ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Felipe fue un comunista, quien muy viejo ya y sin renunciar a su ideas, abandonó este mundo. Allá por la década transcurrida entre 1970 y 1980 acostumbraba de vez en vez a reunirse con los muchachos del barrio para conversar sobre temas de actualidad e invariablemente preguntaba: «¿Escucharon el último discurso de Fidel?». Y si alguno del grupo no estaba al corriente de los pronunciamientos del líder cubano, sin sermones de por medio, sintetizaba las ideas básicas.
Un día, uno de los jóvenes interpelados le solicitó explicar aquella devoción por las intervenciones del jefe de la Revolución. Y él, con humildad, le respondió que le servían para comprender los problemas del momento y, sobre todo, para repasar la historia nacional y profundizar en ella.
Le afirmó, además, que Fidel cuando hablaba ante las multitudes se comportaba como un maestro. Desde el primero hasta el último discurso que había escuchado, concretó, el barbudo comandante no hacía otra cosa que no fuera alfabetizar políticamente a su pueblo.
Ejemplos tenía de sobra para argumentar su posición, pero recurrió a su memoria para traer a lugar las palabras de Fidel en el resumen de la velada conmemorativa de los cien años de lucha, efectuada en La Demajagua, Monumento Nacional, el 10 de Octubre de 1968.
Las evalúo de clase imprescindible. Una de las primeras cosas que hizo, explicó, fue aclarar que Céspedes no se precipitó al levantarse en armas, pues conoció que podía ser apresado junto a otros jefes revolucionarios por las autoridades españolas.
Luego insistió en algunos párrafos, entre ellos, los que aclaraban que la decisión del Padre de la Patria devino chispa de la Guerra de los Diez Años emprendida sin armas y sin recursos de otro tipo por un pueblo que asumió la táctica de pertrecharse con lo arrebatado al enemigo.
Relató que ese día entendió con claridad el proceso de formación de la nacionalidad cubana y cómo la falta de unidad, identificada en el caudillismo y el regionalismo, evitaron quebrantar a la metrópolis española.
Con citas completas abordó otros elementos ofrecidos por el líder cubano. Aseveró que volvía una y otra vez a ese discurso. Era para él, en fin, el mejor compendio de historia de Cuba que había conocido.
El tiempo siguió pasando y Felipe mantuvo sus encuentros con nuevas oleadas de jóvenes. A todos insistía en el carácter pedagógico de los discursos del guía revolucionario. Abordan, repetía invariablemente, todos los aspectos de la vida en Cuba y fuera de ella.
Estaba próximo a cumplir los 90 años cuando lo vi por última ocasión. Me recordó haber sido parte de sus oyentes y acto seguido habló del líder venezolano Hugo Chávez, de quien dijo que impartía clases de historia en las concentraciones de los revolucionarios, igual que Fidel.
Creía que no había otro hombre que hablara con tanta pasión sobre Bolívar y sus sueños de unidad latinoamericana. A su manera de ver las cosas, tampoco tenía pelos en la lengua a la hora de enfrentar al Gobierno de Estados Unidos y los compinches en el interior de Venezuela y el mundo en conjunto.
Si estuviera vivo, el viejo comunista seguiría insistiendo en el matiz educativo de las intervenciones de ambos líderes para crear conciencia política en la población, causa de la resistencia que caracteriza a las revoluciones de Cuba y Venezuela frente a los más brutales intentos de aniquilarlas
A la vez fustigaría, estoy seguro, a los procesos sociales que fenecieron o van en retirada en nuestra área geográfica porque sus líderes –personas o partidos– se concentraron en mejoras económicas y sociales pero no advirtieron que la formación política de las masas perpetuaría los cambios emprendidos.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Maikel dijo:

1

8 de abril de 2019

17:32:57


Asi es

Mizael dijo:

2

13 de abril de 2019

20:09:22


Germán, muy importante y oportuno tu artículo!