ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

¿Cómo podemos alcanzar la cobertura universal de la salud en el continente americano? ¿Es posible lograr ese propósito sin la formación integral de recursos humanos para el sector? Estas interrogantes guiaron el debate de la última jornada de la III Convención Internacional Cuba-Salud 2018, que sesiona en la capital desde el pasado lunes 23 de abril y concluirá esta tarde.

Foto: Ismael Batista

Ampliar la cobertura de servicios médicos integrales y de calidad, principalmente en las zonas de difícil acceso y en las comunidades indígenas, es un gran reto para nuestra región, y enfrentarlo es imposible sin la preparación de los recursos humanos, coincidieron especialistas durante el panel Formación de capital humano, investigación e innovación en salud.

En un contexto marcado por escenarios político-económicos desfavorables, avances en el sector privado y sus intereses sobre los marcos regulatorios de la salud pública y la organización compleja de los servicios, programas y sistemas de salud, cada nación debe garantizar las necesidades formativas de los profesionales del sector, valoró el Dr. Hermano Castro, director de la Escuela Nacional de Salud Pública Sergio Arouca, del Ministerio de Salud de Brasil.

En ese sentido, James Fitzgerald, director del Departamento de Sistemas y Servicios de Salud de la Organización Panamericana de la Salud, señaló que aunque se muestran logros considerables en el desarrollo del sector en las Américas, la formación de médicos y técnicos en la región es aún insuficiente, lo que pone en riesgo el avance hacia la salud universal.

«Necesitamos mejorar el financiamiento del sector y aplicar políticas públicas fuertes encaminadas a reorientar la educación y formación de sus profesionales», expresó durante el panel al que asistió la doctora María Isabel Rodríguez, ex ministra de Salud de El Salvador, la primera titular mujer que tuvo esa nación latinoamericana.

Es primordial que la voluntad política de cada gobierno sea consecuente con las necesidades de sus sistemas de salud, para lograr en cada país la cobertura universal que tanto precisamos, dijo Fitzgerald.

En América del Sur muy pocos países pueden alcanzar, al menos, 40 médicos y enfermeras por cada 10 mil habitantes, y es el motivo principal que les impide lograr un sistema de salud basado en la atención primaria, informó.

«No es el caso de Cuba, país que cuenta con el número más alto de médicos y enfermeros disponibles en América Latina, con más de 150 por cada 10 mil habitantes», resaltó.

Acerca de la experiencia cubana en la preparación de técnicos y profesionales de la salud, el doctor Jorge González Pérez, director de Docencia Médica del Ministerio de Salud Pública cubano, señaló que en la Isla los estudiantes de medicina adquieren experiencia profesional desde el inicio de la carrera, al vincularlos desde primer año a los centros e instituciones de asistencia médica.

Así sienten el compromiso que exige la profesión desde el principio, experiencia que no ocurre en muchos otros países donde, una vez graduados, los profesionales tienen que buscar centros en los que comenzar la vida laboral.

Por otro lado, recomendó no formar profesionales enfocados solo en la cura de enfermedades, pues presupone aceptarlas, dejarlas existir y permitir que se desarrollen.

«No todo está en curar. Hay que formar profesionales con un pensamiento integral, preparado para diagnosticar, rehabilitar, capaz de realizar una labor de prevención continua».

En ese espacio no pudo dejar de recordarse a la figura del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, arquitecto de la salud pública cubana, quien expresó que «para la Revolución, lo más sagrado es la salud del pueblo, es la vida y el bienestar de los ciudadanos. Porque la Revolución se siente orgullosa de lo que ha hecho por sus compatriotas, de los éxitos que se ha alcanzado en la salud pública, porque vemos lo que se puede lograr».

 Foto: Ismael Batista

Por su parte, el doctor Hermano Castro aprovechó el espacio para repudiar el injusto encarcelamiento del líder brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, a principios de este mes; así como el asesinato de la joven concejala brasileña Marielle Franco, «defensora de la salud, los derechos humanos y el pueblo de Brasil, asesinada recientemente en Río de Janeiro por sus ideas progresistas».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.