ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: enviado especial, Ismael Batista,

GUADALAJARA.–No hay cubano, sea jugador, directivo, periodista o aficionado que no viva intensamente la pelota. Esa energía o ardor con que nos ponemos delante de un partido de béisbol, a veces nos ciega. No nos excluimos, porque también somos de carne y hueso y llevamos este deporte en nuestras propias venas.

Granma finalmente se va con la tercera posición de la Serie del Caribe, mejora un escaño, pero lo que nos queda y queda en la afición, es la insatisfacción de no haber visto a este equipo en la final, porque tiene atributos para ello.

Sé que hay varios comentarios en cuanto a la quinta entrada del choque semifinal, en la cual con bases llenas y un out no hubo carreras, cuando se ganaba 3-0. Dijimos que en el estadio Panamericano de esta ciudad y ante el nivel que se enfrentaba, esa ventaja no era ni por mucho decisiva. En situación de bases llenas y un solo out, apuntamos que podía manejarse un emergente por Frank Camilo Morejón, quien había sido el héroe del encuentro anterior con una actuación que prácticamente le dio a los Alazanes la tercera plaza en esta lid.

Carlos Martí nos dijo que jamás pensó sustituirlo en esa circunstancia. «Ganábamos por tres, era solo el quinto episodio y se trata de nuestro receptor titular», aseguró. Antes de esta conversación con Carlos, opinamos que los tres hombres que estaban en bases eran de los más lentos en el equipo y el propio receptor azul tampoco se caracteriza por su velocidad, por eso manejamos el criterio de un emergente, pues había varias opciones en el banco para intentar impedir un posible y frustrante dobleplay.

No por ser el mentor se respeta la decisión de Carlos, sino porque él ha demostrado conocer a sus dirigidos, manejarlos con acierto y del lado de Frank Camilo, no será el hombre grande madero en ristre, pero sí un pelotero que en el patio y fuera ha sabido resolver complejísimas situaciones. Lo cierto es que cualquiera sea la evaluación de ese momento, no se produjo y costó.

Fueron varios los detalles, los relevistas principales, Miguel Lahera y Raidel Martínez, no funcionaron en pos de preservar la ventaja mínima y la defensa falló en el instante que más se le necesitaba.

Otra de las opiniones en las redes y en el mundillo beisbolero se refieren a la cantidad de bases que le robaron al equipo, nueve en total. Martí, al respecto sentenció: «no creo que los receptores sean los responsables, ustedes pudieron ver cómo prácticamente les corrían a los lanzadores con la bola en la mano. Ese es un problema que tenemos que arreglar en nuestro béisbol, los pitchers no cuidan a los corredores».

¿El intento de robo de Roel en el noveno sin out con segundo, tercero y cuarto bates detrás? Ya dijimos que era una locura, pero, ¿se perdió en esa jugada? ¿la criticaremos, cuando se la hemos aplaudido siempre? Cuando Alarcón hizo lo mismo en la final del pasado mes en Cuba no la ponderamos, pero tampoco la censuramos. Hoy hago lo mismo.

Sería injusto valorar a esta selección granmense por un juego de pelota y mucho menos por un revés. Pienso que hizo un gran certamen, con coherencia en la dirección, con toma de riesgos, como la de estrenar a Yurisbel Gracial en el jardín derecho, algo que creo hizo que mermara la producción del toletero yumurino. Tienen razón los usuarios de Granma, Alfredo Despaigne no aportó a la causa y eso marcó a la escuadra granmense. Todos hubiéramos querido al AD54 con su código del jonrón, pero este no será el periodista que juzgue a un hombre que con un contrato millonario prefirió jugar para su gente en el campeonato cubano, venir acá –no como otros encumbrados de varias naciones, que no vinieron a aportarle a su bandera–, pese a estar resentido por la lesión y pedir jugar aunque fuera en una sola pierna.

Pero ojo, no eran solo los Alazanes los que estaban en el terreno semifinal, había un contrario al frente y un director, Lino Rivera, quien supo mover con la exactitud de un maestro de ajedrez sus lanzadores, desde que sacó en el segundo episodio a su abridor Yunieski Maya hasta el cerrador del noveno Josh Judy. Ese manejo le permitió que los cubanos no ampliaran la ventaja de 3-0, lo cual lo mantuvo  con probabilidades, y este es un juego de eso, de probabilidades.

Nosotros, los que debemos informar u opinar, que hacemos estas coberturas, lo mismo en casa que en el exterior, tenemos el privilegio de tratar con estos hombres de altos valores como seres humanos, de atributos incuestionables en su condición de deportistas y de una fidelidad a toda prueba de cara a sus seguidores.

Termina una temporada cargada de emociones, que convirtió a Cuba en un estadio, que nos trajo hasta aquí y aunque todos hubiéramos querido jugar ayer frente a Puerto Rico en la final, debemos sentirnos bien representados por estos peloteros. A ellos, en el momento más duro, porque a nadie le gusta perder, les escuchamos decir, en la voz de Frank Camilo Morejón y de Frederich Cepeda –con quienes conversamos–, que ellos consideran que jugamos una buena pelota, y dijeron casi la misma frase.

«Nosotros estamos para ayudarla y queremos ayudarla», afirmaron.

Solo agrego que a nuestro béisbol, al que es capaz de llenar los estadios en cualquier provincia con su campeonato nacional, tenemos que seguir pensándolo, mejorándolo en todos los órdenes, desde la atención al jugador hasta el espectáculo que concebimos, y si contamos con Frank, Frederich, es decir, con los peloteros para este empeño, podemos seguir anotando carreras y ganaremos el juego.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Agustin Navarro Rivera dijo:

16

9 de febrero de 2018

09:38:36


Aquí nadie cuestiona a los peloteros no solo la quinta entrada, porque mantuvo a Gracial todo el tiempo no hizo nada ni empujo ni adelanto, porque mantuvo a Manduley si bateo para 200 entonces a que fue Torriente, Johnson, Viñales y el jonronero de Granma a que fueron pregunto y otra porque no fue José Angel García, Casanova, Villa pregunto porque quienes hicieron el Equipo Cuba fueron los que perdieron, falta mucho todavía sobre todo el picheo trabajar mucho, Martí en series nacionales es bueno pero a nivel internacional ya demostró que se quedo atrás

Yamilka dijo:

17

9 de febrero de 2018

09:44:05


Me gustó mucho su artículo no debemos perder la confianza en nuestro beisbol y mucho menos en nuestros peloteros, se entregaron en el terreno para obtener la ansiada victoria y aunque no se logró mostraron que están a la altura de este evento. Cuando hay otros peloteron que se han ido a jugar en otras ligas éstos han sido fieles y continuan luchando porque nuestro beisbol regrese a los primeros puestos en eventos internacionales. Yo continuo optimista y estoy segura que continuaremos mejorando lugares. Felicidades Alazanes!!!!

Frank D dijo:

18

9 de febrero de 2018

09:45:39


Dice el periodista : "pero este no será el periodista que juzgue a un hombre que con un contrato millonario prefirió jugar para su gente en el campeonato cubano, venir acá –no como otros encumbrados de varias naciones, que no vinieron a aportarle a su bandera–, pese a estar resentido por la lesión y pedir jugar aunque fuera en una sola pierna". Justamente por pensar de esta forma es que no ganamos más nunca ninguna serie o campeonato internacional. Sr. Despaigne tiene un contrato en el extranjero y esa debe ser su máxima preocupación, ir a una serie lesionado y pedir jugar es una aberración que puede inclusive costarle muy caro. Nadie es menos patriota por quedarse en casa y atenderse como debe ser y no seguir machacando su pierna y no aportar nada porque es imposible, él no es super man, es un humano más por cierto pasado de peso y que ahora tiene otras responsabilidades . Al final no pudo dar ni este hit fue sencillamente por gusto. Ocupando el espacio de cualquier otro jugado con deseos y mejor físicamente que él. Esas son las mentalidades nuestras que siguen en los 70 . El besibol es un juego, no una batalla de vida o muerte.

Ariel Respondió:


9 de febrero de 2018

13:12:02

Bien dicho, coincido contigo plenamente

santiago dijo:

19

9 de febrero de 2018

10:29:14


Por que no le dio mas chance a cedeño en lugar de seguir utiliyando a Despeine que nada aporto... era preferible tenerlo en el banco para sacarlo en una situacion de hombres en bases por Gracial que dejo a varios hombres en base. Es estupido exigir un emergente por FC en el 5to inning , manager que se respete no hace semejante cambio z menos por un receptor titular , que su trabajo es dirigir al pitcher , y parar bolas y no necesariamente empujar carreras. Cuantos peloteros fallaron , con las bases llenas en el primer innig frente a Lazaro Blanco? .

Parra Respondió:


9 de febrero de 2018

11:36:47

Excelente su criterio, parece mentira q a los especialistas se les ocurra eso y peor aún que lo sostengan como q fue el punto de inflexión, se me antoja oportunista de parte de ellos

Yorkis dijo:

20

9 de febrero de 2018

11:16:43


Es verdad todo lo que ud. dice. Quisiera dar mi modesta opinión. Coincido plenamente en que fue un buen torneo para nuestro equipo, que la mayoría de las decisiones de Martí fueron acertadas, que hubo entrega, amor y pasión por la camiseta en todos sus integrantes. Digo también que nuestro beisbol pudo haber ganado ese campeonato, considero que los nuestros están a ese nivel, incluso un poquito superior, fíjese que de los 4 equipos restantes sólo uno nos pudo ganar, por eso en primera FELICIDADES PARA NUESTRO EQUIPO Y SU DIRECCIÓN!!!. Ahora bien, cuando se trata de hacer un análisis objetivo, justo, del resultado de un evento, entonces tenemos que mirar las deficiencias, independientemente de que se tenga "el privilegio de tratar con estos hombres de altos valores como seres humanos, de atributos incuestionables en su condición de deportistas y de una fidelidad a toda prueba de cara a sus seguidores". Ello además de necesario, resulta imprescindible si se quiere seguir mejorando la pelota cubana como ud plantea. Los problemas comienzan desde la conformación del equipo, a mi juicio un error haber dejado a José Angel García, creo que pudiese haber estado, no voy a mencionar a ninguno de los que fueron pero para la mayoría de la afición entre los que me incluyo (ojo, tantas miradas no pueden estar equivocadas) él estaba por encima de muchos, de igual manera Erlys Casanova y Misael Villa. Otro aspecto es la inclusión de Despaigne en ese conjunto, respeto todos los criteros, reconozco la grandeza y calidad del Granmense pero se vió fuera de forma TOTALMENTE en el playoff, desajustado al bate, exceso de peso, lento (cuestión que todos sabemos se acentúan en la altura) ¿por qué permitir que se deteriore así la imagen de un atleta tan grande?; estoy seguro que una conversación seria, objetiva con él hubiera dado como resultado su comprensión de que no era el más indicado para ser integrante de ese equipo , amén de su probada entrega y espíritu de victoria ¿Por qué tantos jugadores de cuadro y menos lanzadores? Se suponía que para mejorar la ofensiva, pero en el partido crucial, el de vida o muerte, se hace un solo cambio y es en el 9no inning. ¿Gracial en los jardines? digámoslo suavemente pero claro: una improvisación con argumentos poco convincentes y que demostró, una vez más (ya nos había pasado en el clásico inventando también con Leslie Anderson en primera) que en la pelota moderna no hay cabida para esa forma de pensar. Del último partido: La selección de los relevistas para mi no fue la mejor, aún cuando el DT había anunciado desde el inicio que esos serían sus relevistas principales, me pregunté desde ese mismo momento: ¿Cómo es posible si ninguno de los dos se vieron dominantes en el Playoff de la recién finalizada serie nacional? Lahera no aportó nada y Raidel Martínez no perdió el campeonato por la polémica jugada de Alarcón en el 9no ining frente a Las Tunas, es la verdad pura y simple, saquen la cuenta de a cuantos se enfrentó y cuantos le dieron hits, eso para no hablar del 6to juego. Por último, sin querer hacer leña de ningún árbol caído y con todo el respeto para ud, estimado periodista, tanto la jugada de Alarcón como la de Roel, con mi total reconocimiento para la trayectoria y desempeño de esos dos grandes atletas, son MALÍSIMAS, así en letras mayúsculas porque arriesgaron, y a la postre costaron, la victoria del equipo, más aún el campeonato. Todo el reconocimiento, amor y cariño hacia ese corajudo equipo que nos representó, pero digamos también lo que no funcionó con el objetivo de rectificar y ser mejores. Gracias por publicarme.

Juan Respondió:


9 de febrero de 2018

23:04:51

Lo que no te has dado cuenta,we que son equipos muy malls todos,sin peloteros de nivel.