ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Este viernes, como el pasado lunes, puede terminar la 55 Serie Nacional. Sin embargo, ahora el ambiente de la final de la pelota cubana es muy diferente. La serie por el título ya no está 3-0 a favor del campeón defensor, Ciego de Ávila, sino 3-2 en contra de Pinar del Río, autor de dos triunfos consecutivos. La ventaja siempre pesa, máxime si los Tigres actúan en casa, pero ya los pinareños tienen experiencia en tomar las fortalezas adversarias.

Para acercarnos a los últimos partidos de la campaña, les proponemos a nuestro modo de ver, las clave de triunfo en los dos contendientes.

Ciego de Ávila

  • Tercero, cuarto y quinto en los dos primeros partidos de la final compilaron 370 (10 en 27), pero en los tres desafíos siguientes solo quedaron en 114 (4 en 35). Y en las dos derrotas en tierras del mejor tabaco del mundo, fue igual de pálido el comportamiento: 3 en 23 para anémico 130. Revertir ese estado es vital en sus aspiraciones
  • Su pitcheo de relevo intermedio ha de ser capaz de conectar con el cerrador Yenier Cano, para que este haga su trabajo. Es decir, que no le abran el juego a los sustitutos del abridor, pues no llegaría el gigante taponero o lo haría fuera de contexto.
  • La recuperación de los lesionados YorbisBorroto y de Yorelvis Charles, piezas decisivas en las alineaciones del actual campeón.

Pinar del Río

  • Que no le vuelva a fallar su as del montículo, Yosvani Torres, el hombre grande en la semifinal frente a Matanzas.
  • Traer a Moinelo no en situación estresante o encima de un volcán, como sucedió en el quinto juego en Vueltabajo, pues pierde efectividad ante la envergadura del momento del juego.
  • Que los propios jugadores, amén de los coach, midan su alcance en el corrido de las bases. Los pinareños pierden muchos hombres en las almohadillas y ha sido tan costoso que a nuestro juicio por esa puerta escapa hoy el resultado. Fíjense si es así, que solo si dos de los hombres puesto out en circulación el pasado domingo, uno en el tercer inning y otro en el octavo, hubieran hecho bien las cosas la serie estaría 3-2, pero al favor de los que hoy tiene un par de triunfos.
  • A los Vegueros también les sucede algo similar en los turnos tres, cuatro y cinco. En suelo avileño,donde cayeron dos veces, el gasto ofensivo de ellos se redujo a 192 (5 en 26), pero en los tres partidos como anfitriones alcanzaron 500 (16 en 32).Mantener esa conducta sería clave mayor de éxito.

Más allá de estas necesidades para los dos equipos, el béisbol, con sus no pocas deudas, sigue llenándonos de enigmas, de emociones. Ciego de Ávila con su estabilidad en las postemporadas y Pinar del Río, que siempre se empeña en que el béisbol no se acabe, nos han devuelto las ganas por la pelota.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

pacho dijo:

1

15 de abril de 2016

14:11:21


el espectaculo ha sido maravilloso porque continua la fiebre de beisbol en nuestro pecho. aunque no tengamos en estos momentos las grandes figuras de la decada del 80 estamos pagando el precio del periodo especial, nustros peloteros todos nacieron entre 1990 y 1995. esta situacion debe revertirse en la proxima generacion de peloteros. pienso que la solucion viene en camino