ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Desde la película El nacimiento de una nación (1915), al mando de ese padre fundador del lenguaje fílmico y estratega del montaje en la pantalla nombrado David Wark Griffith, la cinematografía estadounidense inoculó al nitrato de su celuloide un repudiable racismo que discurrió de muy explícito –entonces– a más o menos velado, al paso de las décadas.
En 1991, Spike Lee, otro gran cineasta (afroamericano este), estrenó Fiebre salvaje, entre los filmes de menor dignidad moral de su destacada carrera, por el abierto racismo a la inversa (o sea, de negros hacia blancos) propalado en el relato.
Su compatriota, la cantante Beyoncé, financió y protagonizó otro alegato racista del mismo corte –de afrodescendientes a caucásicos– en el thriller Obsesionada (2009).
Toda forma de discriminación es censurable, cuales fueren su molde o procedencia. Si impugnación merece la expresión clásica o histórica de blancos hacia negros, igual lo concita la variante inversa. O el corte expuesto en buena parte de los videos de reguetón actuales: el autorracismo: de negros hacia negros.
Realicé un estudio comparativo a partir de una muestra aleatoria de 550 clips de reguetón y trap facturados entre el 2015 y el 2018 en República Dominicana, Puerto Rico, Cuba, Colombia, Panamá y Estados Unidos. Durante un periodo de tres meses visioné y analicé cada uno de estos materiales, desde el prisma referido.
Los resultados son estos: de los 550 video clips, 417 fueron hechos al servicio promocional de temas defendidos por artistas negros o mulatos; sin embargo, la composición étnica de las modelos empleadas en estos últimos clips fue así: 82 % de bailarinas blancas (de ellas, el 79 % rubias); solo el 14 %, negras, y el resto, asiáticas.
Por ende, es factible «robarle» a Howard Hawks el título de su cinta de 1953: Los caballeros las prefieren rubias, y parafrasear, con certeza, que los reguetoneros también las prefieren rubias.
Al margen de que, por supuesto, en la mayor parte de los casos los propios reguetoneros no son los autores de los videos, pues estos son filmados por realizadores, todo cantante supervisa y avala la terminación del servicio
contratado. Por tanto una exoneración de culpas, para endilgársela a los directores, no procede.
La amarga verdad es que continúa teniendo lugar en gran parte de la producción audiovisual reguetonera del área caribeña esa forma peculiar –y no menos abominable–, de racismo consistente en abjurar de la propia raza de los cultores, en función de «privilegiar» a las modelos blancas. Algunos, quizá, creen añadir valor a su falaz condición de «macho alfa», a partir de una posición de ente dominador de la mujer blanca.
Llevo un cuarto de siglo escribiendo de temas parecidos y nunca creí tener que llegar a un punto donde precisase dedicar un comentario a un asunto así, capaz de provocar tanta vergüenza ajena. Cualquier forma de desprecio a otro ser humano, repito, es censurable.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Rey dijo:

1

17 de agosto de 2018

08:17:11


Muy interesante el análisis hecho por usted amigo, resulta que hoy en día la industria del entretenimiento ha dado un cambio de 360 grados

Yemly Respondió:


17 de agosto de 2018

20:27:49

360 grados? Llegó al mismo lugar que antes?

Beatriz dijo:

2

17 de agosto de 2018

11:03:23


No solo racismo, desprecio al pepel que juega la mujer en la socidad. Tan bellos que se ven los video donde la mujer no tiene , ni que moverse de manera sexual para llamar la atención, ni vestirse o no vestirse con casi ropa para enseñar y dejar ver lo que debería se r visto solo en la intimidad, la explotan visualmente, en el cliche de mujer objeto sexual. No queremos censura, no pero si respeto por la mujer como lo que es compañera del hombre en su quehacer diario, educadora, divertida, sensible , solidaria, no importa si es fea o bonita, rubia o trigueña, china , blanca o negra. Son mujeres no Objetos. BHS

Nicoa Respondió:


26 de agosto de 2018

22:01:36

Yo tengo una pregunta de las estadisticas. En los porcientos menciono blancas, negras y asiaticas, no habia bailarinas latinas?

José David dijo:

3

17 de agosto de 2018

11:36:41


Toda forma de discriminación y desprecio hacia otro ser humano es, como bien Ud. dice, censurable. Admiro el enfoque que da a este artículo, porque en ocasiones, con vista a proteger un grupo social o étnico, adoptamos posiciones de discriminación a la inversa y eso es lo que vemos en esos videos clips, se promociona la forma cultural de los negros y mulatos, pero estamos mandando un mensaje sub liminal en la factura que lleva dentro una forma discriminatoria y de antivalores.

Julio Cesar dijo:

4

18 de agosto de 2018

08:30:55


Casualmente hace meses comentaba con un amigo algo parecido al tema tratado por el autor, el que también implicaba el punto de que muchos reguetones hacen abuso excesivo y exhibicionismo de fajos de dinero, armas, drogas y lujos exorbitantes como modus operandi en sus videos, asimismo me parece muy acertado por parte del autor que se exponga el tema de esta manera tan representativa. Según los datos expuestos por el autor todo apunta que negros y mulatos tienen preferencias por mujeres de otras razas o etnias diferentes a la suya, preferiblemente blancas rubias, blancas trigueñas. Ergo demuestra palpablemente el rechazo o renuncia a sus propia raza u orígenes y un racismo marcado por ellos mismos, pienso que en el fondo y como punto de partida habría que analizar muchos detalles, comenzando por la esclavitud a la que fueron sometidos y la manipulación que ha tenido a lo largo de los años. Existe un mito o falacia sobre la esclavitud exponiendo que siempre fue hacia la raza negra, no se puede negar que la trata de esclavos negros fue un crimen tan aborrecible como injustificable, al igual que el racismo, pero de lo que no se habla nunca fue del esclavismo hacia los blancos por parte de los africanos del norte pertenecientes al islam. La historia de la esclavitud en el Mediterráneo es, de hecho, tan siniestra como las descripciones más partidarias de la esclavitud hacia la raza negra que tuvo su auge entre los siglos XVII y XVIII, durante los siglos XVI y XVII fueron más numerosos los esclavos conducidos al sur a través del Mediterráneo que al oeste a través del Atlántico. Ahora el dato más importante que pudiera ser el punto de partida para un análisis más profundo es que el tráfico de esclavos negros fue legalizado por los gobernantes africanos negros y hasta el siglo XVII toda la vida social, política y económica del África occidental estaba organizada alrededor del mercado de esclavos: los jefes africanos negros realizaban verdaderos safaris en busca de congéneres que luego serían vendidos a los mercaderes europeos. Un capitán inglés cita las palabras de un rey africano: “Queremos tres cosas, pólvora, balas y aguardiente; ofrecemos tres cosas: hombres, mujeres y niños”, jamás un esclavista blanco se bajó del barco para buscar o cazar esclavos negros, estos eran proporcionados por esclavistas y jefes tribales negros. Cuando Inglaterra suspendió en el siglo XIX el comercio de esclavos, quienes más se opusieron a esta medida fueron los reyes africanos de la costa occidental. El rey de Dahomey (hoy Benin) implora a Inglaterra que le permita continuar con dicho comercio. Y son estos jefes tribales negros eran quienes negocian con los contrabandistas que pretenden burlar las disposiciones de la corona británica. En estados unidos según el profesor, economista, filósofo político y escritor Walter Edward Williams destaco y cito: Cada año mueren asesinados unos 7.000 negros. En el 94% de los casos, el asesino es otro negro. Según el Buró de Estadísticas de Justicia, entre 1976 y 2011 fueron asesinados 279.834 negros. Si tenemos en cuenta ese 94%, tenemos 262.621 negros asesinados por negros. Aunque los negros son el 13% de la población, suman más del 50% de las víctimas de homicidio. La tasa de homicidios con víctima negra es seis veces superior a la tasa de homicidios con víctima blanca; veintidós veces superior en algunas ciudades. Los negros no sólo son la mayoría de las víctimas de homicidio, también de delitos violentos como asaltos y atracos. La magnitud de esta tragedia puede comprenderse mejor con algunas comparaciones. Según un estudio del Tuskegee Institute, 3.446 negros fueron linchados por blancos entre 1882 y 1968. El número de bajas fatales negras en Corea (3.075) y Vietnam (7.243 muertos), así como en todas las guerras en las que ha intervenido EEUU desde 1980 (8.197), asciende a 18.515. Resulta pavoroso afirmar que los jóvenes varones negros tienen más probabilidades de alcanzar la edad adulta si están en los campos de batalla de Irak y Afganistán que en las calles de ciudades como Filadelfia, Chicago, Detroit, Oakland o Newark. [1] Nota .[1]www.stormfront.org/forum/t816506-4/ Un Saludo

gustavo Respondió:


21 de agosto de 2018

10:52:53

muy interesante. gracias

josé alberto dijo:

5

18 de agosto de 2018

14:38:27


Y qué decir de los videos de "trap"! a dónde vamos a parar...