ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En el primer desafío de la semifinal entre Industriales y Pinar del Río, Yosvani Torres fue la referencia obligada de cualquier análisis. La colocación de sus lanzamientos y su concepto de pitcheo, presidido por un endiablado tenedor, con la recta —aunque sin el extra de lo supersónicos en la esquina de afuera para los derechos, de asistente—, son armas letales que le han dado la friolera de 16 victorias en la campaña.

Esa disertación que le permitió caminar durante siete y un tercio, aceptando dos limpias con seis jits, fue la que silenció a la batería rival convirtiéndola en presa fácil. En ese partido inicial los turnos tercero, cuarto quinto y sexto, los que más producen del lado industrialista, fueron totalmente anulados: quince veces al bate, tres jits, una empujada y dos anotadas.

El mentor azul no movió a sus hombres de esa responsabilidad ante la segunda oposición que significaba Vladimir Baños, un hombre invicto en su cuartel del Capitán San Luis en siete salidas durante la presente contienda. Les dio confianza y de villanos el día anterior pasaron a ser héroes este sábado y fueron ellos mismos los que mandaron la semifinal para el Latino con dos victorias por bando.

No hay clave, ellos la pusieron. Del tercero al sexto, este fue el balance: 18 turnos con 13 jits, de ellos ocho extrabases, cuatro dobles e igual cantidad de jonrones. Súmele que de las 13 carreras, esos turnos anotaron 11 e impulsaron ese mismo total. Sin comentarios.

Sin embargo, al mentor Lázaro Vargas le está haciendo falta que los dos primeros de la alineación les rindan. Industriales es una escuadra que ataca mucho a las bases y para que sus hombres grandes muelan necesitan de la materia prima que han de aportar primero y segundo bates. En dos encuentros, los que se han desempeñado en esa responsabilidad tienen un anémico resultado de un solitario jit en 17 oportunidades.

Hasta el momento pinareños e industrialistas se han recetado lo mismo. Los primeros sirvieron un 10-2 y el otro le puso más sazón y cocinó para 13, también con dos platos de consuelo. No parece que esta sea la tónica de lo que queda por ver, pero el poderío ofensivo de las dos selecciones pesa mucho más en estos juegos que cualquier aval previo del pitcheo de ambos en el calendario regular.

Del otro lado semifinalista, Matanzas ha estresado a la plantilla de Villa Clara, ganarle cuatro de cinco a los yumurinos, el equipo que mejor ha jugado el campeonato es una misión casi imposible. Sin embargo, los naranjas ha demostrado que viven en el reino de lo posible. Entraron de último en la lid anterior y salieron de primero, justamente frente a los rivales de turno.

Los dos primeros partidos han mostrado nivelación entre los dos colectivos, cuando muchos pensaron, con cierta lógica, de que los campeones defensores estaban heridos de muerte. En el duelo inicial llevaron el match hasta el sexto con ventaja mínima y en el segundo forzaron el extrainning.

En ambos choques, el manejo del pitcheo por parte del mentor matancero Víctor Mesa han sido punto de giro en el resultado final, aunque la tapa al pomo no, al estadio la puso el refuerzo espirituano Eriel Sánchez al dejar al campo a los leopardos.

¿Qué necesita Villa Clara para tratar de emparejar la porfía?

Su pitcheo se ha comportado, los dos zurdos, Robelio y Hernández Romero, avanzaron sus juegos, el relevo de Yosvani Pérez el pasado viernes cumplió, no así el de Alain Sánchez, a quien casi le pegaron tres jonrones, hasta que el tercero se fue. Pero, si algo necesita Villa Clara es optmizar sus oportunidades a la ofensiva.

Ese equipo no está bateando, por lo tanto tiene que aprovechar todo lo que se le da en el juego. Es imposible aspirar a la victoria si en dos desafíos han dejado 20 corredores en las almohadillas. Si no aparece el impulsador, la dirección del equipo ha de echarle mano a alguna variante ofensiva que le permita fabricar carreras, sobre todo ante un adversario que en eso no deja escapar nada.

Si salda esa deuda podrá mantenerse con vida.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.