ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La doctora Lena López Ambrón, Jefa del Programa de Inmunización del Ministerio de Salud Pública indica que la vacuna antipolio es inocua y benigna, que no ocasiona eventos adversos. Foto: Nuria Barbosa León

Una garantía para la tranquilidad de la familia cubana ocurre con la inmunización rápida y eficiente contra la poliomielitis al producirse en el mes de febrero la 56 campaña nacional de vacunación contra la enfermedad con cobertura para todos los niños del país.

La vacuna consiste en varias gotas administradas de forma oral en dos etapas: la primera en la fecha comprendida del 20 al 26 para inmunizar a 363 778 niños, entre los 30 días de nacidos y los dos años, 11 meses y 29 días. Ellos recibirán una segunda dosis del 17 al 23 de abril del año en curso junto a 108 110 niños y niñas de nueve años, a quienes le administrarán su reactivación correspondiente.

Las dosis se distribuyen en los 451 policlínicos del país, que habilitan vacunatorios en todo el territorio nacional, auxiliándose de los consultorios del médico de la familia y activistas comunitarios, integrantes de las organizaciones de masas como la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

La doctora Lena López Ambrón, Jefa del Programa de Inmunización del Ministerio de Salud Pública, destacó a los medios de prensa locales que en los lugares más intrincados de la geografía cubana se preparan puntos donde se ubican las vacunas con todas las condiciones para que no pierdan la cadena de frío, de manera que todos los niños puedan ser inmunizados.

La vacuna consiste en varias gotas administradas de forma oral en dos etapas. Foto: Anabel Díaz

Indicó también, que los controles sanitarios existentes en el país permiten tener dispensarizada a la población, conocer el universo infantil a vacunar, planificar una campaña efectiva e inmunizar al ciento por ciento de los menores previstos, para seguridad de la familia.

A su vez insistió en divulgar en la población que está prohibido administrar el inmunógeno a los menores con fiebre elevada, vómitos o diarrea y se debe esperar 30 minutos antes y después de la vacunación para ingerir agua o alimentos. Tampoco debe utilizarse en los niños o niñas inmunodeficientes. Para estos casos se destina una semana de recuperación aplicando dosis a quienes no pudieron recibirla por una u otra causa.

La doctora añadió: «Se trata de una vacuna inocua y benigna que no ocasiona eventos adversos, los niños serán valorados con anterioridad por el equipo médico de su comunidad y en el momento de aplicarse la dosis presentarán su carné de salud con el criterio especializado de estar apto para la inmunización».

Para ella, la particularidad de la actual campaña consiste en insertarse en la estrategia mundial por la erradicación de la polio, enfermedad eliminada en Cuba desde 1962, a partir de la voluntad política de la dirección de la Revolución de ofrecer calidad de vida a la población.

«En Cuba - afirmó la funcionaria- siempre se han alcanzado altas coberturas de vacunación y no será exclusivo para esta vez. El programa de inmunización garantiza evitar la circulación de enfermedades y esto se convierte en uno de los logros de la medicina cubana y una conquistas de la Revolución».

Similar criterio lo avaló el doctor Miguel Ángel Galindo, asesor del programa nacional de inmunización y participante en cada una de las campañas anteriores. El elogió el papel de las enfermeras cubanas, quienes son las encargadas de aplicar la vacuna a cada uno de los niños.

Como fundador de ese programa manifestó su satisfacción profesional por haber contribuido a que Cuba resultara el primer país en erradicar la poliomielitis, una enfermedad viral aguda, cuya gravedad varía desde una infección asintomática hasta fiebres inespecíficas, meningitis aséptica, parálisis irreversibles y muerte por asfixia.

Según expertos los agentes infecciosos de la poliomielitis son los poliovirus y las personas son su reservorio único, básicamente los niños. Hasta la actualidad en Cuba se han aplicado 83 800 000 dosis de vacuna anti polio, lo cual ha garantizado la protección de la población cubana menor de 69 años.

Aunque el estado ha tenido que desembolsar cuantiosas sumas para la adquisición de la anti polio y de otras vacunas, las familias cubanas las reciben de forma gratuita. Igualmente para la realización de estas campañas masivas ponen a disposición de las autoridades sanitarias incalculables recursos materiales y humanos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.