ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Piensa que puede esconderlo. Que esperar a que definitivamente el ultrasonido anuncie los latidos felices del corazoncito que le ha nacido adentro podrá ser el momento oportuno para develar el suceso que la convertirá en madre. ¿Para qué apresurarse?, dice. Ya habrá nueve lunas para que todos estén al tanto de la buena nueva.

Piensa, sí, porque, aunque no abre la boca para tocar ni de soslayo el tema de la maternidad, un brillito suspicaz le endulza la mirada melancólica, que no lo es del todo, tal vez una ternura de la que no es consciente. Quienes lo hemos vivido sabemos que desde que la semilla anida, un hervidero de emociones, a veces insostenible, otras enigmáticas, sacuden a la mujer que pronto agregará a su condición la dicha de estrechar en sus brazos al hijo.

Le cuesta despertar. El sueño es ahora más profundo, pero de quien hablo es alguien con muchas responsabilidades a pesar de su juventud y el trabajo desde muy temprano es para ella de alta prioridad. De ella dependerán decisiones serias, entregas periodísticas que tendrá que revisar, dará orientaciones, esperará por otras. Escribe todo el tiempo. A veces frente a su máquina, mientras sonríe, se acaricia la barriguita, que pronto dejará de ser pequeña, como está aún, apenas advertida.

Mientras avanza el día la asaltan náuseas como también un animoso apetito que la hace devorar el plato, para después devolverlo todo, tan natural en las primeras semanas. Por momentos debe exigirse concentración, porque la mente vuela y se imagina caritas de improviso, paseos, instantes que vendrán.

Su faena le exige la lectura, no solo de libros. Las noticias, que llueven por minutos, son asuntos de los que no puede alejarse, incluso más allá del área que le corresponde atender. Cuando son de Cuba –visitas de altos directivos del país a diversos territorios; foros y congresos que generan espacios de debates para las ciencias, el arte, las instituciones…; medidas para perfeccionar el sistema social que tenemos, entre tantas otras–, no logra menos que sentir orgullo de la tierra donde verá la luz el que así la trae por estos días.

Los tantos análisis que deberá hacerse le «agobian» cálidamente la tranquilidad, y sabrá más de cerca ahora que nada es aquí más importante que un niño. Todo lo que tenga que ver con el país, así sea el supuestamente más ajeno de los asuntos, tendrá asociaciones directas con el nene que le altera ahora el metabolismo. Resueltamente, no habrá tema que no guarde para ella relación con lo que adentro le está creciendo.

Avanzan los sucesos en el día, tantos que a otros profesionales o personas comunes alejadas del periodismo les costaría comprender la «carrera de relevo» frente a la información que significa trabajar en un medio de prensa. El entorno internacional duele: bombas, desaparecidos, injusticias sociales, mutilaciones de genitales, femicidios, falsas y malintencionadas noticias contra Cuba o cualquier espacio donde se decida vivir con dignidad, balas perdidas, usurpadores de la paz, tiroteos en escuelas, atentados, emigración, jaulas, muros…

Empieza a apretar el pecho todo lo que huele a desastre. Junto a la algarabía interior se agiganta cualquier gesto que humille, hiera o actúe en detrimento de un niño. Es cuando los versos lejanamente aprendidos, los de Los hijos infinitos, del poeta venezolano Andrés Eloy Blanco, cobran vida, de forma diferente, ahora con latidos propios, frente a los horrores que padece la infancia en otras latitudes.

Mientras lee sobre estas realidades, los versos llegan, uno a uno, y le invaden el sentido: Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños / que la calle se llena / y la plaza y el puente / y el mercado y la iglesia / y es nuestro cualquier niño cuando cruza la calle / y el coche lo atropella / y cuando se asoma al balcón / y cuando se arrima a la alberca; / y cuando un niño grita, no sabemos / si lo nuestro es el grito o es el niño, /y si le sangran y se queja, / por el momento no sabríamos / si el ¡ay! es suyo o si la sangre es nuestra.

Suena el teléfono. Con la interrupción se detiene el poema. Pero volverá después y siempre, cada vez que la tristeza elija para sí a un niño. No importa si en poemas o en sentimientos. Basta para ello ser o empezar a ser madre.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Llasmina Lavalle Silveira dijo:

1

5 de abril de 2019

13:28:15


que lindo tu atículo, no hay nada más sublime que la dicha de saber que se va a ser madre, ese esntimiento no tiene comparación, pero tenemos además la dicha de ser madres en Cubita la Linda donde nada es mas importante que un niño y donde se luicha y se luchjara por los derechos de nuestro relevo, te deceo muchas felicidades y te auguro que seras una gran madre.

YENISEIKI dijo:

2

5 de abril de 2019

15:18:07


Saludos ante todo: Mi nombre es Yeniseiki González Guillot, tengo 25 años soy madre de una pequeña de 1 año, trabajo en la Universidad de Oriente como Profesora Instructora del Departamento de Agronomía, Ingeniera Agrónoma, Doble militante de la UJC y el PCC, dirección: Calle 10 no.48 entre calle 1ra y Calle 3ra, Reparto Dessy, Santiago de Cuba, teléfono casa: 22 656233, teléfono trabajo: 22 601313. Al conocimiento de mi embarazo yo le informé a mi colectivo de trabajo y directivos mi intención de incorporarme antes de terminada la Licencia de Maternidad, de simultanear ambas cosas para matricularme en la primera Edición de la Maestría en Ciencias Agrícolas febrero 2018 , lograr el pase de Categoría Docente julio 2018 y apoyar a mi departamento en el proceso de Acreditación de la carrera de Agronomía en el mes de noviembre 2018, felizmente di a luz el 16 de enero de 2018 a mi hija Valeria Victoria Sánchez González, y me incorporé a la Maestría en el mes de febrero , gracias a Dios con el apoyo del claustro del departamento y de mi familia, preocupados mi esposo y yo porque le saliera el Círculo en tiempo a la niña , nos dimos la tarea de preparar todos los documentos y el llenado de las planillas para realizar la solicitud en tiempo para después no lamentarnos, en fecha alegórica para recordarla siempre el 4 de abril de 2018 luego de amanecer a las 3 de la mañana mi esposo y yo con la niña en el Gabinete Metodológico de Santiago de Cuba, cuando llegamos fuimos los números 14 porque habían personas desde la tarde del día anterior, me entregaron un cartoncito con los siguientes datos: 6976/18 FE: 4/4/18 FN:16/1/18 , me preguntaron qué Círculo me quedaba más cerca y respondí que el Círculo Pequeños Cosmonautas y me informaron que no se podía perder por si me salía, si me ponía de suerte en los listados del mes de diciembre 2018. En el mes de diciembre 2018 me dirijo a revisar los listados de Otorgamiento de Círculo Infantil, para mi sorpresa habían cambiado de oficina, pregunté y llegué al lugar el mismo día, percatándome que no me puse de suerte y que no me salió el círculo a mi pequeña. Inconforme pero con la certeza que habría repuestas, puse mayor intención a la lectura de las capacidades que otorgaron en el Círculo Pequeños Cosmonautas, siendo de 3 nada más y 2 de ellas, una misma madre con mellizas, me dije: Bueno esa madre en comparación conmigo tiene un nivel mayor de prioridad, pero al pasar los primeros días del mes de enero, me llegó la información que las niñas no pudieron entrar porque no caminaban, y me dirigí el lunes 7 de enero de 2019 al Gabinete Metodológico para ver si existía entonces oportunidad para mi niña, cuando llego al dar los Buenos Días nadie me contestó, por lo que al ver que así no procedía fui directo a la Recepcionista de nombre Teresa y le pregunté cuáles eran los días de Atención a la Población, ella me respondió que los miércoles, para confirmar le reitero la pregunta y le pregunto además que si el de esa semana atenderán , asegurándome esto voy el miércoles 9 de enero de 2019, para mi sorpresa al llegar veo un grupo de mujeres a voces con la Recepcionista hablando de su inconformidad con la atención en esa oficina, cuando se calmó la situación le pregunto a la Recepcionista que si van a atender y me dijo: Tú no ves ese grupo de mujeres quejándose, no van a atender porque la directora esta en Congreso, esa mujeres dicen que se van a quejar al PCC Provincial, le dije: Pero usted el lunes me informó de que hoy atendería, solo hace 72 horas como es posible que usted no conocía de que hoy la directora iba a estar en una Reunión , me dijo : en una Reunión no en un Congreso de Educación , le dije: ¿Un Congreso, donde, va a estar entonces aquí en Santiago para el próximo miércoles? y me respondió: No sé dónde es, pero yo estoy segura que el miércoles que viene ella estará aquí para atender a la población . Yo soy del mismo sector de Educación y estoy muy al tanto de las informaciones que tributan a mi área de trabajo, pero no podía mostrar que dudaba de su palabra, por lo que el miércoles 16 de enero de 2019 estuve con mi hija coincidiendo con su primer añito de vida en un cola de FE Y ESPERANZA, porque pasaban las 8 am y aun no llegaba la Directora, a las 10:10am cuando me correspondió por la cola oficial, porque siempre hubo unas amistades , unos casos pendientes entre otros para atender primero , la Directora que atiende Círculos: Sureisis, le informo de mi situación que simultanee la licencia de maternidad con el trabajo, la complejidad de las asignaturas que imparto, mi necesidad de superación , que me encuentro finalizando la Maestría y que en el Círculo Pequeños Cosmonautas quedaron 2 capacidades de niños que no pudieron entrar porque no caminaban como requisito imprescindible , confirmó que mi hija caminaba perfectamente, tomó mis datos, señalando mi nombre con marcador rosado fresa y con un sonrisa me dijo: Tienes que esperar a que te llamen. Desde entonces mi hija es profesora unos días con su papa que es profesor también en la Universidad de Oriente y otros días conmigo, pero eso no es lo que me tiene echa un baño de lágrimas es lo que al salir me dijeron algunas madres: porque tienes que pagar

Lázaro dijo:

3

9 de abril de 2019

15:11:02


Profundo y bello. Bello y profundo. Bendiciones, Madeleine.

Lazaro dijo:

4

11 de abril de 2019

14:16:14


Me sentí obligado a volver a leer tu reflexión. ..."Los tantos análisis que deberá hacerse le «agobian» cálidamente la tranquilidad, y sabrá más de cerca ahora que nada es aquí más importante que un niño. Todo lo que tenga que ver con el país, así sea el supuestamente más ajeno de los asuntos, tendrá asociaciones directas con el nene que le altera ahora el metabolismo. Resueltamente, no habrá tema que no guarde para ella relación con lo que adentro le está creciendo".... Profundo, muy profundo.

Madeleine Sautié Rodríguez Respondió:


14 de abril de 2019

11:21:10

Estimado Lázaro: Le agradezco su valoración. Ser madre en Cuba es un privilegio, lo que no quita que toda persona de bien, hombres, mujeres que no sean madres... todos, estemos espantados ante los comportamientos bochornosos del mundo. Lo importante es hacer, contribuir a quitarle las tantas manchas... y en esta joven periodista, como en tantas otras, existe ese empeño. Lo saludo y nuevamente le agradezco.