ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Desde la película El nacimiento de una nación (1915), al mando de ese padre fundador del lenguaje fílmico y estratega del montaje en la pantalla nombrado David Wark Griffith, la cinematografía estadounidense inoculó al nitrato de su celuloide un repudiable racismo que discurrió de muy explícito –entonces– a más o menos velado, al paso de las décadas.
En 1991, Spike Lee, otro gran cineasta (afroamericano este), estrenó Fiebre salvaje, entre los filmes de menor dignidad moral de su destacada carrera, por el abierto racismo a la inversa (o sea, de negros hacia blancos) propalado en el relato.
Su compatriota, la cantante Beyoncé, financió y protagonizó otro alegato racista del mismo corte –de afrodescendientes a caucásicos– en el thriller Obsesionada (2009).
Toda forma de discriminación es censurable, cuales fueren su molde o procedencia. Si impugnación merece la expresión clásica o histórica de blancos hacia negros, igual lo concita la variante inversa. O el corte expuesto en buena parte de los videos de reguetón actuales: el autorracismo: de negros hacia negros.
Realicé un estudio comparativo a partir de una muestra aleatoria de 550 clips de reguetón y trap facturados entre el 2015 y el 2018 en República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, Colombia, Panamá y Estados Unidos. Durante un periodo de tres meses visioné y analicé cada uno de estos materiales, desde el prisma referido.
Los resultados son estos: de los 550 video clips, 417 fueron hechos al servicio promocional de temas defendidos por artistas negros o mulatos; sin embargo, la composición étnica de las modelos empleadas en estos últimos clips fue así: 82 % de bailarinas blancas (de ellas, el 79 % rubias); solo el 14 %, negras, y el resto, asiáticas.
Por ende, es factible «robarle» a Howard Hawks el título de su cinta de 1953: Los caballeros las prefieren rubias, y parafrasear, con certeza, que los reguetoneros también las prefieren rubias.
Al margen de que, por supuesto, en la mayor parte de los casos los propios reguetoneros no son los autores de los videos, pues estos son filmados por realizadores, todo cantante supervisa y avala la terminación del servicio
contratado. Por tanto una exoneración de culpas, para endilgársela a los directores, no procede.
La amarga verdad es que continúa teniendo lugar en gran parte de la producción audiovisual reguetonera del área caribeña esa forma peculiar –y no menos abominable–, de racismo consistente en abjurar de la propia raza de los cultores, en función de «privilegiar» a las modelos blancas. Algunos, quizá, creen añadir valor a su falaz condición de «macho alfa», a partir de una posición de ente dominador de la mujer blanca.
Llevo un cuarto de siglo escribiendo de temas parecidos y nunca creí tener que llegar a un punto donde precisase dedicar un comentario a un asunto así, capaz de provocar tanta vergüenza ajena. Cualquier forma de desprecio a otro ser humano, repito, es censurable.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Gustavo dijo:

11

21 de agosto de 2018

10:49:01


ok. eso es buen periodismo. con cifras. cada uno, puede sacar sus propias conclusiones...parafraseando

sorjuana dijo:

12

21 de agosto de 2018

14:19:56


Julio, estoy de acuerdo con usted la verdad, necesitábamos un artículo como el que ha publicado, ahora bien si usted o alguien más tuviera la bondad de responderme una interrogante que tengo hace mucho tiempo. Cuándo fue la última vez que disfrutamos de una telenovela cubana en la que PROTAGONISTAS fueran de raza india o negra ? En ese aspecto también creo deberíamos hacer un análisis. Dejarnos de tantas lamentaciones y demostrar que entre todos SI PODEMOS o como dice la canción de Buena Fé “todo el mundo cuenta” Si nos sentamos sobre nuestras innumerables críticas nunca saldremos adelante. Aquí lo que hay es que trabajar, ofrecerle al pueblo mejores propuestas con jóvenes talentosos que estén dispuestos a sacrificar algo más que su tiempo y su voluntad. De ese modo NO le daremos TREGUA a la MEDIOCRIDAD RACISTA Y VULGAR. El llanto asquea cuando no se tiene voluntad para enfrentarlo todo y salir adelante.

juan carlos corcho vergara dijo:

13

22 de agosto de 2018

09:37:04


Que se alegren las mujeres blancas, negras chinas, o mulatas de no participar en videos de este tipo, donde se estigmatizan y se denigra la imagen de la mujer, sea negra, blanca o de cualquier color, dios las libre de semejante afrenta, ojala ninguna se prestara para esto y tengan que hacer sus videos con robots.

Bùho dijo:

14

22 de agosto de 2018

10:07:43


Me parece interesante el reportaje, creo que muchos hemos venido notando esta tendencia prejuiciosa y discriminadora, desde los mismo inicios del del video clip en Cuba, tendencia que se mantiene en nuestros dìas. Creo que en su anàlisis olvida el periodista que, lo mismo ha sucedido y sucede con los video clip de la mayorìa de los salseros, baladistas y trovadores. Serìa màs honesto y abarcador su anàlisis, si hiciera la misma investigaciòn con una muestra amplia de videos musicales cubanos de distintos gèneros, de seguro encontrarà que son casi nulos los videos de las màs grandes e importantes orquestas cubanas, en las que modelos negras o mulatas oscuritas, ¨no casi blancas a lo Cecilia Valdèz", sean la estrella o protagonista femenina del video. Me parece que el prejuicio racial no es solo de los reguetoneros, sino que abarca gran parte todo el espectro audiovisual cubano. Si hay dudas, sintonice la próxima edición del programa LUCAS, o vea el canal CLAVE, y bien difìcil será encontrar modelos negras o mulatas intensas dominando la escena. Creo que entonces en honor a la verdad, habría que cambiar el titulo del reportaje, por otro que incluya en su crìtica a todos mùsico implicados, sea del gènero que sea.

Armando Cardona dijo:

15

22 de agosto de 2018

12:55:57


Los que pasamos de los 50 años de edad albergamos la esperanza de que estas modas y estilos, que dependen de letras y coreografías que nos parecen ofensivas hacia la mujer, sea una "moda" pasajera, pero mucho me temo que no será así, porque la tecnología lo permea todo y los que proveen ese tipo de entretenimiento se nutren de la demanda popular y los jóvenes de hoy patrocinan masivamente esos artistas y estilos. Me imagino que es cuestión de acostumbrarse a los cambios en todo, en la constitución, en el entretenimiento y en las normas sociales.

Mangel Respondió:


25 de agosto de 2018

16:01:19

Perdon sennora, pero no todas las canciones y videos de reggaeton presentan caracteristicas tan negativas como las espuestas en el articulo.