ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La vida suele ser el constante camino de las elecciones. Ante el dolor puedes dejar que te rompa o que solo te doble, para tomar fuerzas y seguir adelante. Ante la crítica malsana, puedes darte por vencido o hacerlo mejor. Ante la traición, están los que se aferran al odio, o aquellos que perdonan, incluso aunque no olviden.

Cada día hay un montón de decisiones que tomar. De ellas depende el rumbo de la propia existencia. Decisiones simples como el color de la blusa o si le pones café a la leche; comunes, como la forma en la que organizas la jornada laboral; difíciles, como aceptar un nuevo trabajo o decir adiós.

A veces estás, con los ojos cansados, ante una encrucijada. Varias rutas, rectas, opuestas, torcidas, se dibujan frente a ti. En ese momento sabes que tomar alguna de ellas sería como saltar al vacío y tienes pavor a equivocarte.

Pero la vida también está llena de equivocaciones, que duelen, enseñan, que son como heridas superficiales, o dejan una marca profunda para siempre.

También somos el resultado de nuestras cicatrices. Somos, hasta cierto punto, lo que queda de nuestros naufragios. Somos las veces que nos levantamos, que seguimos adelante contra todos los pronósticos. Somos la constancia, la pasión.

Cada día tomamos decisiones simples. Decisiones como el color de los labios o la ruta de la guagua. Cada día tomamos decisiones cotidianas como firmar la tarjeta al llegar al trabajo o resolver qué hacer en la comida.

De vez en cuando se nos presentan decisiones definitorias: tomar un nuevo camino, abrirle las puertas al amor, acunar una criatura…
Cada día, incluso, decidimos quiénes somos. Decidimos por qué camino vamos.

Los seres más fuertes son los que eligen militar en el bando de los que aman y construyen, de los que ayudan al otro y perdonan; en el bando de los que tienden la mano; en el bando de los que, a pesar de las espinas, deciden sembrar una flor.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

liz dijo:

1

27 de marzo de 2019

10:47:37


Muy bello y verdadero ese comentario, es un retraro de lo cotidiano, del diario vivir, es así y sin embargo casi ni nos percatamos. Felicidades Leslie tienes una forma muy bonita y sencilla de redactar me encantó.

rosario dijo:

2

27 de marzo de 2019

10:52:50


Bello todo lo que escribes,llega bin adentro.Los ojos de Daniel para mi lo mas bello y conmovedor.

Nadia dijo:

3

27 de marzo de 2019

11:49:53


Hermosa reflexión. Gracias.

Rafael dijo:

4

27 de marzo de 2019

16:14:43


Leslie, tienes toda la razon, a mi siempre me han enseñado que nunca agaches la cabeza ante nadie, pues nadie es mejor que tú.

Zuleima Betancourt Jiménez dijo:

5

28 de marzo de 2019

08:27:49


Interesante reflexión, como todas las que he podido leer. Felicidades