ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Para allá han ido todos: el que sabe que Cuba necesita de su gente, porque solo su gente puede defenderla de las amenazas y horrendas ilusiones que sobre su tierra penden; el que vio ayer las imágenes gloriosas de un pueblo que salió a las calles para decirle a su presidente legítimo que Venezuela no será jamás de nadie que no sea de ellos mismos; el que pensando en los hijos que trajo al mundo, y en los que vendrán de ellos, hará lo imposible, y más, por defender el socialismo.

Han ido los que sienten el deber de estar donde han sido llamados para apoyar, a la luz del sol, nuestra continuidad histórica; los que, animados por sus líderes laborales, no se quieren perder la fiesta de marchar con sus compañeros, en un acto de explícitas presencias. Los que, con alguna limitación sentimental, física, personal, se sobreponen a ella, porque estar allí hoy es importante para Cuba (que es América, que es el mundo).

Están los infaltables, las caras conocidas lo mismo del trabajo, que las de la cuadra, las que regresan a media mañana, cada mayo, después del desfile. Están los jubilados, que, sin el natural rigor de un centro laboral, que responde convocando al convite mayor, sienten que deben ir; que no están excluidos, porque no es preciso ser un obrero activo para festejar el día de los trabajadores, de cuyo sudor se construye la vida del país. Y está el que va solo, porque basta para ir con preguntarse a sí mismo si no tener compañía es motivo para perderse ese espacio donde congas, codos, imágenes, colores, ruidos y canciones, lejanamente aprendidas, nos hermanan más fuerte, cada vez que entre todos son oídas.

Van también los otros, los más lentos, los ingenuos que no lo son tanto, los no tan convencidos de la grandeza de estar, los que hay que sacudir en la demora, los que no siempre dan la mano, los desconfiados, los que pueden hacer y dar más…, pero todos nuestros, todos cubanos, todos formando el río entremezclado que corre en los versos del poeta.

Todos caminan, todos sonríen, nadie va a la fuerza. Todos saben que allá, en la tribuna del desfile están Raúl y el Presidente, y que estar es estar con ellos. Mirar a cualquier parte es leer un mensaje de reafirmación, lo mismo en un bello soporte, que en un humilde cartón donde ha escrito, sin remilgos, el mismísimo sentimiento.

«Cuba sí, Yankees no»; «Manos fuera de Venezuela; Lula libre ya»; «Trump-Hitler: aunque nos sigan bloqueando, a los niños de Cuba nunca nos faltarán las escuelas. Daniel Marrero. Pionero cubano», dicen, entre miles, algunos de los que hablan por sí solos, de los que dejan ver, tras el rasgo sencillo, la nobleza artesanal y sincera de su confección.

Se oyen canciones de esas que llevamos en la sangre, y la multitud arrolladora canta. «Son los sueños todavía / los que tiran de la gente, /como un imán que los une cada día»... Y me pregunto: ¿con qué cuentan los emperadores del mundo para permitirse soñar el viraje de nuestro socialismo? ¿Con qué, para imponer leyes inservibles, ridículas, absurdas? La masa enardecida, la que está en la fiesta, la misma que estará donde la llamen, no lee mi pensamiento, pero sabe de sobra la respuesta. 

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

RAULITO dijo:

1

2 de mayo de 2019

09:03:31


Excelente comentario, es un pueblo entero el que fue a las plazas de todo el pais porque sabe lo que quiere y lo defiende. Tambien hay estuvo Marti, Cespedes. Fidel. Chavez, porque sus enseñansas y su legado permanecen presentes en cada cubano, Solidaridad con todas las causas justas de nuestro continente, Por todo eso y porque somos cuba se celebro muy en alto este primero de Mayo.

Madeleine Respondió:


2 de mayo de 2019

11:41:19

Gracias, Raulito, no por tu elogio al texto, sino por formar parte de « los árboles que han de andar en fila para que no pase el gigante de siete leguas.

er incurto dijo:

2

2 de mayo de 2019

16:17:54


Hermosa descrición del dia de los trabajadores. Si el enemigo no fuera miope nos viera a todos muertos de la riza aunque estemos debajo del filo de su espada. Nuestro desfile es un arroz con mango a lo cubano con una alegria sin limites...... aqui somos felices La Revolución es un regalo al que el Pueblo nunca renunciara.