yeniet 3B 6- Norel 1 B 7- Viscaíno LF 8 Fusté R 9- Andy Sarduy 2B

Roly dijo:

2

7 de enero de 2017

03:53:54


Buena reflexión, magnífico trabajo, es una gran verdad. Distes en el clavo periodista. Suerte, pero Ciego campeón

Pelotero dijo:

3

7 de enero de 2017

07:44:40


De acuerdo. Es verdad que el reglamento se hizo para cumplirlo pero no darse cuenta hasta el quinto inning de una irregularidad menor en el receptor (lo tenia al lado) es de pensar. Y pienso que mas que esas cosas menores lo que mas daña la disciplina es la actitud de guapo de barrio de muchos jugadores y directores. Si no les gusta el strike ponen el juego malo, si le pegan la bola se molestan y quieren fajarse como si el lanzamiento pegado no existiera en el béisbol mira si no quieres que te lancen pegado dedícate a otro deporte o al baile, si alguien se tira fuerte en una base es un problema y si se discute con un arbitro salen técnicos y jugadores haciendo alarde de toda la marginalidad que puedan recabar en lo que parece una bronca en una pipa de cerveza. Nos justa el béisbol apasionado, fuerte, aguerrido, el béisbol no es para delicados ni finos pero no queremos guaperia barata para enmascarar carencias personales, indisciplina, marginalidad, esos no pueden estar en el campo. Ahí lo dejo de tarea.

Pedro dijo:

4

7 de enero de 2017

08:27:29


Compañero Oscar , atinado su comentario , nosotros somos extremistas por idiosincracia . No olvide lo que ocurrio con Lazarito Alvarez , pura decision personal de alguien que se cree dueño . Por cierto usted no se refiere a la innecesaria accion de Samon despues de un lanzamiento desviado del lanzador . Los directores tecnicos en nuestro beisbol tienen que ser educadores y formadores de generaciones , inculcar valores y disciplina sin dejar de jugar como hay que jugar este deporte . El concepto de revolucion que nuestro Comandante Eterno nos dejo tiene una entramada de valores para ejecutarlos todos los dias en cada accion que hagamos , no puede ser consigna. Gracias

Rafael Rodriguez dijo:

5

7 de enero de 2017

09:14:40


Oscar que bueno tocaras el tema de las apariencias y exigencias sin lógica, el caso en el beisbol de las cadenas al igual que el color del pelo del boxeador Lazaro Alvarez,demuestra superficialidad en la valoración y derecho de los deportistas, esto escomo volver a los 60 y 70 donde el largo del pelo hacían definir los valores de las personas y muchos fuimos reprimidos por una simple melena, nuestro Ministro de Cultura demostró públicamente con la aprobación de Fidel que se puede ocupar un cargo de alto nivel y responsabilidad a pesar del pelo largo. Entonces como a esta altura vamos a establecer una vez mas nuevas prohibiciones sobre el color del pelo o el uso de collares sea de orden religioso o no, amen de que si en el fondo la prohibicion es por motivos religiosos, ya estaríamos entrando en otro nivel de descriminacion