ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Una de las intervenciones quirúrgicas más frecuentes ante el aumento de la población adulta mayor es la fractura de cadera. Foto: Tomada de Internet

Un intercambio especializado de alto nivel con ortopédicos de varias latitudes devino la trigésima actualización de Ortopedia y Trau­ma­tología, que contó durante tres días con la presentación de estudios actualizados de cirugía de cadera.

La cita que ya celebra sus 30 años — convocada por la Sociedad Cubana de Ortopedia y Traumatología, en su capítulo del Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq), y que tiene como sede esta institución— “contribuyó exitosamente a fortalecer el desarrollo científico y tecnológico de los profesionales cubanos y asistentes al evento”, aseguró el académico y especialista de segundo grado en esta rama, Roberto Balmaseda Manent, presidente del comité organizador.

Con temáticas medulares para la especialidad como las caderas en los niños y en los adultos, los tratamientos de malformaciones, fracturas, prótesis, complicaciones, entre otros tópicos, este encuentro resultó ser de lujo, en tanto combinó conceptos con los más modernos tratamientos en este campo, y contó con la asistencia de 160 especialistas cubanos y 22 profesores extranjeros. Granma tu­vo la oportunidad de poder intercambiar con un grupo de especialistas extranjeros sobre la jornada científica.

El traumatólogo infantil Lautaro Campos, de Santiago de Chile, viaja desde hace 25 años a La Habana a participar en estos encuentros. Para el experto “si bien cuando se habla de cirugía de cadera, la mayoría de las veces pensamos en personas que ya han pasado la curva media de la vida, es un tema que compete a todos los grupos de edades”.

Quienes trabajamos con niños, dijo, “tenemos como meta que los especialistas en adultos no tengan que operar jamás a un niño que tuvo problemas y recibió tratamiento en la infancia; y es muy difícil porque en muchos países el dinero no está en los niños, sino en las prótesis”.

Refirió que en los más pequeños existe un conjunto de padecimientos tributarios de cirugía, como lo es la enfermedad del desarrollo de la cadera, ya sea por luxaciones o displasia, que son las que llevan la mayor prevalencia. En ese sentido, el doctor Campos subrayó lo valioso de la especialización en niños como un campo particular dentro de uno más amplio; y apuntó la importancia de los programas de detección precoz de patologías como las antes mencionadas, lo cual impacta en la disminución de las cirugías y en la calidad de vida de las personas.

José Eduardo Quintero, ortopedista y traumatólogo colombiano coincide con el doctor Campos en que “la mejor prevención que puede hacerse para evitar a futuro la cirugía de cadera, es el control del desarrollo y crecimiento del niño desde que nace. Si es examinado y se descarta que no tenga ningún problema su cadera, pues todo estará bien. Si se detecta después del primer año de vida una luxación o displasia ya el pronóstico no será el mismo, por lo que insistimos en que el periodo de oro  son los tres primeros meses de nacimiento”, explicó.

Por otra parte señaló que un país como Colombia enfrenta dos realidades: una población anciana que sufre traumas y fracturas de baja energía, y el fenómeno de un exorbitante crecimiento del uso de motos en los más jóvenes. “Hay más motos que automóviles, y ha crecido el número de accidentes con  traumas considerables con los consecuentes gastos médicos en cirugía, y el tiempo de incapacidad que provoca en los pacientes”.

El doctor Everth Mérida, quien es miembro fundador y fuera presidente de la Sociedad mexicana de cirugía de cadera, comentó que una de las intervenciones quirúrgicas  más frecuentes ante el aumento de la población adulta mayor es la fractura de cadera. “Una vez hecho el daño hay que buscar el medio de repararlo. Siempre insisto en que este proceso de reparación es diferente en cada caso, y en los adultos mayores el mejor es prevenir. Hay que cuidarse de no dejar objetos, juguetes sueltos en el suelo, tapetes o cables levantados. El anciano se fractura la cadera muchas veces por descuido y generalmente es en la casa. En los jóvenes la prevención es más bien no sobrepasarse en límites para las actividades de la vida diaria y en velocidades, ya sea en auto, moto o bicicleta”.

Agregó el especialista que la cadera también se desgasta por su uso. “Es como el kilometraje de un vehículo, que tiene un tiempo determinado como normal para deteriorarse, pero si ponemos sobrepeso, no nos cuidamos, realizamos deportes muy bruscos u actividades de alto impacto como correr y saltar sin entrenamiento, pues lógicamente el desgaste ocurre más rápido”.

Doctores como Carlos Amanquez, especialista en ortopedia y traumatología del hospital público Fernández, de Buenos Aires, Argen­tina, trajeron a la cita estudios como la aplicación de células madres en el tratamiento de la seudoartrosis, “una metodología que  a diferencia de otro tipo de intervención en esta patología es una mínima invasión. Son células madres multipotenciales que actúan en el foco de la lesión pues al reconocer la zona enferma se identifican y aportan a la consolidación del hueso, y lo interesante es que ya los resultados observados son importantes”.

El entrevistado elogió el hecho de que la comunidad médica cubana siempre ha estado pendiente de resolver los problemas de salud de la población, e incluso de otros países con la salida al exterior de muchos profesionales. “La medicina aplicada no es solamente la formación interna sino difundir los conocimientos sobre diferentes temas y poderlos aplicar fuera”.

Respecto al debate entre la tecnología y el método clínico, el experto remarcó que si algo permanece en la medicina es un diagnóstico diferencial clínico.

“Todavía en el mundo tocar al paciente significa determinar diferentes enfermedades, y ello es importante. Los estudios solo son apoyo de algo que con mirar, preguntar y tocar puede determinarse en la mayoría de las veces”.

Sobre el estado del arte de la cirugía de la cadera en la región, los especialistas explicaron que el nivel científico está a la par que el mundo desarrollado.

El reto que enfrenta La­tinoamérica, dijeron, es de recursos, a lo cual se impone la habilidad quirúrgica y el ingenio de la medicina en esta latitud.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Miguel Angel dijo:

1

10 de junio de 2016

04:42:27


Excelente trabajo de Lisandra Fariñas, muy actualizado. El evento q se realiza anualmente, resulta de mucha utilidad, con la participación de profesionales nacionales y especialistas foráneos significa una muy útil actualización científica y práctica. Es una patología q se incrementa por los factores mencionados. Interesante la opinión de los especialistas: "que el nivel científico está a la par que el mundo desarrollado", el reto principal esta en los recursos disponibles, la tecnología de punta. Muy importante el acotamiento de la necesidad de realizar un buen interrogatorio, acompañado de un minucioso examen físico al paciente, no depender absolutamente de exámenes complementarios, en muchas ocasiones innecesarios, costosos y molestos para los pacientes, un mal pandémico entre muchos profesionales de la salud.

Miguel Angel dijo:

2

10 de junio de 2016

04:49:15


Lisandra me olvidé de destacar la belleza de la infografía. Gracias

Dr. José Luis Aparicio Suárez dijo:

3

10 de junio de 2016

07:25:17


No es posible soslayar que los elementos del “Sistema Osteomioarticular”, que con tanto esmero sanan y cuidan los ortopédicos y otros profesionales, están normalmente en un dinámico equilibrio, continuamente cambiando de forma, estructura y función, en respuesta a exigentes y variadas demandas. Es, además, vulnerable a traumas y peculiarmente susceptible a desórdenes inflamatorios locales y sistémicos, a lo que hay que añadir el continuo envejecimiento de la población, por la mayor expectativa de vida, que trae consigo una elevación de la osteoporosis y de la frecuencia de afecciones propias de la tercera edad. De ahí el reto de todos, reforzado en este evento, de otorgar con dedicación y talento “más vida a los años, más años a la vida, y a la vida más salud”. Creo que el evento ha sido un excelente “fijador”, que ha permitido consolidar el saber y la amistad. Seguramente fue más allá de las ciencias médicas y se pronunció contra las “luxaciones morales” de nuestro mundo desigual. Los participantes probaron que están dispuestos a reducir y resolver, con abnegación y firmeza, no solo las óseas, sino también las complejas “fracturas éticas”.

Aliuska Consuegra dijo:

4

10 de junio de 2016

11:03:59


para mi el trabajo realizado no termina. pero espero que encuentren la cura del mismo para evitar menos muertes cada día.

floresmilabarzallo dijo:

5

10 de junio de 2016

11:38:55


Cerrar bueno educar a la gente en una adecuada nutrición , en el caso de descalificado de los hueso y en cuanto a la operaciones sólo en caso de fractura por caída.Es un gran avance de la ciencia simple que se la practique bien y no los deje minús válid, por cuanto esta operación son muy riesgosa de quedarse paralíticos.