ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Banner
La ciencia está llamada a transformarse en pilar básico de la economía nacional. Foto: Raúl López Sánchez

Llamada a transformarse en pilar básico de la economía nacional, la ciencia cubana celebra su día con el renovado compromiso de tributar más riquezas en función del bienestar de la sociedad y alcanzar la plena soberanía tecnológica de la nación.

Para instituir la efeméride se escogió el 15 de enero, porque en igual fecha de 1960, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, al hablar en el acto por el XX aniversario de la creación de la Sociedad Espeleológica de Cuba (SEC), efectuado en el Paraninfo de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, aseguró: «El futuro de nuestra Patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, de hombres de pensamiento, porque precisamente es lo que más estamos sembrando; lo que más estamos sembrando son oportunidades a la inteligencia».

En medio de las actividades que rememoran aquel suceso, Granma recogió los pronunciamientos de varios representantes de la comunidad científica cubana, quienes fundamentan por qué los trabajadores del sector darán su respaldo mayoritario a la aprobación de la nueva Constitución, en el referendo del venidero 24 de febrero.

INVESTIGACIÓN CONECTADA CON EL PAÍS

«Resulta muy gratificante para los trabajadores de la ciencia que entre los principios básicos de la nueva Carta Magna figuren el desarrollo educacional, científico, técnico y cultural, así como la construcción de una sociedad basada en la información y el conocimiento.

«Sostenemos que la prioridad de la investigación científica debe ser la solución a los problemas que atañen al país y a la ciudadanía en general. Avalaremos una Constitución donde se habla de ciencia no solo como parte de los fines esenciales del Estado o en los principios de la política educacional, científica y cultural, sino de sus fundamentos económicos.

«Los científicos cubanos sabemos que la economía sustentada en el conocimiento y las empresas de alta tecnología serán una herramienta clave para desarrollarnos como nación.

«Hace ya casi 60 años, Fidel avizoró que el futuro de Cuba tenía que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia. Hoy quienes trabajamos en la esfera nos esforzamos por ser dignos depositarios de esa confianza. Dando nuestro voto por el Sí honramos el legado y las enseñanzas del Comandante en Jefe». (Doctora Tania Crombet Ramos, investigadora y directora clínica del Centro de Inmunología Molecular).

«Las continuidades y cambios que como pueblo vamos a refrendar tienen la virtud de ser producto del análisis colectivo y de la sabiduría popular. Pero a la vez hay que reconocer que se trata de una sabiduría en la que concurren muchos factores, dados por los altos niveles de compromiso político a favor del camino escogido desde principios de los años 60 del pasado siglo, y por la extraordinaria cultura política acumulada en nuestra sociedad.

«Para mí, que me desempeño en el campo de las ciencias sociales y las humanidades, me es muy grato constatar que en el texto que apoyaremos con nuestro voto individual el próximo 24 de febrero han sido recogidas numerosas sugerencias y propuestas provenientes de centros de investigación, universidades y del debate efectuado en el Pleno de la Academia de Ciencias del pasado 27 de octubre. Varias de ellas son producto de diversos estudios relacionados con el poder político de naturaleza popular en un proceso de construcción del socialismo, llevado a cabo en condiciones de subdesarrollo económico y de asedio por parte del mal vecino del norte.

«Lo anterior y muchas razones más que no puedo resumir en un espacio abreviado, me motivan a votar a favor de la nueva Carta Magna, que no solo ratifica el camino que significa la transición socialista con horizonte comunista, sino que aporta a la continuidad del sendero escogido bajo nuevas condiciones históricas». (Doctora Olga Fernández Ríos, vicepresidenta de la Academia de Ciencias de Cuba).

«La Constitución por la que votaremos el 24 de febrero contiene legítimas aspiraciones del pueblo de Cuba, que muchos otros del mundo quisieran ver reflejadas en sus respectivos textos constitucionales. Me gustaría destacar, por ejemplo, lo estipulado en el Artículo 16, inciso f, donde se plantea que el Estado promueve la protección y conservación del medioambiente y el enfrentamiento al cambio climático, que amenaza la sobrevivencia del planeta, sobre la base del reconocimiento de responsabilidades comunes, pero diferenciadas.

«También establece más adelante que la actividad creadora e investigativa en la ciencia es libre y que se estimula la investigación con un enfoque de desarrollo e innovación, priorizando la dirigida a solucionar problemas que atañen al interés de la sociedad y al beneficio del pueblo.

«Igualmente, la nueva Carta Magna pone al país en consonancia con los tiempos actuales y los años venideros, en las más disímiles facetas de la vida nacional, manteniendo las esencias de la Revolución y sin renunciar un ápice a la independencia conquistada. Entonces mi voto es por el Sí». (Doctor José Rubiera Torres, meteorólogo).

«Como cubana nacida tras el triunfo de la Revolución y trabajadora del Acuario Nacional desde hace más de 20 años, dar el Sí en el referendo es primero que todo un gesto de gratitud, pues nuestro centro fue creado por Fidel y la vigencia de su pensamiento es determinante en el quehacer de la institución y nos acompaña cada día cuando hacemos ciencia.

«Aprobar la Carta Magna significa ratificar los fundamentos del Estado socialista, que incluye, entre otros objetivos, promover un desarrollo sostenible capaz de asegurar la prosperidad individual y colectiva, a partir del progreso científico de la nación.

«Daré mi voto consciente a favor de la nueva Constitución, ya que junto con sentar pautas en el camino a recorrer y ser fruto de un inigualable ejercicio de genuina democracia participativa, realza una vez más el culto pleno a la dignidad de los cubanos». (Máster en Ciencias María de los Ángeles Serrano, directora del Acuario Nacional de Cuba).

SABIDURÍA POR EL BIEN COMÚN

«Esta Constitución nos garantiza la máxima libertad de creación y acción en una sociedad, con el solo límite de no afectar la de los demás, que es la única justa. La ciencia necesita de esa libertad para crear conocimientos y la sociedad requiere a su vez que sus integrantes se culturicen, aprendan y tributen riquezas sin limitación alguna.

«Uno de los aspectos a resaltar de su texto definitivo, enriquecido en el proceso de amplia discusión con todo el pueblo, es la inclusión de un artículo donde se refrenda que el Estado promueve el avance de la ciencia, la tecnología y la innovación como elementos imprescindibles para el desarrollo económico y social.

«Más allá de contener muchos conceptos avanzados en el campo de la ciencia y la tecnología, la nueva Carta Magna establece un marco legal muy constructivo en el que podemos legislar y hacer efectiva y libremente todo lo que conduzca al bien de la sociedad y a cada uno de sus integrantes, usando la sabiduría. Por eso la apoyaré con mi voto». (Doctor Luis Alberto Montero Cabrera, presidente del Consejo Científico de la Universidad de La Habana).

«Tengo la certeza de que la comunidad científica se expresará de manera abrumadora por el Sí en la consulta del 24 de febrero.

«En el plano personal lo haré para que nuestros niños y niñas puedan soñar y convertirse en hombres y mujeres de ciencia, sin más requisito que su vocación, esfuerzo y talento; para que la mujer cubana siga siendo una digna representante del potencial humano del país; porque sigamos construyendo un sistema de ciencia, tecnología e innovación inclusivo al servicio de la sociedad, donde coexistan en armonía los desarrollos nacionales y territoriales estratégicos.

«Porque siga siendo libre el ejercicio de la ciencia en Cuba, porque las agendas de investigación se construyan sobre la base de las prioridades del pueblo y las motivaciones y el talento de nuestros investigadores, porque la ciencia tribute al perfeccionamiento permanente de nuestro sistema socioeconómico, y porque hacer ciencia continúe siendo condición y necesidad histórica para hacer Revolución, como nos enseñó Fidel en sus palabras fundacionales del 15 de enero de 1960». (Máster en Ciencias Alberto Rodríguez Batista, director de Ciencia, Tecnología e Innovación del Citma).

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Tico dijo:

1

15 de enero de 2019

07:13:50


Es lamentable que no se haya aprovechado la oportunidad de proteger al trabajador accidentado, porque con un subsidio no se proteje en ese aspecto somos de los más atrasados del mundo

Oscar Ramos Isla dijo:

2

15 de enero de 2019

09:34:55


La ciencia está en todas partes. Donde mayor florece es en las universidades cubanas. Para hablar de un desarrollo económico; tenemos que saber a que altura se encuentran los científicos cubanos.

Rolando Calzadilla Tamayo dijo:

3

15 de enero de 2019

21:09:02


Un saludo a todos los trabajadores de la Ciencia.Felicidades a los estudiantes de los Ipvce, los estudiantes universitarios y como dijo el Comandante en Jefe Fidel Castro el futuro de nuestro país tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de Ciencia.