ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Un querido profesor me comentaba que existen personas que, en vez de volver en sí, vuelven en no. La frase me provocó una risa tremenda, pero me hizo pensar.

Es cierto, hay personas que padecen de una especie de enfermedad que no se recoge en los libros de medicina, una «nonitis aguda» que provoca, entre sus síntomas, altos niveles de negatividad.

Al parecer estos pacientes tienen, además, un doctorado en pretextos y habilidades sobrenaturales para encontrar resoluciones arcaicas y en desuso que les permitan asegurar con una sonrisa: «Se los dije, no se puede».

Entonces, se sientan tras su buró, con los brazos cruzados, satisfechos, tras cercenar iniciativas interesantes, tras asfixiar hasta la muerte los más novedosos proyectos.

Insisten en que las cosas siempre han sido de determinado modo y que es mejor así. Se recuestan en su silla y ante dos torres de papeles con los que se sienten importantes, felices. 

En la vida hay que saber decir no, sobre todo cuando se evita un acto descabellado con nefastas consecuencias, pero también hay que apostar por hacer menos imposibles las cosas más sencillas, las cotidianas.

Por eso, sí se puede enfriar el agua de los trabajadores y ponerle las cortinas a la oficina, sonreír y tratar bien a un cliente, saludar cuando se llega al trabajo, garantizar la merienda en la empresa, manejar la guagua a la velocidad correcta, sin matar del susto a los pasajeros. Sí se puede elaborar la comida con la calidad que requiere y apostar por una idea mejor, que apasione a todos, que imponga nuevas formas de hacer.

Este país se ha forjado con mujeres y hombres que, contra todos los pronósticos y cuando la vida misma parecía decir no, dijeron: «Sí se puede».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

anadelia dijo:

1

7 de junio de 2019

09:56:22


quiero mandar un mensaje a todas las bibliotecarias de toda cuba muchas felicidades

Zuleima Betancourt Jiménez dijo:

2

7 de junio de 2019

13:32:14


Insisten en que las cosas siempre han sido de determinado modo y que es mejor así. Escuchar decir eso y en estos tiempo. Que oportuna reflexión, espero que personas necesitadas puedan leer esta reflexión

loriet dijo:

3

7 de junio de 2019

15:00:26


Muy interesante el comentario que nos hace Leslie, al que sugiero agregar que hay muchas personas de las que usted dice que solo saben decir no que nos les conviene decir Sí, por eso rechazan a los que los contradicen y no comparten su criterio y desgraciadamente muchas veces los excluyen, a veces el que no acepta la crítica no quiere que nadie lo enjuicie o lo emplace y por eso dice no se puede y si detenta ciertos poderes entonces entorpece el trabajo de su Institución, las gestiones no se hacen y las cosas no marchan como nos conviene a todos.

Fermín Manuel Fornaris Campa dijo:

4

10 de junio de 2019

10:26:25


Sus reflexiones , igual que las de Graziella, siempre son muy buenas, y sigo insistiendo que hay que buscar la manera de que llegue a los jóvenes. Nuestro Primer Secretario ha dicho SI SE PUEDE, y él lo ha demostrado con su vida, igual que el Cdte. en Jefe desde que salió de México. Pero SI SE PUEDE, y debemos inculcarlo a toda la sociedad, no como una consigna, sino en todo lo que hacemos. No ´solo en la burocracia, el SI SE PUEDE está en todo, es el sentido de pertenencia, desde el que siembra el cangre de yuca, para que vuelva el casabe a ser comida de todos, como lo comían los aborígenes y los primeros pobladores hispanos, hasta el que corta ahora la caña con equipo y no como lo hacían los asalariados que hicieron ricos a los que ahora quieren venir a reclamar ¨sus propiedades¨ conseguidas con el sudor de los obreros.

Tania Mayi dijo:

5

17 de junio de 2019

14:50:53


Me gustó su comentario, sobre la enfermedad nonitis aguda, al igual que tú me sonreí, de que, los hay, los hay, y te lo encuentras a diario y a montones, y en todos los lugares, puedo decir que es una plaga que está afectando la mente del cubano de hoy.