ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

La puerta de la guagua cerró frente a su cara. Ella quedó inmóvil. Su hijo de unos nueve años se le aguantaba de los hombros, asustado, triste, mientras luchaba por sostener sus piernas temblorosas.
Una señora intentaba acomodarle la silla de rueda, al lado una cartera. Ella parecía inmóvil. Se notaba que la vida le pesaba en los hombros y la hundía. Comenzó a llorar. Era una lágrima gorda, silenciosa, una lágrima de rabia, dolor, cansancio y un montón de cosas más.
Su historia puede ser la misma de otras mujeres con niños especiales. Una historia de sacrificio y entrega, de saber cuánto duele la insensibilidad e, incluso, la discriminación.
«Señora, ¿por qué no se fue en la otra?», le preguntó el chofer de la ruta 4 que acababa de llegar a la parada. «No me quisieron llevar la silla en la anterior», dijo, y se ahogó en llanto.
Podía notarse que se derrumbaba. Eran casi las cinco de la tarde de este 31 de diciembre y estaba sola, en una parada, con su pequeño enfermo, y no podía más.
Él le preguntó para dónde iba, pero era en dirección contraria. Le propuso llevarla hasta el parque, pero ella le explicó que no le convenía, porque quién la iba a ayudar a montarlo. La guagua se demoró por unos minutos.
Aquel hombre no podía arrancar y dejarla ahí, desconsolada, como lo había hecho el otro, el chofer de una ruta 8 de la ciudad de Santa Clara. «Monte, que la voy a llevar hasta la base y ahí yo mismo la embarco en otro carro hasta José Martí», le dijo.
Enseguida dos jóvenes se bajaron y la ayudaron con el niño y la silla. No sé el nombre de esa alma noble que se conmovió ante el dolor ajeno, pero quisiera, quisiera saberlo y darle un abrazo, porque por muy dura que sea la vida, por muy incómodo que resulte trabajar en un día feriado, nunca se puede perder la esencia que nos define: la humanidad.
Si ese hombre de alma noble algún día lee estas líneas, quiero que sepa que lo admiro, porque demostró que no todo está perdido si todavía existen seres con un buen corazón.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

IBOH dijo:

1

4 de enero de 2019

07:59:25


LAS PERSONAS ESTÁN MUY NECESITADAS DE TENER A DIOS EN SU CORAZÓN, QUE ES EL ÚNICO QUE NOS PUEDE TRANSFORMAR LOS MALOS SENTIMIENTOS EN BUENOS, PUES SATANÁS ESTÁ COMO LEÓN RUGIENTE BUSCANDO A QUIEN DEVORAR. BUSCAD EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA Y TODAS LAS DEMÁS COSAS SERÁN AÑADIDAS. QUE DIOS LOS BENDIGA Y MUY EN ESPECIAL A ESA PERSONA DE BUEN CORAZÓN.

ele dijo:

2

4 de enero de 2019

12:12:55


Es cierto que algunos llevan sobre sí sus propias "sillas de ruedas", tal como el chofer que no permitió a la madre abordar el ómnibus con su hijo. Ojalá en él hubieran viajado los dos jóvenes del próximo, que sí la ayudaron a subir, estos podrían haber hecho que cambiara la historia al no permitir semejante ultraje. En cada momento y lugar deben existir aquellos que se opongan a tales comportamientos. !Felicidades por su conmovedor relato!

Ariel dijo:

3

4 de enero de 2019

14:20:25


Leslie; sigue haciendo trabajos tan conmovedores como este y otros; hay que seguir educando para que cada vez sean menos las bestias que andan por nuestro país porque la educación, la sensibilidad y solidaridad es lo único que nos diferencia de los animales. Siempre sigo tu trabajo.

Nestor dijo:

4

4 de enero de 2019

15:35:22


Caso similar ocurrio en la Feria Comercial del Turismo celebrada en Matanzas el dia 29 de diciembre, cuando en unos de los kiosco de un hotel sacaron manzanas a muy buen pricio cuando un matrimonio con su niño discapacitado en silla de rueda pretendia comprarle alguna el molote no los dejor pasar al mostrador al agotarce el producto habia que ver la carade desconsuelo de aquel niño sin que nadie de los que compraron en cantidades le ofreciera una creo que esa imagen la tendre en mi mente por siempre. pero de inmediato un joven de los dependientes saco turrones de una caja y se los dio al preguntarle cuanto era el costo aquel jovencito les dijo ESO VA DE MI BOLSILLO. esa actitud me lleno de emocion al ver que hay personas sencibles.

Esperanza dijo:

5

4 de enero de 2019

17:26:29


Bello. Felicidades por tus comentarios. Siempre encontraremos personas generosas y serviciales, los cubanos somos así.