ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

WASHINGTON.—El secretario de agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, aseguró este jueves que existe un gran potencial para las ventas de productos orgánicos de Cuba en los Estados Unidos, pero las leyes actuales ponen un freno a los intercambios.

Cuba tiene la oportunidad de capitalizar la demanda de estos productos sin tener que hacer la complicada transición que se lleva a cabo en países desarrollados como Estados Unidos, añadió durante un almuerzo de trabajo en el Instituto de la Paz, que acoge la primera conferencia del Consorcio Cuba.

Fundado el año pasado por la entidad bipartidista The Howard Baker Forum, el Consorcio agrupa a compañías, organizaciones sin fines de lucro, inversionistas, académicos y empresarios, que comparten la visión de continuar el camino de la normalización de las relaciones con Cuba.

Durante varias horas han desfilado por el estrado altos cargos de la administración Obama como la secretaria de Comercio, el viceasesor de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, académicos y empresarios con experiencia en las relaciones con Cuba para reflexionar sobre la historia y perspectivas de las relaciones entre ambos países.

La confirmación de la noticia de que el presidente Barack Obama visitará la Isla a finales del próximo mes ha sido destacada por casi todos los oradores como una oportunidad de mandar un mensaje claro de que ambos países están comprometidos en la normalización de los nexos y hacer irreversible el proceso iniciado el 17 de diciembre de 2014.

Vilsack contó a los asistentes que quedó impresionado por las granjas urbanas que visitó en la Isla y dijo que hay un gran potencial en ese sector, que cada vez ocupa un mayor margen del mercado norteamericano por sus beneficios para la salud.

El secretario de agricultura lamentó que las leyes actuales que conforman el bloqueo hagan tan difícil los intercambios con la Isla.

Dijo que el impacto de las restricciones también se hacía sentir en las posibilidades de ocupar la demanda de alimentos de la Isla, que compra en el exterior la mayor parte de los alimentos que consume.

Estamos buscando oportunidades de negocios a partir de un fondo que aportan voluntariamente algunos agricultores norteamericanos, dijo.

El secretario aclaró que de acuerdo con las leyes actuales del bloqueo su cartera no puede canalizar recursos federales para esos fines, como es la práctica común, lo que constituye una limitación para que las compañías estadounidenses posicionen efectivamente sus productos en el mercado cubano.

Durante la administración del presidente demócrata William Clinton se aprobó la Ley de Reforma a las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones, que permitió la venta de productos agrícolas a Cuba bajo la condición del pago por adelantado y en efectivo.

La iniciativa no permitía las exportaciones cubanas, violando la reciprocidad del comercio, a lo que se sumó las restricciones en la transportación por las leyes del bloqueo.

Aun así, Cuba invirtió en los últimos 15 años cerca de 5 000 millones de dólares en comprar alimentos en Estados Unidos, impulsado sobre todo por los precios competitivos y la cercanía de los puertos de embarque.

Pero según las últimas cifras del U.S.-Cuba Trade and Economic Council, un organismo que monitorea el comportamiento del mercado, durante el 2015 se redujeron en 120 millones las compras de alimentos cubanos a Estados Unidos en relación a 2014, cuando fueron de cerca de 290 millones, muy lejos del pico de 710 millones alcanzado en el 2008.

El secretario norteamericano lamentó la caída que se ha registrado durante los últimos años y reconoció que las condiciones actuales no son muy favorables.

Dijo que la agricultura es un sector en el que ambos países pueden hablar en el mismo lenguaje, lo que podría ayudar a avanzar en la normalización de las relaciones.

Resaltó los avances cubanos en la biotecnología aplicada a la agricultura y refirió que toda la región enfrenta retos similares como plagas y el cambio climático. Dijo que las autoridades cubanas tienen una gran confianza en la ciencia para resolver estos problemas y es una oportunidad que la contraparte estadounidense podría explorar.

Una de las preocupaciones del departamento de Agricultura es el impacto en ese sector en la Florida si se llegasen a levantar las sanciones contra Cuba. En ese sentido aseguró que están trabajando con las autoridades del Estado para intercambiar información y trabajar de manera conjunta.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.