ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Foto: Juvenal Balán

Muchas de las limitaciones que impone el bloqueo contra Cuba pudieran desaparecer si el Presidente de Estados Unidos aplicara con determinación las amplias facultades ejecutivas que tiene para ello, aún cuando el desmantelamiento total de esa política requiere de una decisión del Congreso.

En el anuncio del 17 de diciembre de 2014, el Presidente Barack Obama reconoció el fracaso de la política hacia Cuba y se comprometió a involucrarse en un debate con el Congreso para levantar el bloqueo.

Obama anunció varias medidas dirigidas a modificar la aplicación de algunos aspectos de esa política. El 16 de enero entraron en vigor las enmiendas a las regulaciones de los Departamentos del Tesoro y Comercio para implementar la decisión del Presidente. Pero, si bien constituyen un paso positivo, estas medidas tienen limitaciones.

El Congreso estadounidense es el órgano facultado para revocar las legislaciones que sostienen el bloqueo contra Cuba y decretar su fin; pero este acto puede estar precedido del desmontaje de la inmensa mayoría de las restricciones que lo conforman a través de acciones ejecutivas.

Entre las prerrogativas a las que el Presidente Barack Obama puede acudir para modificar la implementación de la política de bloqueo está la autorización del uso del dólar estadounidense en las transacciones internacionales de Cuba; revertir la política de persecución financiera contra nuestro país; permitir las importaciones en Estados Unidos de servicios cubanos o productos que constituyen rubros exportables de la economía nacional; y autorizar las exportaciones directas a Cuba de productos estadounidenses, entre otras acciones.

Lo cierto es que pese a las medidas adoptadas por la Casa Blanca en los últimos meses, las prerrogativas de Obama no se han agotado. El pasado 18 de septiembre, los Departamentos del Tesoro y Comercio anunciaron un nuevo grupo de medidas que modifican la aplicación de algunos aspectos del bloqueo a Cuba, especialmente en los sectores de viajes, remesas, telecomunicaciones y comercio.

Sin embargo, estas regulaciones vienen a complementar el paquete anunciado en enero pasado, se refieren prácticamente a los mismos campos y no abren nuevas áreas de intercambio.

Las medidas demuestran que el Presidente Barack Obama conserva amplias potestades para continuar modificando la aplicación del bloqueo.

Sólo hay cuatro aspectos del bloqueo sobre los que el Presidente de Estados Unidos no puede actuar, pues requieren la acción congresional para su eliminación o modificación, por estar regulados por leyes:

1. La prohibición a subsidiarias de EE.UU. en terceros países a comerciar bienes con Cuba (Ley Torricelli).

2. La prohibición de realizar transacciones con propiedades norteamericanas que fueron nacionalizadas en Cuba (Ley Helms-Burton).

3. El impedimento a los ciudadanos estadounidenses de viajar a Cuba con fines turísticos (Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones del 2000).

4. La obligación a pagar en efectivo y por adelantado por las compras de productos agrícolas por parte de Cuba en EE.UU. (Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones del 2000)

La realidad muestra que a pesar del pronunciamiento realizado por el Ejecutivo estadounidense de que debe ponerse fin a la obsoleta política de bloqueo, éste se mantiene y continúa causando profundas afectaciones a la economía cubana.

Las medidas promulgadas hasta el momento por la Casa Blanca han dado muestras de su limitado alcance y de lo mucho que todavía Obama puede hacer para modificar sustancialmente la aplicación del bloqueo recurriendo a sus prerrogativas ejecutivas, que las tiene.

En estas circunstancias, el Gobierno cubano reitera que el proceso hacia la normalización de las relaciones bilaterales transita necesariamente por el levantamiento del bloqueo, el cual constituye el mayor obstáculo para las relaciones económicas, comerciales y financieras de Cuba con el norteño país y con el resto del mundo, y para el desarrollo de todas las potencialidades de la economía cubana.

A pesar de las medidas adoptadas por el Presidente Barack Obama y su declarada disposición a involucrarse en un debate con el Congreso para levantar el bloqueo, las leyes y regulaciones que sustentan esta política continúan vigentes y son aplicadas por las agencias del gobierno norteamericano, especialmente por los Departamentos de Tesoro y Comercio, y en particular la Oficina para el Control de los Activos Extranjeros.

El propio Presidente Obama ha reconocido justamente que se debe poner fin al enfoque anticuado de esta política hacia Cuba. No obstante, hoy, con el mismo rigor de las últimas décadas, los efectos del bloqueo restringen las posibilidades económicas de Cuba y lastran su derecho a elevar los patrones de vida de su pueblo.

El Presidente Barack Obama debería realizar su voluntad y hacer uso de sus amplias prerrogativas ejecutivas para vaciar al bloqueo de su contenido más sustancial, siendo consecuente y respetando el reclamo de la comunidad internacional respecto a esa política.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Carlos dijo:

1

16 de octubre de 2015

20:03:27


Excelente articulo, pues explica en detalles un tema del que se comenta mucho pero hay poca informacion especifica. El presidente de EEUU debe usar sus facultades constitucionales para liberalizar amplias ramas de comercio de las que no se necesita aprobacion del congreso. Lo hara probablemente antes de que complete su mandato, pues es necesario que los congresistas, especialmente los mas recalcitrantes al levantamiento del bloqueo, sientan la presion de las grandes companias y de la rama ejecutiva. A la vez, desde Cuba deben aprovecharse de forma mas efectiva y acelerada las aperturas que han sido implementadas, como los viajes de ferries, cruceros y de lineas aereas, pues aunque los viajes de turismo no estan autorizados, las 12 categorias vigentes permiten bastante flexibilidad para que al menos dos millones de norteamericanos visiten la isla en el primer ano una vez que Cuba apruebe y agilice los tramites de autorizacion a las grandes companias de transporte y a otras inversiones, en sectores como el de las comunicaciones. Eso a su vez crearia un interes aun mayor en invertir en la isla por parte de grupos empresariales que aun se han mostrado mas cautos. Esta flexibilizacion tambien deberia incluir vias mas sencillas para que los cubanos residentes en el exterior y que en mas de un 90% apoyan a Cuba, puedan viajar o residir en su pais sin los engorrosos tramites de habilitacion y prorrrogas en sus pasaportes.

sonia dijo:

2

17 de octubre de 2015

08:13:30


El Presidente Barack Obama, puede a travez de una orden ejecutiva desmontar uan serie de restriccion eque estan sujeta al Bloqueo economico que no tienen nada que ver con la :Ley, por lo que puede aliviar mucho el Bloqueo Economico que hasta ahora no lo ha hecho, esperemos que para el proximo ano lo haga, ya es una decision importante por parte de el, de lo contrario todo seguira igual desde su inicio...

yoel dijo:

3

17 de octubre de 2015

09:20:05


Espero que pronto eso suceda al fin se han dado cuenta que Cuba tiene un publo culto;un partido que lidera y una direccion que habla claro y respeta a los cuidadanos, eso es lo que nos ha permitidi resistir y seguro nos dara la victoria como se ha demostrado desde el 10/10/1968.

Jose R. Oro dijo:

4

17 de octubre de 2015

10:05:19


Completamente de acuerdo, el Presidente Obama debería usar sus amplias prerrogativas ejecutivas para diluir el criminal bloqueo al máximo. Personalmente creo que lo está haciendo y lo va a continuar haciendo. Aunque hay un claro consenso en el pueblo estadounidense contra el criminal bloqueo, sobre todo en lo que concierne at libre comercio e inversiones y a viajar sin trabas a Cuba, esto no constituye un tema de gran prioridad para muchos en EE.UU, hay otras cosas (como la situación en el Medio Oriente, Afganistán y otros asuntos tanto externos como internos, que son más acuciantes e implican una mayor exigencia popular), por lo cual el Presidente Obama maneja el proceso de ir acabando con el bloqueo paso a paso. En general hay una buena disposición de los estadounidenses hacia Cuba, tanto por el fin del cruel bloqueo, como por ejemplo contra la existencia de la Ley del Ajuste Cubano, ni mencionar siquiera las trasmisiones contra Cuba. La mayoría de los estadounidenses se quedan boquiabiertos cuando se enteran de que su gobierno gasta decenas de millones de dólares del presupuesto en esas trasmisiones. Si creo que el Presidente Obama va a continuar dejando el bloqueo tan hueco por dentro como él pueda hacerlo, y después el Congreso lo liquidará por completo.

MIGUEL ANGEL dijo:

5

17 de octubre de 2015

12:12:10


OBAMA ESTA NAVEGANDO ENTRE DOS AGUAS, FU BASTANTE PRAGMATICO E INTELIGENTE AL RECONOCER Q EL BLOQUEO NO FUNCIONA Y ESTA PROVOCANDO CRITICAS HASTA DE SUS PROPIOS LACAYOS, PERO NO TIENE CORAJE PARA FIRMAAR LOS DECRETOS Q ALIVIEN EL RIGOR DEL BLOQUEO.