ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Profesionales del hospital Iván Portuondo han apostado por esta novedosa técnica. Foto: del autor

ARTEMISA.—Hace siete años María Te­re­sa Pita decidió operarse por mínimo acceso, tras serle detectados cálculos en la vesícula. Consciente estaba de cuánto podría representar a su favor el hecho de optar por esta alternativa, en lugar de la tradicional.

“Se me presentó la oportunidad de que lo hicieran por ambas vías, y escogí esta, fundamentalmente por los beneficios para el proceso recuperativo”, comenta.

Y es que ante una posible operación, es obvio que siempre aparezca un temor previo y, aunque este no desaparezca, si nos comunican que es posible hacerlo por mínimo acceso, al menos se mitigan un poco los nervios.

Esta técnica ha tenido un avance vertiginoso a nivel mundial, particularmente en la última década, y consiste en realizar la intervención quirúrgica mediante pequeños orificios a fin de extirpar diversos órganos y emprender diferentes procederes quirúrgicos, sin efectuar una amplia herida operatoria.

Poner en práctica el referido método cons­tituye una meta para muchos de quienes se desempeñan en la rama quirúrgica. Así lo ratifican un grupo de profesionales del hospital Iván Portuondo, del municipio de San An­to­nio de los Baños, que a fuerza de interés y vo­luntad han incursionado en este tipo de cirugía.

“Es actual y futurista; se aboga por sustituir la convencional por esta”, asevera el ginecólogo Ernesto Pérez, jefe del salón de Cirugía de Mínimo Acceso, del referido centro asistencial.


PREPARACIÓN PARA EL EJERCICIO PROFESIONAL

Desde el 13 de febrero del 2012 se inauguró el servicio en el Iván Portuondo, por el Grupo Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso.

Previamente habían tratado algunos casos de vesícula y de plastias tubarias (permeabilización de las trompas para que sea posible la fecundación). Ya en el 2009, diez profesionales de la institución pasaron un adiestramiento en el Centro Nacional de Cirugía de Mínimo Acceso; más tarde, empezaron a hacer gestiones para el equipamiento, tarea que no resultó para nada fácil.

Como ventajas de la aplicación de este proceder, el doctor Julio César Pérez, jefe del servicio de Cirugía General, del mencionado hospital, manifiesta que es más estético, menos invasivo y doloroso, se presentan menos complicaciones que con las técnicas tradicionales y el paciente se recupera más rápido, por lo que la vida social útil recomienza a los pocos días de operado. Ade­más, es menos costoso, pues la estadía hospitalaria es muy corta.

Hasta el pasado 25 de agosto el Iván Por­tuondo acumulaba cerca de 1 400 operaciones con esta técnica; y este año ya superan las 200. Si tuviéramos el instrumental necesario, podríamos hacer cuatro electivas al día, en lugar de tres, apunta Ernesto.

Y es que a pesar del empeño, la buena voluntad y las gestiones emprendidas, la falta de recursos limita el accionar de estos especialistas. En este momento están paradas las operaciones, debido a problemas presentados con la climatización. “No debe ser utilizado un salón que no tenga la climatización adecuada, pues las altas temperaturas pueden propiciar la aparición de gérmenes. Esto ha provocado que tengamos una lista de espera de casi 40 pacientes por mínimo acceso”, agrega Julio César.

En sentido general, en el centro se practican varios tipos de operaciones mediante este método, entre estas, la extracción de la vesícula, el útero, el ovario y el apéndice.

Han seguido este camino ocho cirujanos, un anestesista, y tres licenciados en enfermería. “Las enfermeras desempeñan un papel pri­mordial: pues es una esterilización con so­luciones, y requiere todo el interés, para evitar complicaciones posteriores”, insiste el jefe del servicio de Cirugía General.

Tesón y la entrega han sido cualidades que han caracterizado el andar de los profesionales del centro hospitalario ariguanabense en esta área. Contar con los recursos necesarios para seguir adelante, contribuirá a continuar dando pasos de avance en este campo que ha revolucionado la Medicina.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

1

9 de septiembre de 2016

04:03:50


La técnica de cirugía de mínimo acceso ofrece indiscutibles ventajas en el mundo de hoy: es más estética, propicia un alta precoz, se asocia a menos complicaciones que con las técnicas tradicionales y favorece una reincorporación social rápida. Se abren paso los procederes laparoscópicos a nivel mundial, para no pocos problemas de salud, en varias especialidades médicas y quirúrgicas. El futuro ilumina hacia menos complicaciones y menor tiempo aún de estadía hospitalaria. Vale conocer esta forma de abordar el área afectada mediante el menor trauma posible a la biología del paciente. Comprende el conjunto de técnicas que, con un instrumental especialmente diseñado, evitan o aminoran las lesiones de las vías de acceso quirúrgico, lo cual reduce la morbilidad operatoria y el periodo de convalecencia, al tiempo que logra resultados más favorables.

evelio dijo:

2

9 de septiembre de 2016

17:34:20


Me consta el esfuerzo de mis colegas del ivan portuondo por mantener lo logrado. Aunque me incorpore despues pude usar ese salon en las cirugias endoscopicas urologicas, especialidad a la q me dedico en dicho centro. Hoy cumpliendo misión medica en namibia me alegra saber q pese a las dificultades ese pequeñito hospital cuenta con gente valiosa y trabajadora. Un saludo para todos ellos.

MIGUEL ANGEL dijo:

3

4 de octubre de 2016

16:03:58


Es excelente pues yo tengo un calculo en la vesicula muy grande, pero a veces tienes que esperar porque te llamen para intervenirte y esa estadia es larga y desesperante.Espero poder hacermelo cuanto antes y que todo salga bien.Por lo demas,aplausos para la medicina cubana.