ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Más 100 000 estadounidenses han visitado la Isla desde enero del año pasado. Foto: Jose M. Correa

Más allá de la música caribeña, el tabaco, los autos clásicos y los símbolos culturales e históricos, un creciente número de estadounidenses comienza a descubrir un país que les ha sido vedado por más de medio siglo.

El deshielo de las relaciones entre La Habana y Washington, que inició el 17 de diciembre del 2014, trajo consigo una modificación de las regulaciones para viajar a la Isla, lo cual ya es palpable en las calles y comienza a dar forma a un nuevo futuro de los nexos entre los dos países.

“Yo quería ver qué estaba ocurriendo en Cu­ba”, asegura a Granma Lauren Smith, una neoyorquina que viaja a la capital cubana por primera vez.
Ella es uno de los más de 100 000 estadounidenses que han visitado Cuba desde que Wa­shington relajara las restricciones de viajes en enero del año pasado.

El aumento exponencial de los arribos de ciudadanos norteamericanos durante el 2015 y lo que va del 2016 (superior al 50 % en relación con el 2014) es una de las realidades del cambio en los nexos de dos países separados por 90 millas de mar y una complicada historia.

“Esperaba ver las calles controladas por militares y, por el contrario, lo que he visto es mucha tranquilidad en La Habana”, afirma Lauren Sm­ith.

El contacto directo con la realidad cubana, multifacética y compleja, está rompiendo mu­chos de los estereotipos que han sido fomentados durante décadas de confrontación.

Varios analistas señalan las implicaciones de un contacto mayor entre ambas sociedades. “Cambiaría mucho más rápido la percepción sobre Cuba de los ciudadanos norteamericanos y sería mucho más claro que el bloqueo es una política de la Guerra Fría, obsoleta, que debe ser eliminada”, refiere Luis
René Fernández Tabío, investigador del Centro de Estudios He­mis­fé­ricos y sobre Estados Unidos de la Univer­sidad de La Habana (Cehseu).

Bill Delahunt, excongresista demócrata, ve­te­rano defensor de un acercamiento entre am­bos países, coincide en que la política de limitar los viajes fue siempre “absurda”.

Lo que está cambiando es que cada vez más estadounidenses se dan cuenta de la inoperancia actual, refiere el exlegislador. “Aquellos que regresen de sus visitas a Cuba serán entusiastas de la nueva relación e insistirán en que la política no regrese a la época de la Guerra Fría”.

Mary Drobny, guía turística norteamericana de la compañía Cultural Journeys, indica por su parte que los pasos recientes son un “gran co­mienzo” pero es necesario crecer.

Sin embargo, las actuales leyes estadounidenses ponen freno a un mayor acercamiento.

Tan temprano como el 16 de enero de 1961 el Departamento de Estado norteamericano anunció disposiciones para frenar el normal acceso de sus ciudadanos a Cuba, supuestamente por la imposibilidad de ofrecerles servicios consulares y garantizar su seguridad.

A comienzos de enero de ese mismo año, la administración de Dwight Eisenhower decidió romper relaciones diplomáticas y fueron clausuradas la sede diplomática de Cuba en Wa­shington y la de Estados Unidos en el Ma­lecón habanero, las mismas que quedaron reabiertas el 20 de julio pasado.

Hoy, un ciudadano de Estados Unidos que desee viajar a Cuba puede hacerlo dentro de 12 categorías, sobre las que el presidente Barack Obama estableció una licencia general.

Los motivos aprobados van desde los intercambios religiosos a los de pueblo a pueblo, pero los viajes turísticos continúan prohibidos por la Ley de Reforma a las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones del año 2000, la misma legislación que contradictoriamente abrió la posibilidad de exportaciones agrícolas a Cuba, aunque bajo condiciones onerosas, como el pago en efectivo y por adelantado.

LA BATALLA EN EL CONGRESO

Hay dos iniciativas transitando en ambas cá­maras del Congreso de Estados Unidos que po­drían cambiar el escenario.

El senador Jeff Flake, republicano por Ari­zona, y el demócrata por Vermont, Patrick Leahy, llevan adelante un proyecto de ley sobre la libertad de viajar a Cuba que ya cuenta con cerca de medio centenar de copatrocinadores en un hemiciclo de 100 bancadas.

Sarah Stephens, directora ejecutiva del Cen­tro para la Democracia en las Américas, que ha organizado varias visitas de congresistas a Cu­ba, opina que la legislación a favor de los viajes tiene grandes posibilidades de triunfar, a pesar de que también debe pasar por la Cámara de Representantes, entre otros procesos legales.

“Nosotros estamos confiados de que el sena­dor Flake atraerá a los 60 senadores necesarios para poner fin a estas disposiciones”, añade.

Sin embargo, el proyecto homólogo introducido por el representante republicano de Ca­rolina del Sur Mark Sanford, en la Cámara de Re­presentantes, ha logrado sumar solo 46 copatrocinadores (38 demócratas y ocho repu­blica­nos), en un órgano compuesto por 435 miembros. Los números explican por sí solos las condiciones adversas que prevalecen en esta cámara para avanzar proyectos favorables a la flexibilización del bloqueo contra Cuba.

“No hay oportunidad de que el Congreso termine con las prohibiciones sobre los viajes de los turistas americanos a Cuba este año. Los re­publicanos controlan tanto la Cámara de Re­presentantes como el Senado y muchos no desean tomar ninguna acción para ayudar a Oba­ma en esto”, considera por su parte William M. Leo­Grande, profesor de la Universidad Ame­ricana de Washington y autor del libro Cana­les secretos hacia Cuba: La historia secreta de las negociaciones entre Washington y La H­abana.

En ese sentido coincide el académico cubano Luis René Fernández Tabío, quien apunta la necesidad de observar si ocurren cambios favorables en la correlación interna en el Congreso sobre este aspecto, sobre todo después del último discurso del Presidente sobre el Estado de la Unión, donde volvió a insistir en la necesidad de eliminar el bloqueo.

Los tres analistas coinciden en que el 2017, después que se conozca el resultado de las elecciones presidenciales, es otro escenario en el que podría pasar cualquier cosa.

LA FRUTA PROHIBIDA

El pronóstico para el presente año es que continúen aumentando las llegadas de norteamericanos al país, especialmente, una vez que co­miencen las operaciones de vuelos co­mer­ciales regulares entre ambos países a mediados del 2016, según han anunciado varias aerolíneas estadounidenses. Aun así lo más probable es que se mantengan en el rango de los cien­tos de miles de personas, como ha sido hasta ahora.

Sin embargo, los principales analistas coinciden en que el potencial real de viajeros con fines turísticos a Cuba se calcula en millones.
Fernández Tabío expresó que el levantamiento de estas restricciones  traería enormes beneficios para la industria turística cubana y la de los viajes en Estados Unidos.

Además, pondría de manifiesto los obstáculos inadmisibles a los que están sujetos los norteamericanos debido al bloqueo, desde sus transacciones bancarias y las comunicaciones hasta los productos a los que están acostumbrados y  no pueden adquirir dentro del país.

“Desde el punto de vista económico significaría un crecimiento muy grande en los ingresos para Cuba. Se ha estimado que los viajes se incrementarían a más de un millón de turistas, tal vez hasta dos millones en el primer año, por ser la fruta prohibida que todos quieren conocer”, refiere el académico cubano.

LeoGrande apunta que el impacto del fin de las restricciones trascendería la economía. “El aumento de los viajes, así como los intercambios sociales y culturales entre las dos naciones, ayudarán a avanzar en el proceso de normalización de las relaciones”, concluye.
Sin embargo, algunos apuntan hacia la otra cara de la moneda y recuerdan los problemas que históricamente han acarreado el flujo  turístico desde el norte.

Si bien tras más de 50 años de Revolución la realidad actual es muy distinta a la de 1959, to­davía está en la memoria cómo se intentó convertir la Isla en un “híbrido de casino con prostíbulo”.

También señalan las posibles consecuencias de una oleada masiva de turistas en la sociedad de la Isla, que defiende valores y principios distintos a los estadounidenses.

“La cultura cubana tiene mucho temperamento”, afirma al respecto Lauren Smith, la jo­ven neoyorquina con la que conversó este diario en la calle Obispo, quien no cree posible que tantos años de historia puedan ser borrados de la noche a la mañana.

Maureen McKinley, una coterránea de Smith pero con algunos años más de experiencia, lo tiene bien claro: “creo que el cambio en este país depende de su pueblo y de cuánto este decida hacer por su futuro”.

Las doce categorías autorizadas para viajar a Cuba desde Estados Unidos

1. Visitas familiares a cubanos, funcionarios del gobierno de Estados Unidos ra­dicados en Cuba o estudiantes/profesores autorizados a estar en Cuba.

2. Negocios oficiales del gobierno de Estados Unidos, gobiernos extranjeros u organizaciones intergubernamentales.

3. Actividad periodística.

4. Investigación profesional y reuniones profesionales.

5. Actividades educacionales.

6. Actividades religiosas.

7. Actos públicos, clínicas, talleres, competiciones atléticas y de otro tipo y ex­hi­bi­ciones.

8. Actividades de apoyo al pueblo cu­bano.

9. Proyectos humanitarios.

10. Actividades de fundaciones privadas o instituciones de investigación o educativas.

11. Exportación, importación o transmisión de información o materiales informativos.

12. Viajes relacionados con las exportaciones o reexportaciones autorizadas.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis Eloy Suárez Escobar dijo:

1

16 de enero de 2016

06:48:55


Este artículo es una joya literaria, ya que constituye un túnel en el tiempo y desborda la imaginación de optimismo, creemos que el 2.016 será un año muy importante para el Pueblo de Estados Unidos y su verdadera Libertad, porque el acercamiento entre CUBA y USA que cumplió un año el 17 de diciembre del 2015 ha liberado al pueblo norteamericano, el único pueblo del mundo entero que no puede ir donde quiera, sin tener que enfrentarse a su propio poderoso gobierno que lo oprime con multas y cárcel si se atreven como turistas a visitar la mejores playas del mundo que tienen a su alcance de 90 millas nada más. Voy a enfocar mi opinión sobre este artículo en la actividad económica que conozco bastante bien en esta parte del mundo. Ya el propio gobierno genocida y retrograda de EE.UU ha reconocido lo absurdo del Bloqueo económico hacia Cuba después de más de 50 años, pero al parecer en este año 2016 el propio pueblo estadounidense le demostraran lo ridículo de su política imperialista, asombra que en solo un año centenares de miles norteamericano (el pueblo) han visitado a Cuba, seguramente esas cifras crezcan exponencial mente no solo por las razones que en este histórico artículo se expresan sino porque todos sabemos que el país con más seguridad para su pueblo y para los turistas en el Caribe es precisamente Cuba, todos sabemos los percances de todo tipo que le ocurren a los turistas en nuestras naciones , aquí en Venezuela, Colombia, República Dominicana, Panamá, el Caribe Oriental y noticias de ataques a turistas corren la voz como pólvora, así como cuando hay una completa seguridad también se corre y más rápido y esto influirá en el pueblo norteamericano a la hora de decidir hacer turismo en Cuba a pesar de la inmensa restricción que su gobierno le impone, en pocas palabras la dinamita que debilitaran las bases del bloqueo a Cuba serán los propios ciudadanos y ciudadanas del pueblo de Martin Luther King Jr. Los norteamericanos enfrentaran la leyes que prohíben hacer turismo a Cuba, centenas de famosos de Hollywood lo han hecho ya y lo siguen haciendo, no es de extrañar que los europeos hagan una gran invasión turística hacia la Antilla mayor, ya The Rolling Stones el añejo grupo de Rock and Roll encabezado por su vocalista Mick Jagger anunciaron una presentación para el mes de marzo es decir en apenas 2 meses. El pueblo de nuestra Sur América (Argentina, Brasil, Perú, Uruguay) que adoran las playas del Caribe seguramente también "invadirán" las playas cubanas. En las grandes ciudades de Europa hablan en sus calles y en sus plazas de los excelentes servicios turísticos de Cuba. La diferencia que existen entre Cuba y los otros estados del Caribe radica en su modelo económico, en el socialismo cubano, todos los países del Caribe debemos seguir el ejemplo cubano, de planificar en todo en seguridad social para el pueblo ya que eso corre aguas abajo y si lograremos mantener una economía sin chimenea sustentable, la gente cuando hace turismo primero piensa en seguridad. Felicitaciones al pueblo Cubano y a su Revolución, están logrando una gran cosecha por todo el amor que han sembrado en más de cincuenta años.

Fernando Respondió:


17 de enero de 2016

12:21:15

Luis Eloy si en algo hay que mejorar es en el servicio turístico, no lo califique de excelente, porque no lo es, hay que soñar, pero con los pies en la tierra, el discurso triunfalista ya no pega.

Luis Eloy Suarez Escobar Respondió:


21 de enero de 2016

03:26:51

Estimado Fernando, con todo respeto me atrevo a decir que cuando usted se refiere a "... el discurso triunfalista ya no pega..." me parece que usted recogió con una pinza algún párrafo de lo que dije, sin embargo le digo que no hay que seR pesimista, mire con un bloqueo GENOCIDA de una potencia sin escrúpulos y que el turismo crezca años y años en Cuba lo menos que se puede catalogar es de excelente sus servicios. El turismo es una de las empresas en que las personas deciden con la libertad con que nace el ser humano donde ir y además a gastar el dinero duramente ganado con el esfuerzo del trabajo y al pueblo estadounidense le cercenaron esa libertad su propio gobierno, no debo dejar de decir que el llamado marketing atrae a millones de turistas a países que están especializados en realizar propagandas promoviendo sus bellezas turisticas, sin embargo yo nunca he visto una sola propaganda de Cuba promocionando sus ofertas turísticas, y me imagino que si existen, sin embargo personalmente me he interesado en conocer las ofertas turísticas hacia Cuba por mi interés de hacer turismo allá, no es triunfalismo imaginar que existan millones de personas en la misma situación que yo en el mundo entero. Hoy en día el turismo ha cambiado mucho, los europeos por ejemplo prefieren realizar un turismo que los conecte más con las personas de los países que visitan inclusive prefieren pagar una habitación en la casa de las personas que un hotel turístico, lo se por experiencia ya que el año 2004 recibí 300 estudiantes de una universidad francesa que me propusieron venir de esta manera y luego esto se extendió a la ciudad sede de esta universidad y ya son centenares de miles que han venido de esta manera. Yo (discúlpeme el pronombre personal) comencé a trabajar el servicio transporte de turismo en Venezuela en 1980, de manera informal y fui avanzando hasta tener un empresa formal inclusive impulsamos la creación de una ley de transporte turístico en Venezuela que hasta 1990 no existía. ¿Que hay que mejorar los servicios turístico en Cuba?, quien le puede discutir eso, mi pregunta ¿En cuestiones de SERVICIOS, donde es que no hay que mejorar? Cuando hablo "TRIUNFALISTAMENTE" del turismo en Cuba lo hago porque vislumbro que será en los próximos años el destino del Caribe más visitado incluso por ciudadanos que nacieron y habitan en las costas del Mar Caribe de países hermanos, se lo dice un venezolano que nació en La Guaira Venezuela donde están las mejores playas del Mar Caribe, desde Puerto Cruz hasta Chuspa son playas de bellezas sin igual, mencionando también claro las playas de los Estados. Falcon, Aragua, Miranda, Anzoategui, Sucre, digame las playas del estado Carabobo, como hago para decirle sin caer en triunfalismo de las playas de la isla de Margarita. Ahora cual sería la diferencia entre todas estas bellezas que le estoy describiendo y Cuba, pues que Cuba ha sido sometida a una invisibilización ante el mundo entero, con un bloqueo económico por más de 50 años y sin embargo puede tutearse con otros destinos del Caribe, como mi Venezuela, Colombia, República Dominicana, Puerto Rico, las Antillas menores, Aruba, Curazao y Bonaire y tener un puesto entre los primeros. ¿"Triunfalismo que no pega"?, no lo creo compañero, de todas maneras hay un señor que podrá decir si usted tiene razón o la tengo yo, ese señor se llama EL TIEMPO.

pablocs dijo:

2

16 de enero de 2016

09:06:01


Y tambien se podran hacer empresas mixtas em el sector del turismo com empresários norteamericanos lo cual ayudaria mucho a ambos pueblos

marisa dijo:

3

16 de enero de 2016

22:31:41


que triste para los estadounidenses,que el congreso de su país les coloque restricciones para viajar a Cuba,y eso que USA se las da de ser un país libre y democrático..felices nosotros los latinos que podemos viajar a ese hermoso país caribeño,donde nadie nos ordena nada...

medardo m rivero p dijo:

4

17 de enero de 2016

12:26:51


Muy estimulante el articulo, que ademas esta investigado y elaborado por estudiantes de periodismo. Del contenido pienso que las luces que se vislumbraban con la puesta en marcha de la apertura de las embajadas y la realizacion de diferentes dialogos sobre diferentes cuestiones necesarias de las relaciones entre ambos paises, iba a acelerar procesos, que la historia ha demostrado, que no sirven para aplicar contra el pueblo cubano, que es que ha sido protagonista de la resistencia y junbto a ella desarrollarnos.

Enrique Suarez dijo:

5

17 de enero de 2016

13:58:50


creo que el cambio en este país depende de su pueblo y de cuánto este decida hacer por su futuro”. Me gusto mucho este comentario espero el pueblo de cuba la comprenda en su totalidad.