ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

En carta que José Martí escribió a su amigo Fermín Valdés Domínguez, en mayo de 1894, después de celebrar el cariño y respeto con el que Fermín trata a los cubanos que buscan sinceramente, un poco de orden cordial, y de equilibrio indispensable, en la administración de las cosas de este mundo, Martí lanza la advertencia sobre los peligros que tiene el socialismo. Ya Marx había muerto. Engels aún vivía. A Lenin le faltaban más de 20 años para iniciar la revolución de Octubre. La carta está abierta, vamos a leer:

«Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras:–el de las lecturas extranjerizas, confusas  e incompletas,– y el de la soberbia y rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados».1

El primer peligro tiene relación con el acto de copiar modelos  perdiendo la creatividad y la autoctonía; el segundo, ligado a  la simulación, la ambición y el oportunismo.

En la distorsión que sufrió el  llamado  marxismo-leninismo y que se relaciona con el derrumbe del campo socialista,  yace la cuestión advertida por  Martí: La caricatura doctrinaria por un lado, y el oportunismo de los que defienden por encima de todo el interés personal. Allí donde no hay una lectura creativa de las ideas, ni hombres que ayuden a la dicha colectiva, no puede hablarse de revolución ni de doctrinas revolucionarias.

En aquel bello texto que parece un poema hirviendo en prosa, A la  raíz, Martí ratifica: «A la raíz va el hombre verdadero. Radical no es más que eso: el que va a las raíces. No se llame radical quien no vea las  cosas en el fondo. Ni hombre, quien no ayude a la seguridad y  dicha de los demás hombres».2
¿Se  puede ser radical donde las lecturas doctrinarias son confusas  e incompletas?

El mimetismo del socialismo que separó la teoría de la práctica y la política  de la cultura, no podía mejorar  al  hombre que se hundía atrapado por las miasmas de los peores valores del pasado.

Hoy, las lecturas extranjerizas de las que nos hablara Martí, pasan por la transmisión de una cultura falsa y banal que niega los valores culturales de cada país: que se sepa más del Pato Donald y menos de Bolívar,  que  el espejismo de un automóvil por cada ciudadano del planeta  nos convenza  de que el consumismo no lastima a la Tierra ni a los hombres, que las modas nos  conviertan en rehenes del mercado  y un tipo de  música nos aleje de nosotros mismos y del compromiso  de ser mejores,  que  el mundo  convierta la dignidad en un billete de cambio y el individualismo sea  el trofeo de los que pierden, sin notarlo, su condición solidaria.

La historia que nos quieren desmontar como un método eficaz de hegemonismo, es la misma que nos puede enseñar  a rescatar los mejores valores de la cultura, de la  ética, de la política de hacer felices a los otros;  del conocimiento alertando  cómo va el mundo; del cristianismo con la imagen  dolorosa de la cruz  atada al prójimo que alza las manos al cielo y busca la justicia aquí en la Tierra, a rescatar en fin, los derechos del hombre encarcelado en la «libertad» que nos propone la salvaje  incivilización capitalista.

¿Y los que buscan hombros para  alzarse sobre ellos sin pensar en la dicha colectiva? Ese es el otro peligro advertido por Martí y tiene su fuente en la subjetividad humana,  en el egoísmo que acompaña a los hombres y que unas sociedades estimulan más que otras. Este desafío en el caso de Cuba, nos sitúa ante la siguiente pregunta: ¿El impacto de las consecuencias del llamado periodo especial alimentó nuestro individualismo?

Si la respuesta es afirmativa  compréndase cuánto puede  haber crecido la soberbia y rabia  disimulada de los ambiciosos. La llamada corrupción, el acto de escalar para obtener  beneficios personales, la simulación  de las opiniones, la falta de convicciones,  e incluso, la pérdida de  la sensibilidad, son amenazas  al socialismo.

Por estas y otras razones ligadas a la conducta humana, Martí decía que la crítica es la salud de los pueblos.  Se trata de  reconstruir el alma  desde la  crítica oportuna, desde el ejemplo tenaz, desde la victoria diaria contra las trampas que nos tiende el egoísmo que llevamos dentro, defendiendo al socialismo  de los peligros que lleva en sí  y  del capitalismo que suplanta la bondad por  la  derrota de convertir al hombre en objeto del mercado.  Martí, es más que una cita en la pared. Es advertencia y selva plena de mensajes éticos que echan suerte con eso que llamó: La utilidad de la virtud.

Notas
1 José Martí: Epistolario, tomo IV, p. 128.
2 José Martí: Obras completas, t. II, p. 380.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

José R. Vázquez Labrada (Joro Vala) dijo:

6

12 de julio de 2018

09:34:07


Muy buen artículo, como todos a los que nos tiene acostumbardo su autor. Y como en todos despunta su condición de maestro. No es la primera vez que aborda el tema pero sí su frescura y valor de actualidad. Estimulado por sus reflexiones lo hemos incorporado a la docencia y aprovechado para formar a los nuevos profesionales en ese espítitu de Martí y de Fidel, de Marx y de Lenin, para que los futuros cuadros de la Revolución los lleven en la mente y en el corazón. Felicidades Julito. Sigues siendo útil en todos los terrenos.

Henry dijo:

7

12 de julio de 2018

15:06:49


A esto le llamo un SEÑOR ARTICULO, es una pena que no existan con más frecuencia reflexiones como estas,...Inevitable pregunta la del periodista ...¨¿El impacto de las consecuencias del llamado periodo especial alimentó nuestro individualismo?¨ ...Y la respuesta la considero evidente. No solamente aumentó el individualismo, sino que aumentó todo lo negativo, y peor aún, estamos dedicando tiempo vital en combatir las consecuencias y no la causa, en fin, no estamos siendo radicales como aconsejaba nuestro Apóstol. Dentro de poco, ese será nuestro peor enemigo, La Causa y no tanto La Consecuencia, y por supuesto que los oportunistas han sabido ser muy competitivos. Gracias al Autor

ernesto dijo:

8

12 de julio de 2018

15:15:10


El periodo especial no estimulo nuestro individualismo porque se llego a un estado critico de supervivencia, de vida o muerte, y eso en mi opinion no es individualismo sino seleccion natural, darwinismo social hasta ese punto llego el pueblo cubano. Como se combate la corrupcion? Yo veo dos frentes principales: educacion y transparencia, por que en Cuba la corrupcion esta tan generalizada y tan aceptada socialmente, primero por la escases de recursos, bienes, mercancias para satisfacer las demandas de todos cubanos, y segundo por la falta de libertad de expresion donde la critica a cualquiera sea quien sea no se vea como una cuestion politica o contrarrevolucion sino como lo que es, el robo al bien comun y al futuro de todos.

Alejandro dijo:

9

12 de julio de 2018

15:23:37


Gracias Jullito por este festin del saber que solo tu sabes compartir.

Orestes Oviedo dijo:

10

13 de julio de 2018

12:40:29


Excelente articulo donde nos demuestra que el GUIA ETERNO DE LA REVOLUCIóN ES JOSE MARTI y que los estudios de pregrado no se incluye como una asignatura la enseñanza de la su obra y pensamiento . Sin embargo , las universidades norteamericas envian estudiantes al Centro de Estudios Martiano para conocer la obra de Marti. En el articulo TENEMOS UNA DEUDA CON LA CULTURA Y CON MARTÍ . http://www.granma.cu/cultura/2016-01-26/tenemos-una-deuda-con-la-cultura-y-con-marti-26-01-2016-23-01-03. Conferencia de Jose Mujica en Casa de las Américas expreso: “No es la liturgia de recordar a Martí, solo por hacerle un homenaje, VAMOS AL BAÚL A BUSCAR HERRAMIENTAS INTELECTUALES QUE NOS SIRVAN PARA ESTA LUCHA DE HOY. La historia nunca está terminada porque cambia la perspectiva con la cual nos miramos”, aseguró. Y, entre otras cosas, lo definió como “un puente entre los viejos gestores de la independencia latinoamericana y los desafíos del porvenir. “Mi generación pensó que si lográbamos cambiar las relaciones de producción y distribución, creábamos las condiciones físicas para un hombre nuevo, y nos quedamos cortos, nos quedó en el tintero el formidable papel de la cultura”. Durante la conferencia, el expresidente uruguayo insistió en que aún tenemos UNA DEUDA CON LA CONSTRUCCIÓN DE UNA CULTURA CONTESTATARIA DISTINTA, UNIDA A LA LUCHA POR LA VERDADERA LIBERACIÓN DE LA HUMANIDAD, ante esa cultura que quieren, a toda costa, imponernos las grandes potencias que gobiernan al mundo. Una lucha, si se quiere, también por la vida. EL PERIODISTA MAS ERUDITO DE TODOS LOS TIEMPOS EXPRESO: Cada PUEBLO se cura conforme a su naturaleza, que pide diversos grados de medicina, según falte este u otro factor en el mal, o medicina diferente. Ni Saint –Simón, ni Kart Marx, ni Marlo, ni Bakunin. LAS REFORMAS que nos vengan al cuerpo. Asimilarse LO ÚTIL es tan JUICIOSO, como INSENSATO IMITAR A CIEGAS O. C. Tomo 12 pag 378 INJERTESE en nuestras repúblicas el mundo , pero EL TRONCO ha de ser el NUESTRAS REPÚBLICAS. Oc. Tomo 6 pag 18 …El SECRETO de la ALEGRÍA DE LOS PUEBLOS, no esta tal vez mas que en la SATISFACCIÓN de las NECESIDADES PERSONALES de los HIJOS Epistolario tomo 1 pag 162 SALUDOS CORDIALES oVIEDO