ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Que la fecundidad adolescente constituye un problema de salud en varios territorios del país, es una de los desafíos ya identificadas por autoridades sanitarias y otros actores sociales.

De ahí que entre las acciones esenciales para la atención a este fenómeno esté la incorporación de estándares de calidad en los servicios de salud sexual y reproductiva (SSR) para la adolescencia, trascendió en el Taller de Coordinación Intersectorial/UBRAF, entre los Ministerios de Salud Pública(Minsap), Educación y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA.

«Este es un movimiento que persigue incrementar el acceso y la información por parte de las y los adolescentes a estos servicios de alta calidad, que incluyen ocho parámetros», explicó a Granma el doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento del Programa Materno-Infantil (PAMI) del Minsap.

Estos requisitos van desde la no discriminación, la equidad en el servicio; el que la comunidad, las familias, los maestros y los propios adolescentes cuenten con información de cómo acceder a estos servicios; mejorar las competencias y el desempeño profesional de los profesionales de los Equipos Básicos de Salud, hasta las habilidades de estos para poder intercambiar con las y los adolescentes, mencionó.

Asimismo, dijo, los estándares incluyen la participación de los propios adolescentes en cómo diseñar estos servicios, el disponer de un paquete de servicios de información, asesoría y atención integral de muchachas y muchachos; mejorar la infraestructura de los servicios y que estos cuenten con horarios convenientes, espacios y ubicación adecuados, ambiente acogedor, limpio, que mantenga la privacidad y confidencialidad en la atención; y sistemas estadísticos propios para medir el impacto.

«Hoy el Minsap tiene dentro de sus retos elevar la calidad de los servicios que se prestan, y los servicios dirigidos a la adolescencia  son prioritarios», subrayó el doctor Álvarez Fumero.

En el taller se encontraron los actores locales y los directivos de salud de tres municipios del país: San Miguel del Padrón en La Habana, Cumanayagua en Cienfuegos y Buey Arriba en Granma, para exponer los resultados de la implementación de estos estándares en dichos territorios. 

«Los municipios coinciden con la expresión de problemáticas de SSR como altas tasas de embarazo adolescente e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS)», destacó el especialista.

Para la doctora Francisca Cruz Sanchez, responsable del Grupo Asesor para la Salud y la Adolescencia del PAMI, es esencial que las y los adolescentes conozcan los derechos que tienen a recibir una atención de calidad, que se les examine con profesionalidad y se aprenda a escucharlos sin criticarlos ni avergonzarlos.

«En el caso del embarazo adolescente, tienen todo el derecho de no continuarlo, y hay que garantizarles las medidas, los lugares seguros y profesionales más capacitados para ello. De igual modo sucede si deciden continuar la gestación», insistió Cruz.

Según el Anuario Demográfico de Cuba del año 2017, la tasa de fecundidad adolescente en el país es de 52 por cada mil mujeres menores de 20 años. Aunque en el caso de las provincias orientales de Granma (66. 6), Holguín (65.5),  Las Tunas (66.3), Guantánamo (64.6) y Santiago de Cuba (59.9) superan la media nacional.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.