ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

–¿Pero cómo es eso de una consulta y luego el referendo si son la misma cosa?

La pregunta sobrevino en una charla con un amigo abogado. Él es chileno y ha dedicado el ejercicio de su profesión a defender a los más desposeídos en su país. Ahora mismo brega por los derechos de la comunidad haitiana en la nación sudamericana. A Cristian Briceño, militante del Partido Comunista de aquella nación, lo conocí a través de un compatriota suyo, Rubén Díaz, también jurista y con la misma afiliación política.
Insistía en que cuando se habla de consulta, estamos frente a las urnas, «en las cuales el electorado se expresa de acuerdo o no con la propuesta que se le hace. En el mundo entero es así, lo mismo frente a un proceso electoral que ante un referendo constitucional como el que Cuba ha convocado», me dijo en una noche de fines del pasado mes de julio en el malecón habanero.

Y era lógico que lo hiciera, anclado en los códigos de la democracia burguesa, en las cuales la participación no es una cualidad. Él es como Américo, personaje del poema del mismo nombre de su volumen poético  De toda la tierra una, a quien describe como Trovador que empuña la esperanza/ En el fulgor del canto inexorable/ Y desde la hoguera el hombre levanta/ La dignidad del Atalaya/ A cuesta de cien cordilleras de Los Andes/ Montadas sobre su espalda.

Por eso los ojos le brillaron, cual si fuera el mismo Américo, vigilia de la Patria Grande, cuando le dije que la consulta en la Cuba socialista expresa la participación activa de cubanas y cubanos en los destinos del país.

Para nosotros, la consulta es aportar, enriquecer el proyecto que conducirá el futuro de la Patria en que vivimos. Serán los intelectuales, pero también los obreros, los deportistas, los científicos, médicos, ingenieros o cualquier otro profesional; los militares, y también los estudiantes y jóvenes, las mujeres, trabajadoras o amas de casa, los jubilados, es decir, el pueblo, el que durante dos meses, en reuniones de vecinos, en fábricas, escuelas, universidades o unidades militares le tribute al documento propuesto su voluntad, le argumenté.

No salía del asombro mi amigo chileno. Y le dije, en palabras de la introducción de la propia propuesta: «El proceso de consulta que se propone desarrollar es expresión del carácter democrático y participativo del Estado revolucionario y constituye un ejercicio del poder soberano del pueblo, devenido este en órgano constituyente de la nación, lo que nos distingue favorablemente de otros procesos desarrollados en diversos países».

–Me emociona escucharte y me vienen otras preguntas, solo para conocer más, para poder contarles a los míos el respeto de este país por sus hombres y mujeres. ¿Y de qué manera hacen esto, es decir, cómo admitir una propuesta y otra no?, inquirió.

–Cuando se participa no se excluye, todas las opiniones son tomadas en cuenta, aunque sea una sola, es decir, aunque no tenga coincidencias con otras planteadas. La población puede hacerle al articulado propuesto, y para eso son las reuniones que te comentaba, adiciones, supresiones, modificaciones, lo puede respaldar, expresar una duda, hacer un comentario valorativo. Y luego regresa al Parlamento, de donde tras un procesamiento de todo lo aportado se vota el texto que irá nuevamente a la población para que mediante el voto, exprese en las urnas su decisión.

Le abundé en que no es la primera vez que esto sucede. Así ocurrió con la actual Constitución en 1976; en 1993 con los Parlamentos obreros, cuando se acordó despenalizar el dólar, y más recientemente antes de la aprobación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, en el 6to. y 7mo. Congresos del Partido. De este último, también con amplia participación de los sectores de la sociedad, emergió la conceptualización del modelo que construimos y el plan de desarrollo hasta el 2030.

Insaciable en la pesquisa y en saber más de una obra que ama tanto como nosotros, la sinceridad y admiración le brotaban en cada palabra, pero también su exigencia. Me hizo prometerle que le hiciera llegar un tabloide con el texto «que ahora veo como el privilegio que tienen los cubanos de poder participar en la construcción de su país».

Hace solo unos días, y desde Chile, ya no desde el malecón de La Habana, me dijo: «Lo bajé de los medios cubanos en internet, y la faena de quienes tomen todo el universo de opiniones será ardua». Sin embargo, como buen abogado, apuntaba a uno de los párrafos introductorios en el que leyó: «… la Constitución es una norma que establece principios y valores esenciales y mínimos, lo que implica no abarcar y expresar en detalle todos los ámbitos de la vida política, económica y social». Y bromeaba: «algo hay que dejarle a las leyes; a los juristas hay que seguir dándoles trabajo».

Y sí, puede que no todo lo que propongamos aparezca luego en la Constitución, o que solo una parte de nuestra sugerencia vaya al texto final, pero saber que lo que digamos será valorado para incluirlo, da confianza, transparencia y convoca. Justo por eso Cristian me decía: «a la Revolución Cubana hay que hacerle un monumento, puede que sea absoluto, pero no tengo noticia alguna de que algo similar ocurra en el mundo».

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

jimmy cruz dijo:

1

11 de agosto de 2018

03:15:18


Un tema interesante y bien detallado, estoy Seguro que el gran amigo y jurista Chileno comprendio con satisfaccion la explicacion ofrecida por usted , quiza pudiera agregarle un detalle, en como se dan a conocer en reuniones de los CDR cualquier medida extraordinaria donde el pueblo en general opina. Resido en el exterior por mas de treinta años, pero no dejo de ama a mi Pais, y desde la gran distancia que me separa y despues de haber recorrido algo de este mundo puedo gritar en voz alta a...Mis hermanos Cubanos ..no pierdan nunca lo que tienen...CUBA VA...

sonia Respondió:


12 de agosto de 2018

15:04:16

De acuerdo con Usted...