ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Entre las instalaciones de la Salud Pública beneficiadas, se encuentra la sala de rehabilitación. Foto: del autor

CACOCUM, Holguín.—Si se de­sea conocer acerca del acontecer re­ciente en el Consejo Popular de Cris­tino Naranjo, basta conversar con cual­quiera de sus habitantes. Pero en esa masa de interlocutores no puede faltar Ca­rolina Adams George, o sim­ple­mente Ca­rola.

Al dialogar con esta mujer de 71 años, jubilada del sector azucarero, destaca que en sus vecinos ha renacido la buena costumbre de participar en la solución de los problemas y poner a un lado el hábito de señalarlos y pedir que otro los asuman.

“Donde ahora están el gimnasio bio­saludable y la cancha de baloncesto, era un área con corrales de puerco y muchos trastos abandonados. Para que los constructores cumplieran sus tareas, los vecinos nos reunimos y limpiamos el sitio. Lue­go es­tuvimos apoyando en todo lo necesario”, recuerda.

“Miras para cualquier lado y hay cambios. El local de la Oficoda es recién construido y si pasas por la bodega Los Cristales, la farmacia y el taller de reparación de efectos electrodomésticos, te das cuenta de que los dejaron nuevos. Y si vas al policlínico o a la secundaria básica, compruebas lo mismo”.

Responde afirmativamente ante la observación de que parece estar al tanto de cada detalle: “Soy nacida y criada aquí y me interesa lo que ocurre en mi pueblo, sobre todo si son beneficios sociales”.

Un comentario casi similar introduce en la conversación a Radiel Al­maguer Santos, chofer de la Em­pre­sa de Transporte Escolar. Pri­mero habla de la recién inaugurada terminal de ómnibus, que era una parada y se convirtió en una instalación con­fortable con unas 60 butacas, pa­ra que las personas puedan esperar có­modamente.

A renglón seguido, se refiere a la calidad de las acciones constructivas que han alargado la vida útil de los inmuebles correspondientes a la sa­la de rehabilitación y el telecorreo de la localidad.

En el igualmente remozado Joven Club de Computación, su administrador, Rafael Agui­lera Ballester, destaca que los ocho trabajadores del centro, mediante trabajo voluntario, intervinieron en la reparación de me­sas, la re­posición de luminarias y la instalación de la red hidráulica.

Novedad agradable deviene el complejo cultural. Hasta hace poco la instalación fue em­pleada únicamente como biblioteca, pero, de­bido a su amplitud, ahora también es sede de la Casa de la Cultura. La directora de esta, Yaneisys de la Cruz, asevera que hay muchas posibilidades para desarrollar la literatura, la música y la danza.

Diligente, sugiere pasar por el restaurante La Plaza “para ver otra instalación bella”, lo cual es cierto. To­talmente rehabilitada, compite con cualquier instalación de su tipo de la capital provincial.

Ya es inevitable parar el recorrido. Al pasar la línea ferroviaria, aparece una instalación anexa a la escuela primaria Modesto Campo Por­tilla. Las viejas tablas de madera de las paredes fueron sustituidas por sólidos bloques. Igual­mente son nuevas las redes eléctrica e hidrosanitaria. En fin, es otra.

Los vocablos remodelación, re­construcción y rehabilitación se es­cuchan según el orden de aparición de un mercado agroestatal, un círculo infantil, un anfiteatro, un restaurante del sistema de ayuda a la fa­mi­lia, un mercado artesanal e industrial y una panadería-dulcería.

José Ángel Portelles Landrove, presidente del consejo popular, resume que en saludo al 26 de Julio fueron terminadas 111 obras. “El presupuesto ascendió a 4,7 millones de pesos, con los que dimos respuestas a más de 130 planteamientos he­chos por la población en diferentes mo­mentos en las asambleas de rendición de cuenta. Todo el tiempo recibimos apoyo de los organismos de la provincia y del municipio, con la guía del Partido y del Go­bierno”.

Y, coincidencia total con la entusiasta Ca­rola, deja claro que el triunfo siempre viene con el empuje de la mayoría.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.