ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Luchar contra un virus puede ser agotador y en mi caso produjo un mal humor tremendo. La cama me abrió los brazos por varios días. En la mesita de noche un pomo con agua y al lado, un cepillo de pelo, el instrumento perfecto para aplacar la odiosa picazón de un cuerpo intoxicado.
Tenía pocas ganas de hablar. Entonces, comenzó a sonar el teléfono. Intenté ignorarlo, pero el ruido retumbaba en mi cabeza. Sentía que el cerebro me iba a explotar. Di media vuelta, quedé boca abajo, estiré un brazo y con cara de pocos amigos descolgué aquel aparato ruidoso. Pensé dar por concluida bien rápido la conversación. Del otro lado una persona me preguntó con voz dulce: «¿Te acuerdas de mí?».
Por unos momentos quedé paralizada. ¡Cómo no recordarla! Era mi maestra, la primera de todas, la de primaria. Se notaba emocionada. Confesó que había buscado mi teléfono con una amiga del pueblo, mi pueblo, donde ya no vivo desde hace 12 años. Me habló de su orgullo por mí, del huracán de emociones que le produjo leerme en Granma. Me contó que guardaba cada uno de mis escritos, que no me había olvidado nunca.
En ese momento pasé por alto el malestar y hasta la frustración por no poder salir de la casa. En ese momento regresé a mi escuela, Santos Caraballé, cuando era una niña delgada de rizos rubios.
Tenía la piel muy blanca y los ojos tristes. Era tímida, demasiado madura para mi edad. Llevaba aparatos para corregir los dientes y unas ligas en los pies para que mis tobillos lograran la posición correcta.
Pero era feliz en mi mundo, en mi barrio, donde mi abuela le daba un puñado de sal a la vecina y de paso le prestaban un huevo para el almuerzo.
A la escuela nadie llevaba lonchera, ni tabletas, ni celulares… y los zapatos no tenían que ser de marca… Compartíamos entre todos la merienda. Y esa, mi maestra, la que estaba al otro lado del teléfono, siempre les daba un poquito de todo a los niños que no podían llevar. Así me crié. Compartiendo lo poco y lo agradezco.
Por eso, lo que soy, lo que me empeño en ser, también se lo debo a ella. Esa señora gruesa, bajita, de pelo corto que nunca alzaba la voz. Esa maestra dulce con quien aprendí el abecedario. Esa maestra que al concluir cada clase de Español arrancaba una hoja de su libreta, la ponía en mi pupitre y me decía: «escribe».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

yanet dijo:

1

9 de noviembre de 2018

09:17:37


Leslie: es reconfortante saber que su primera maestra se acuerda de uno, principalmente cuando se esta enferma como tu estabas o cuando escribes esas cronicas tan emocionantes y alentadoras como estas, donde se ven reflejados miles de personas que como tu maestra te enseñaron a ser mejor persona o como tu padre (anterior escrito) que todos los que los conocen saben que describistes a un gran hombre, anonimo como decias, me veo en tus palabras porque como él fui anonima hasta hasta hace poco, haciendo revolución, ahora continuo haciendola pero desde otra trinchera, pero esa de la que tu papi salió me enseñó a ser mejor, consiente y arraigada a los principios revolucionarios, o simplemente como tu hermano que a pesar de su problema de salud cautiva a todos a su vista por el amor que desprende o simplemente como todos tus familiares que son personas fantastistas, por eso te pido continua escribiendo asi dandole bienestar a personas que conoces o no pero con mucho sentido de responsabilidad

aimara dijo:

2

9 de noviembre de 2018

09:55:33


usted siempre me sorprende, esa apreciación de lo que es importante que tanto se ha perdido y que usted intenta siempre de resaltar. gracias por eso...

florentino blanco díaz dijo:

3

9 de noviembre de 2018

12:36:09


hermoso es ese artículo, lo creo un alago a esas personas que todo lo dan a cambiode nada, la mestra es y será siempre la maestra. Recuerdo con mucho cariño a mi maestra Caridad Concepción, jamás la he podido arrancar de mis recuerdos. creo que tu maestra merece ,además de tu hermoso recuerdo que escribas su nombre, para que se sienta mucho mejor. Las mestras lo merecen

Lidda dijo:

4

9 de noviembre de 2018

15:12:55


Me encanta lo que escribes y como lo haces, sigue adelante y estoy segura que tu maestra esta muy orgullosa de ti.

Esperanza dijo:

5

9 de noviembre de 2018

20:35:58


También me encantan tus artículos, eres profesional y leída. Felicidades y éxitos.